Mis escenas favoritas – Él

Escalofriante secuencia de Él (1953), obra maestra del aragonés Luis Buñuel durante su etapa mexicana que, en la piel de Arturo de Córdova, supone un magistral retrato de la paranoia enfermiza de los celos. Buena parte de la película sirvió de inspiración a Alfred Hitchcock para su Vertigo (1958).

15 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – Él

  1. Es que esta la vi hace ya tanto…Tengo que revisitarla.
    Pero a mí la que se me quedó fue la escena final (en la que creo que el que iba “dando tumbos” pero “saliendo” del monasterio era el propio Buñuel. Y el actor juasto antes diciendo “No. Yo ahora a la vida contemplativa” , pero verla a ella y Zas! (ja,ja)
    No sé si es porque James Stewart es mi actor favorito, pero su “locura” en Vértigo como que la disculpo más (ja,ja)
    Un saludo

  2. Escalofriante. No te puedes imaginar lo que me ha gustado ver esta escena subtitulada en inglés. Ésto nos da una muestra de la importancia del cine de Buñuel. Lo que esta escena muestra es ese fetichismo hacia los pies que ya aparece en la primera escena de la película. Además, el desenlace brutal de la enfermedad obsesiva de este hombre es una escena increíble en la que lo único que vemos es un hall con escaleras en penunbra y un mayordomo asustado por los gritos de la mujer. Absolutamente fascinante.

  3. Digamos, David, que Hitchcock logra despertar una empatía tan grande por el personaje enamorado que, una vez más, consigue que el público adopte su punto de vista psicopático como si fuera propio. A Buñuel, en cambio, le gusta provocar, enfrentar.
    Saludos.

    Mi querida Hildy, hay que poner remedio a eso pero ya…
    Besos.

    Yo ya sabía, Marcos, que esta película te iba a encantar. Tú hazme caso y sigue con Buñuel.

  4. Es curioso que muchas de las grandes películas se basan en conceptos humanos clásicos, intemporales, sentimientos, deseos, fobias, arquetipos de conducta que se hallan en toda época, lugar y condición, e incluso cineastas rompedores como Buñuel acuden a ellos para asentar con firmeza sus premisas.

    Saludos.

  5. Yo no diría que muchas, amigo Josep, sino todas. Viene a ser un requisito para ser grande, ya sean libros, películas o música.
    Saludos.

    Ahí ahí, Roberto, vamos a lo práctico. Una choza para envidiar, of course.

  6. Alfredo estás muy metido en Buñuel últimamente. Eso está bien. Por lo menos alguien se acuerda un poco de nuestros genios.

    Un abrazote. Me van a dar ganas de revisionar VIRIDIANA y TRISTANA. En cambio, DIARIO DE UNA CAMARERA creo que la dejaré aparcada un tiempo, jajajaja.

  7. Una de sus grandes películas,sin ninguna duda.Buñuel disecciona al personaje como un entomólogo.El personaje no nos repugna sino todo lo contrario,sentimos pena por él.Creo que fue en sus espléndidas memorias donde dice que se basó en su cuñado que era un celoso patológico.El final de la película me parece magistral,cuendo se interna en un convento y le vemos caminar de un lado para otro,no del todo curado.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.