Mis escenas favoritas – Sin perdón

En 1992 Clint Eastwood filma de nuevo la muerte del western, tras Centauros del desierto (John Ford, 1956), El hombre que mató a Liberty Valance (John Ford, 1962), Grupo salvaje (Sam Peckinpah, 1969) y Dos hombres y un destino (George Roy Hill, 1969). Eastwood se despide por todo lo alto del anónimo “héroe” del poncho y el purito como hará década y media después en Gran Torino, cuando dedique un adiós apoteósico a los Harry Callahan que en el mundo han sido.

La encarnación del diablo surgida del recuerdo de Leone se gana un final más inquietante y tormentoso: se pierde en la noche, se desvanece entre las sombras tras emitir su última amenaza, su maldición de terror y muerte, siempre con la sombra, el temor de su regreso rondando los labios sellados de los testigos de su último tributo de fuego y sangre. Muchos años después, “El Rubio” ya tiene nombre: William Munny. Se han rodado más westerns, pero no han logrado borrar la huella del fantasma de William Munny, su silueta a caballo al fondo de la calle en un día de lluvia torrencial.

A mayor gloria de quienes lo hicieron posible mucho tiempo atrás. Como figura en los créditos del film: A Don. A Sergio.

19 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – Sin perdón

  1. Una de las grandes, compa Alfredo, de uno de los grandes, sin discusión alguna (y no lo digo por su duración, que también, sino por cómo ha suscitado siempre -y creo, francamente, que con todo fundamento- esa unanimidad crítica acerca de su calidad).

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

  2. ¡Qué ganas de volver a verla! Hace bastante tiempo que no he vuelto a disfrutarla. La imagen de ese ataúd abierto con el amigo del alma dentro, impresionante. Y con sólo una mirada que echa Eastwood intuimos lo que siente.
    Seguro que a Don Siegel y a Sergio Leone les hubiera gustado ir a ver Sin perdón…, quizá desde muy lejos hayan podido verla.
    Besos
    Hildy

  3. Pues sí, Manuel, tiene de todo, y todo bueno.
    Abrazos.

    El final sobre todo es colosal, digno de sus maestros.
    Besos.

    Muy bien traído, Roberto. Yo conozco a una persona que se durmió en el cine con ella…

    Me alegro, Carmen, que el western no es cosa sólo de chicos.
    Besos.

  4. Esta escena es fantástica! Recuerdo cuando vi la película la primera vez en el cine y cómo pensaba que Clint iba a hacer que su personaje muriera llevándose a unos cuantos por delante por lo de su amigo…pero cuando pasa lo del salón, y después de haber escuchado lo de la “sangre fría” y los duelos que Hackman le cuenta al periodista… jo! una gran película. A ver si la vuelvo a ver, que aunque la he visto varias veces no está de mal repetir con ella.
    Un saludo.

  5. La he visto amigo, y no una vez… ¿sorprendido?, yo sí (sonrisa). Este post ha hecho que recordara a mi abuelo y su puro, los domingos por la tarde. Gracias.
    Besos

  6. Esa aparición y esas frases subrayadas por los truenos, David, progidioso. Como bien dices, tras las sucesivas evocaciones de legendarios tiroteos, una muestra en directo para el pobre escritor, mitos de carne y hueso.
    Saludos.

    Pues sí, sorprendido. El western, y menos de Eastwood, no suele ser cosa de chicas. Sorprendido agradablemente, que conste.
    Besos.

    Es que son dos películas que guardan mucha relación entre ambas, como se demostrará. O no.
    Un abrazo.

  7. Sobre la escena y todo lo que antecede no vamos a discutir en absoluto aunque tengo un pálpito de debate, porque no estoy muy de acuerdo con tu primer párrafo ya que me sobran las aventuras de los dos guapetes oficiales y también el vejestorio cascarrabias.

    Porque creo que el tipo Munny tiene entidad sobrada como para no necesitar esas muletas que le plantas y las que me sobran me parecen bastones en los pies.

    Tampoco me parece que Sin Perdón sea un western crepuscular al estilo de El Hombre que mató a Liberty Valance o Grupo Salvaje (ya ves que no incluyo como tal a The Searchers) pero esa opinión la argumentaré en otro momento, que ahora tengo cierta prisa y no veo que hayas dispuesto ni una sola cervecita para refrescar el gaznate… 😉

    (Esto daría para una tarde-noche al fresco, Alfredo, y nos faltarían minutos… )

    La dedicatoria final a Don y a Sergio me parece de justicia por parte de Clint, no en vano ellos le iniciaron en su arte.

    Un abrazo.

  8. Nada nada, Josep, sin cervecita ni nada, pero no reblo. Igual que esas películas que citamos suponen de alguna forma la muerte del western clásico (es más, yo añadiría “La última película”, de Bogdanovich, a esta lista extravagante), “Sin perdón” liquida el western de Siegel y Leone, y todos los que después han surgido por imitación, como los del propio Eastwood. Es una elegía en toda regla. No es que Munny carezca de entidad por sí mismo, es que su parentesco es de lo más ilustre.
    Espero esos argumentos, y si de paso vienen con unas birricas, mejor.
    Abrazos.

  9. Pues mira 39, si que debe ser cosa de chicas, de los pocos western que me gustan, esta es de mis favoritas, peliculón, y alguna más de Eastwood, como Gran Torino que también nombras, ¿será por lo de desmontando el western clásico?, imagino que sí, y por que de vez en cuando creamos que la justicia existe.
    “lo que cada uno merece no tiene nada que ver con esto…”
    Abrazos,

  10. Bueno, tanto como desmontar… Yo hablaba más bien de matarlo. O, mejor dicho, de evocar su muerte.
    Qué gran frase. Es como esa de “es muy duro matar a un hombre; le quitas todo lo que tiene y todo lo que podría tener”. Tremenda.
    Abrazos.

  11. Una de las cosas que más me sorprenden y me agradan de los “oestes” de Clint es la atmósfera fantasmal, con esos héroes que parecen recién venidos del infierno para vengarse, como los del Jinete Pálido ó Infierno de Cobardes o la de ésta. Claro que esos “espíritus” o “fantasmas” o simplemente gusto por lo misterioso y terrorífico también se dejan sentir en muchas de sus otras pelis como la de los puentes o la El intercambio. Es especial siempre ese toque misterioso.
    Respecto a la muerte del western igual la firmaron los de Appalossa. Muerte por pretenciosidad absurda.

  12. De joven, “El Rubio” tenía un radio de acción más cercano a las tierras fronterizas del sur. Polvo, sol inmisericorde, cactus y alguna que otra lagartija. De joven tenía un sentido del humor evidente, particular (con sus silencios y sus muecas) pero evidente.

    En su ocaso, Munny ha perdido el humor y aquel resquicio de justicia quijotesca que se adivinaba en algunos de tus “trabajitos”, y los ha mutado por el desencanto, el arrepentimiento y la rabia. Y además se ha trasladado a zonas más septentrionales, para que el frío azote su alma a modo de flagelo. Supongo.

    Has dicho mucho en tan solo tres párrafos, Alfredo.

  13. Cierto, Carlos, son personajes surgidos por generación espontánea, resulta difícil imaginarlos siendo unos niños, con sus padres, abuelos y hermanos. Eso jugaría en su contra, los convertiría en poco creíbles. Pero no es un género que, al menos históricamente, busque la credibilidad.

    Más te vale, Carmen. No es una amenaza; es que es imprescindible.
    Saludos.

    La veteranía es un grado, amigo Raúl. Pero es ese rostro curtido y frío se adivina un pasado de barbas, puritos, ponchos y tiros.

  14. Precioso post Alfredo.Con Sin perdón Eastwood le dio al género el valor perdido.Hay una escena que me gusta mucho.Gene Hackman se está haciendo una casita para su tranquila jubilación.La enseña con orgullo,allí,media hecha.De pronto el espectador escucha el sonido de un tren a lo lejos que se va aproximando.Es precioso.Con el sonido apreciamos la inminente catástrofe de Hackman y el imparable progreso que acabará para siempre con toda una época.

    Un fuerte abrazo.

  15. Precisamente a esa sensación me refería, Francisco. No hablamos de “El último pistolero”, con ese Wayne fuera de época agarrándose a su oficio de matón, sino de un momento previo, el lento ocaso de un mundo que se desvanece.
    Abrazos.

Responder a Manuel Márquez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.