Diálogos de celuloide – ¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre?

¿Tres horas para almorzar?

Sr. Ambruster… Aquí no nos vamos corriendo a la cafetería a comernos un bocadillo con un refresco. Aquí vamos piano, piano. Cocinamos nuestra pasta, luegos le echamos queso, bebemos vino y amamos.

Entonces, ¿qué hacen por las noches?

Volvemos a casa a ver a nuestras esposas.

—————————————

Debe de estar cansado, ha hecho un viaje muy largo. Mientras esté aquí quizá quiera tomar un baño de lodo.

No, gracias, ya lo tomé en el tren.

¿En el tren?

Me lo bebí. Lo llaman café espresso.

—————————————–

¿Baños de lodo?

Famosos en el mundo entero, curan el reumatismo, la artritis, neuritis, flebitis, dolencias urinarias, hiperacidez, impotencia…

¿De veras? Vaya… Quizá me fueran bien para mi…eeh… acidez.

No tema, después de los baños tendrá usted la acidez de un chico de 20 años.

Avanti!. Billy Wilder (1972).