La tienda de los horrores – Mein Führer

Lo peor del cine europeo actual son esos ataques que sufre de vez en cuando para obligarse a imitar al peor cine norteamericano, suponemos, para conseguir sus mismas cotas de rentabilidad pero sin tener en cuenta que el público europeo, en su mayoría, acepta las estupideces de buena gana cuando vienen del otro lado del Atlántico pero que raramente las asimila cuando se pretenden hacer pasar por propias. Un mal que es propio mayoritariamente del cine francés pero que se extiende a otras filmografías del continente (sobre todo a la española), como ocurre con este subproducto de Dani Levy, una supuestamente divertida visión satírica del personaje de Adolf Hitler, tan aburrida y sosa como pretencionsamente moralizadora.

Este bodrio se sitúa en 1944, cuando los alemanes empiezan a ser conscientes de que su aventura militar ha fracasado y que les aguarda una devastadora destrucción. Goebbels (Sylvester Groth) prepara el discurso de Año Nuevo de Hitler (Helge Schneider) y, como ministro de propaganda, sabe que de sus palabras depende buena parte del ánimo y el espíritu de lucha de su pueblo. Por ello se propone redactar un texto contundente, agresivo, pero el Führer se encuentra tan desanimado, apático y deprimido, que el tiro puede salir por la culata. Por ello busca a un antiguo profesor de arte dramático (Ulrich Mühe, fallecido antes del estreno español de la película y conocido por su espía de La vida de los otros) para que haga de entrenador personal de Hitler durante los cinco días que faltan para el momento del discurso. Lo paradójico es que el profesor es judío y está confinado en un campo de concentración…

Contado así puede tener su gracia, pero advertimos encarecidamente de que no la tiene. Por ninguna parte. El planteamiento de la historia no deja de estar bien realizado y de ser curioso, pero una vez superado el primer cuarto de hora, cualquier atisbo de inteligencia, de ambición cómica, de hilaridad, desaparece para dejar paso a un conjunto de gags sin gracia, de momentos presuntamente divertidos horriblemente encadenados y desprovistos de cualquier posibilidad de hacer reír que no sea el patetismo extremo y, cuando Levy entiende seco (tardíamente) el pozo del que extraía sus penosos chistes, intenta salirse por la tangente con una segunda mitad repleta de moralina en la que, a lo Tarantino, busca en la manipulación de la historia, en el juego de la historia ficción, una salida ridícula para una historia que no hay por dónde cogerla y, peor todavía, con ínfulas de trascendencia y solemnidad.

Ahí radica el principal problema. La película, que nace con la intención de ofrecer un retrato paródico, caricaturesco, de un personaje histórico, llega a ser tan consciente de su falta de gracia, de su enorme error de concepto, que intenta cambiar de tono a mitad de metraje y vendernos un mensaje políticamente correcto y bienintencionado. Pero ni en el aspecto cómico, demasiado tonto para ser gracioso, ni en el político-filosófico, demasiado plano y superficial como para suponer un análisis serio de nada útil, la película logra despegar, quedándose a medio camino de ninguna parte y dejando al espectador con cara de lelo.

Más creíble como deliberada parodia de El hundimiento de Oliver Hirschbiegel y del Hitler encarnado por Bruno Ganz que como producto autónomo con aires de sátira histórico-política, adolece de los mismos problemas, pero peor plasmados, que otra celebrada cinta de historia-ficción reciente, Malditos bastardos de Quentin Tarantino; la diferencia entre ambas radica en que la película de Levy es un bochorno narrativo e interpretativo y su técnica no pasa de mediocre, mientras que en la de Tarantino el bochorno sólo es narrativo, resultando interpretativamente (al menos en parte, poco más allá de Christoph Waltz en realidad) estimable y técnicamente impecable.

Pero el principal pecado de Dani Levy es resultado de su primera intención: que el público olvidara el Astolfo Hynkel encarnado por Charles Chaplin en esa maravilla llamada El Gran Dictador. Levy, obsesionado con hacer una película que para nada recordara la magistral composición de un dictador peripatético que realizó Chaplin en 1940, se olvida de lo principal en una comedia satírica: la inteligencia y la gracia. Y es que los genios lo son por algo, y por algo sus trabajos siguen vigentes y plenamente disfrutables décadas después por encima de los juegos, entre la travesura, la inconsciencia y la incompetencia, de presuntos cineastas como Levy o chicos malos como Tarantino.

Acusados: todos
Atenuantes: ninguno
Agravantes: comedia sin gracia, parodia sin inteligencia
Sentencia: culpables
Condena: una ducha de bombas fétidas en un cámara de gas

16 comentarios sobre “La tienda de los horrores – Mein Führer

  1. Lástima, porque el argumento podía haber dado mucho juego de haber caído en buenas manos… Parece otra parodia fácil de Hitler sin ninguna gracia por lo que comentas… Una de tantas en las que en vez de hacernos disfrutar, intentan reírse de nosotros.
    Buena condena para una peli que apesta a tomadura de pelo.
    Chaplin, que GRANDE!… No sé si será cierto, pero leí que en la colección privada de Hitler había un hueco ocupado por “El Gran Dictador”…
    Besos

  2. ¿Qué grande fue El Gran Dictador!, jugando con el globo terráqueo… Hace poco descubrí “El hundimiento”, tenía curiosidad por ver esta película. Mi curiosidad fue satisfecha con una historia insufrible y aburrida que empieza bien pero se estropea a medida que avanza la película. En mi opinión, cuando muere Hitler ya podría haber acabado. Pero no he visto “Mein Fhürer” y tampoco “Malditos bastardos”. Después de lo que he leído, no creo que las vea nunca…

  3. Así que a los europeos nos gusta reírnos de las tontadas americanas y nos dan vergúenza las nuestras… No sé…ahora me acuerdo de Los Visitantes no nacieron ayer que en aquel momento me divirtió mucho o nuestras tontadas desde los sesenta o las actuales… yo creo que nos gustan nuestras propias tontadas.

  4. Es que las parodias históricas, Ana, no sé por qué, pero generalmente son fiascos de aúpa. Sólo los verdaderamente grandes están a la altura, como Chaplin.
    Besos.

    No comparto tu opinión, Marcos, sobre “El hundimiento”. Es una película notable técnicamente que sacrifica la accesibilidad al relato en aras de la exactitud histórica. No es un filme bélico sino psicológico. Quizá, en cambio, tienes razón y el final podía haberse recortado.

    Bueno, Carlos, digamos que no nos hacen reír las mismas cosas y que las payasadas paródicas son más celebradas por el público americano que por el europeo.

  5. Otra que me ahorré: preferí repasar a Lubitsch y a Chaplin, Alfredo.

    Creo que tienes razón en todo: el cine europeo no suele dar en el clavo con esas supuestas comédicas ácidas y corrosivas: si acaso, alguna británica, y poco más. Lo del sentido del humor sobre material transatlántico es un tema a estudiar y tu apunte me parece certero.

    Saludos dominicales.

  6. Lo llevo viendo dos días y hoy por fin me lo he leido.
    Nunca se me hubiera ocurrido ver esta peli.Después de leer tu estupendo post, menos todavía.
    Ya de por si el personaje me resulta vomitivo,ya sea parodiado o en serio.
    Totalmente de acuerdo con que El Gran Dictador es una maravilla.
    Un inciso,no es maldad,pero me encanta cuando en muchas pelis que he visto los Alemanes (de uniforme)quedan siempre como unos auténticos idiotas.
    Lo digo sin acritud.Palabra.
    Me encanta lo de las bombas fétidas.Ja Ja Ja .
    Saludicos.

    8

  7. Una cosa no quita la otra, Josep, más allá de los orígenes de los artífices. Digamos que por alguna razón (y estoy de acuerdo con la excepción que haces del cine británico) cuando estas cosas se hacen en América dan a menudo buenos resultados, y que las fórmulas de imitación europeas siempre se quedan cojas.
    Saludos.

    Pues de idiotas no tenían un pelo, Carmen. Te entiendo, pero a mí los esquematismos, sobre todo cuando vienen impuestos por la propaganda…
    Saludos.

  8. Eso de que el público europeo acepta estupideces sólo cuando vienen del otro lado del Atlántico me parece una reflexión tan acertada que la destacaría como lo mejor del artículo. Y ahora haría falta dar las razones, los motivos de que eso sea así, pero yo … no me atrevo.

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.