Cine en serie – Dark city

POKER DE FOTOGRAMAS (VII)

William Dieterle es otro de los emigrantes alemanes que Hollywood tuvo la suerte de recibir con la llegada del nazismo al poder en el país europeo. Aprovechando un contrato para filmar versiones en alemán de películas norteamericanas, Dieterle, tras una breve pero intensa carrera en el cine alemán (dirigiendo, por ejemplo, a una jovencísima Marlene Dietrich) en la que alternó una prometedora carrera como actor de carácter (por ejemplo, en Fausto, de Murnau) con la dirección, desarrolló una trayectoria irregular en Estados Unidos (cuya nacionalidad adquirió en 1937) que, como en tantos otros casos, vino a ser cortada con la llegada de la Caza de Brujas. Antes de su decadencia en los años cincuenta, Dieterle filmó sin embargo un buen puñado de cintas notables, entre ellas, sin duda, La vida de Émile Zola, Juarez, El hombre que vendió su alma o, sobre todo, Jennie, obra maestra absoluta. Su último film notable es Dark city (titulada en España Ciudad en sombras), debut de Charlton Heston como protagonista en una película de Hollywood.

Heston (Easton en Grecia, como siempre recordamos, debido al escatológico significado de su apellido artístico en la lengua helena) da vida a Danny Haley, un antihéroe, a un protagonista negativo que encuentra su redención en el amor. Como líder de un grupo de estafadores de poca monta, la noche que descubre a un ingenuo hombre de negocios recién llegado a la ciudad (Don Defore) con la cartera bien repleta de dólares, idea una forma rápida y segura de desplumarlo organizando una falsa partida de poker con sus tres compinches (Ed Begley, Jack Webb y Henry Morgan) en la que, manipulando las manos y con una estrategia común, le dejan ganar una abundante cantidad de dinero para así hacerle morder el cebo y que vuelva a acudir a jugar a las cartas a la noche siguiente ante la promesa de unas ganancias abundantes y casi seguras con las que multiplicar sus inversiones de esos días, cuando en realidad tienen preparada una trampa en la que le harán perder hasta la camisa, incluido el cheque de miles de dólares que su hermano le confió para un trato. La novia de Heston (Lizabeth Scott), una cantante de cabaret, no aprueba sus métodos ni sus actividades, ni tampoco la amistad que mantiene con sus socios, pero una y otra vez se estrella con su idea de acumular dinero con el que comprar un buen futuro para los dos alejado de los sórdidos ambientes de la noche. Sin embargo no cuenta con que el estafado, acosado por la culpa y angustiado ante el inevitable momento de confesar a su hermano que ha perdido todo su dinero al poker, se ahorca la vida en la habitación de su hotel. A partir de ese instante, sus vidas se verán doblemente amenazadas: por un lado, la policía, puesta al corriente de la existencia del cheque y de un grupo de timadores que se hizo con él, inicia una investigación que no tarda en llevarles hasta el local de los cuatro amigos; por otro, el hermano del fallecido (Mike Mazurki), se revela como una presencia extraña, un hombre desequilibrado y violento con tendencias psicópatas que comienza una penosa venganza en la que pretende localizar a los cuatro delincuentes y darles el mismo destino que tuvo su hermano: una muerte violenta con la soga al cuello. En su intención de encontrarle antes de que le ponga las manos encima, Danny conocerá a Victoria, la viuda (Viveca Lindfords), por la que se sentirá atraído y que cree que es la forma más rápida de encontrar al hombre que amenaza su vida.

Poseedora de todos los ingredientes del buen cine negro, la puesta en escena sirve a la perfección al tono oscuro de la historia y a lo intenso de la narración. Los personajes se mueven en la noche de locales turbios, casinos ilegales, partidas clandestinas e inquietantes compañías siempre con un arma como respuesta a las querellas resultantes del juego. Acostumbrados, sin embargo, a salirse con la suya, son a veces no obstante molestados por una policía a la que tienen que sobornar para que los cierres ocasionales de su local de apuestas y juego de cartas ilegales no se prolonguen ni sean demasiado frecuentes. El ambiente sórdido y ruin en el que transcurre la vida de Danny y sus secuaces, y en el que sólo su chica es un momentáneo pero, cree él, prescindible oasis de bondad y amor entre tanta inmundicia, contrasta con los espacios abiertos y la claridad del cielo de California y Nevada en el que transcurre la acción cuando Danny inicia el viaje de descubrimiento de la identidad del hombre que lo amenaza. Empleándose como croupier de un casino de Las Vegas para sobrevivir, al tiempo que se deja ver convenientemente para convertirse en cebo que atraiga a su agresor y así poder capturarlo o eliminarlo antes que lo haga con él. La llegada de su novia para trabajar allí como cantante, termina de establecer el doble puzzle de emociones sobre el que giran los resortes de la historia, por una parte el triángulo amoroso de Danny, su novia y Victoria, y por otra el otro que, como Victoria como centro, conecta a Danny con el hermano de su víctima.

Con una magnífica partitura compuesta por Franz Waxman y una estupenda fotografía, obra de Victor Milner, que sigue los cánones del mejor cine negro en las escenas situadas en Nueva York, algo más vacilante e imprecisa cuando retrata los soleados exteriores de California o Las Vegas, la película supone una inusual mezcla de géneros que combina los habituales conflictos del amor, el dinero y la venganza típicos del cine negro con la igualmente común investigación policial pero, y aquí radica la novedad, con la existencia de un personaje psicópata que comete varios asesinatos y de cuya identidad, fenomenal hallazgo narrativo de Dieterle, el espectador sólo conoce durante la hora y media larga de metraje el reconocible anillo de su dedo anular, fotograma que sirve de aviso previo al público cada vez que va a asistir a una muerte violenta. Sólo rota por los continuos números musicales que justifican la profesión de la chica, lo que provoca algunos saltos de ritmo y tensión en la cinta que juegan en su contra y que prolongan innecesariamente una narración quizá demasiado lineal, las interpretaciones resultan eficaces aunque no deslumbrantes y, en lo que se refiere al protagonista, avanza ya las grandes virtudes y las todavía más grandes limitaciones de Charlton Heston como intérprete, su gran presencia física combinada con sus torpes y toscas maneras y su limitada gestualidad. En cuanto a secuencias, dos llaman poderosamente la atención: la final, con la resolución del drama en una violenta pelea entre Danny y su pretendido asesino, y sobre todo la partida de cartas en el local, en la que con un acertado manejo de la elipsis y la combinación de múltiples planos de detalle que se centran en las manos, en el reverso de las cartas, en los dedos que extraen de la cartera cada vez más dólares y en el sudor de la frente de los contendientes, Dieterle consigue anticipar toda la tensión y la fuerza del drama que está a punto de desencadenarse.

Última gran película de William Dieterle, con la llegada del maccarthysmo, aunque no llegara a figurar en la lista negra, el contenido de algunos filmes y sus colaboraciones con algunos de los encausados más célebres, le obligaron a buscar empleo fuera de Estados Unidos, pero no llegó a filmar grandes trabajos, exceptuando quizá Vulcano, rodada en Italia. En su regreso a Hollywood, optó por las grandes superproducciones (Salomé, La senda de los elefantes), aunque la mediocridad de los resultados le forzaron poco después a abandonar la profesión.

Post realizado con la colaboración de pokerlistings, una de las mejores páginas de poker online

19 comentarios sobre “Cine en serie – Dark city

  1. A Dieterle, compa Alfredo, sólo lo conozco “de oídas” (no he visto ninguna peli suya…), pero tras leer tu magnífica reseña, he llegado al convencimiento de que no sería ésta mala forma de empezar a abordar su obra. Por cierto, mira qué casualidad, ayer tarde tuve ocasión de pegarme un buen “atracón Heston”, eso sí, con plato único: Ben-Hur; la verdad es que eso de sus limitaciones, una vez que lo bajas de la cuádriga, suena más bien benévolo…

    Un fuerte abrazo y buena semana.

  2. Entonces, amigo Manuel, éste es un buen sitio para empezar.
    Ya se sabe, en estas fechas, el atracón es de bacalao y torrijas o de Ben-Hures, Espartacos, Barrabases e incluso este año, de Sansones.
    Abrazos.

  3. Bueno, espero que la película me enganche la mitad de lo que me ha enganchado tu post… Ya creo haberla visto, y solo la he leído… La trama y el ambiente en el que se desarrolla parece que merecen la pena, el fotograma que has escogido… en plena partida y sin poses, puro movimiento… Muy fresco (como ellos).
    Por cierto, ayer al final cayó Fausto de Murnau, así que he empezado con Dieterle y continuaré con Dark city… quiero darte las gracias por recomendármela. ¡Una joya! Disfruté muchísimo de ella…
    Besos

  4. heston en griego quiere decir mierda, caca, pedo o pis?
    nunca me lo habían contado
    cuánto se aprende contigo, estimado Alfred…

    Dieterle es uno de esos directores clasificados como “de todo terreno” o “de oficio”, como si la versatilidad y el arte no fueran compatibles.

  5. Madre mía, ¡qué descubrimiento y qué ganas tengo de verla!. Ya el título sugiere que es digna de ver (el título y la época de su creación), además con el aliciente de ver a un joven Heston en pantalla… suena todo muy bien. Yo soy un enamorado de Jennie y esa película ya dice bastante de lo que Dieterle nos puede ofrecer. Todo un creador de cine.

  6. O me falla la memoria o esta no la he visto pero sea como sea, después de leer la estupenda reseña, no queda otra que agenciársela porque reúne un cúmulo de circunstancias que la hacen plato muy apetecible para cualquier cinéfilo: cine negro dotado de un guión complejo y bien acabado y además un director más que interesante: se puede pedir más, pero nunca menos.

    Saludos.

  7. Pues sí, amigo Dante, una guarrería de ésas… Dieterle es de esos directores bautizados como “artesanos”, como si fuera poca cosa…
    Un abrazo.

    Pues nada Marcos, a verla. Ya me contarás.
    Un abrazo.

    Así, es Josep; quizá así contado parece contener demasiadas cosas, pero no le falta ni le sobra nada. No es una obra maestra, pero para lo que hay que ver hoy…
    Saludos.

  8. Entonces yo sólo he visto el ocaso de Dieterle, con La senda de los elefantes, con la Elzabth Taylor y nuestro amigo del blog Dana Andrews. Aun con todo me resultó entretenida y entrañable con esa carga de la manada enloquecida.

  9. la volveré a ver, o la veré por primera vez, porque soy uno más de los que sólo con el título y la sinopsis que nos dejas, no alcanzan a tener recuerdos frescos de esta pelícual de Dieterle.
    Tu reseña, una vez más, excelente, Alfredo.

    pd.- Por cierto, tras verte en los vídeos, ya sé qué pinta tiene el monstruo. Tampoco es para tanto, exagerado. Sonrío.

  10. Ya quisieran muchos, de todos modos, esos ocasos, Carlos. No es mala película en absoluto, aunque yo prefiero otras.

    Gracias, Raúl (por lo que dices del texto). La hayas visto o no, buena ocasión para visitarla.
    De lo otro, mejor no digo nada… ¿A que mola la librería?

  11. Pues como al resto no me suena. Magnífico comentario, como siempre, que incita a descubrir por uno mismo, de forma inmediata, todos los matices que Ud. nos revela.

    La combinación es explosiva, juego, fuertes apuestas, engaño, la pérdida de todo, el suicidio, … la venganza. Y un escenario de sombrías calles, locales y personajes.

  12. Gracias, Celebes. A la película, desde luego, no le falta nada; quizá, sí, un reparto con más enjundia.

    No te la pierdas, pero ten cuidado no tropieces con tan poca luz…
    Besos.

  13. Lo venía viendo y no encontraba el momento.El momento llegó.De carrerilla y sin parar.Estupendo post,querido Alfredo.
    Intentaré verla .Estoy convencida de que no te has dejado ,de lo imprescindible,nada en el teclado.Recuerdo La senda de los elefantes.A mi es una peli que me gustó.
    Saludicos.

  14. Gracias. Un cineasta un tanto irregular, más quizá por el tiempo que le tocó vivir que por falta de cualidades, pero con un puñado de películas más que interesantes.
    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.