Mis escenas favoritas – Un trabajo en Italia

Inolvidable y colosal persecución la de los tres Minis en los que la banda liderada por Charlie Croker (Michael Caine) intenta sacar de Turín los cuatro millones de libras en oro que, entre el barullo y el caos que se ha apoderado de la ciudad con motivo de un importante partido de fútbol, han “distraído” de un furgón blindado. Los ladrones y la policía juegan una particular partida de ajedrez, o bailan una curiosa danza motorizada, que desemboca en un final memorable.

Se trata de Un trabajo en Italia (1969), clásico dirigido por Peter Collinson cuya versión actualizada de 2003, como de costumbre, traduce lo que fue una simpática comedia de robos en un rutinario thriller videoclipero.

18 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – Un trabajo en Italia

  1. Moraleja: no hacen falta cochazos impresionantes, de lujo y gran potencia para hacer una emocionante y trepidante persecución. Los minis son geniales, cada uno en su color.
    Luego sí me da pena el destino que dan a cada uno de ellos después de lo bien que se han portado. No merecen ese final.
    Por cierto, no he visto ni ésta, la original, ni el remake con lo que me has dejado con una intriga horrible: ¿se cae el trailer o no se cae? ¡Qué nervios, tendré que verla!
    Besos
    Hildy

  2. A mí siempre me ha resultado de lo más simpática, mi querida Hildy. Cómo los coches adquieren esa personalidad traviesa, juguetona, casi infantil, a pesar de que se trate de algo tan serio como un delito. Acción blanca, podría llamarse, sin violencia extrema, sin sangre, sin chapa y pintura a mansalva…
    Lástima de final, sí.
    El final no te lo cuento; te lo estropearía todo.
    Besos.

  3. Por supuesto, una vez más reivindicando el glorioso ayer frente al frío y anodino presente. No tengo ganas de ver la del 2003 después de disfrutar de este clásico con un Michael Caine en estado de gracia. Una escena memorable. Lo que me recuerda a otra película… pero eso ya te lo comentaré por otro lado…

  4. No me extraña que forme parte de esta sección.
    Genial.Hace muchos años tuve un Mini.Creo que es el coche que más he disfrutado.
    Saludicos.

  5. ¡Ay! Que no me acuerdo de si he visto o no esa película (el remake seguro que no), porque lo de meter los minis dentro del camión disfrazado me suena, y me quedo con la incógnita del final. Habrá que verla, claro, porque esas de robos ingeniosos que se rodaron a finales de los sesenta siempre eran, cuando menos, entretenidas y nada empalagosas.
    Lo de usar el mini para el robo tiene su miga, sobre todo en la época: verdadero objeto de deseo, vaya… pero eso merecería una entrada aparte… 😉

    Saludos.

  6. Esto es un continuará en toda regla Alfredo… ¿Nos puedes dejar así? Supongo que sí… Pues a verla toca, porque no me quedo sin final… (sonrisa). Me ha gustado, aunque me han dolido esos…now, now now…. ufffffff… ¿Termina con otro de esos??
    Besos

  7. Vaya, Carmen, me pregunto si cabré yo en un Mini de éstos…
    Saludos.

    Uf, pues yo apostaría a que no la has visto, porque creo que no hubieras olvidado el “final”.
    Venga esa entrada.
    Saludos.

    No sólo puedo, sino que debo, Ana. Eso sí, cuando la veas…
    Besos.

  8. Más que una persecución parece un baile, una coreografía. La música le va muy bien a la escena, teniendo en cuenta lo anterior. El momento de la ascensión a esa gran construcción de formas redondeadas resulta visualmente muy atractivo, aunque le reste credibilidad.

    La escena con el oro en un extremo del autobús y los “pasajeros” sujetando el equilibrio del conjunto es magnífica. Tan cerca y … tan lejos.

    Un abrazo.

  9. Joder,últimamente me quedo en ascuas.Otra que no he visto.El otro día volví a ver ese prodigio de Rossellini Viaggio in Italia.Soy un carca que no salgo de los clásicos o posiblemente he perdido un poco el norte de la contemporaneidad y no tengo grandes referentes.Cuando voy a Barcelona y consulto la cartelera no sé que elegir.De adolescente me solía guiar por los directores pero ahora no conozco ninguno.En fin,ya hablaremos amigo sobre todo esto cuando la ocasión lo requiera.
    Un fuerte abrazo.

  10. Es simpática, inferior a otros clásicos sobre robos a mi juicio, pero entretenida, divertida, muy bien hecha, con mucho mérito. Quizá anda justa de comicidad, pero no está nada mal. Del remake, olvídate.
    En cualquier caso, siempre es bueno tener a los clásicos como punto de referencia. Conviene salir alguna vez, pero siempre hay que volver.
    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.