Diálogos de celuloide – Robinson Crusoe

– ¿Entiendes, Viernes? El diablo es el enemigo de dios en el corazón del hombre. Usa toda su malicia y poder para destruir el reino de Cristo.

– Pero señor, has dicho [a] Viernes que dios [es] mucho más poderoso que [el] demonio.

– Sí. Mucho más fuerte que el diablo. Está por encima del diablo. Por eso le rezamos a dios.

– Entonces, ¿por qué no mata [al] demonio para que no haya mal?

– ¿Qué cosa, Viernes, qué cosa dijiste?

– ¿Por qué no lo mata?

– Pues, ¿sabes por qué? Sin el demonio no habría tentaciones ni pecado. El diablo debe existir para obligarnos a escoger entre el bien y el mal.

– Entonces, dios quiere que el demonio nos tiente.

– Mmmm, sí.

– Entonces, ¿por qué se enoja dios si pecamos?

Robinson Crusoe. Luis Buñuel (1952).