Efectos especiales: alma del cine

Los efectos especiales son como los adjetivos: uno de más, y todo se estropea; de “efecto” a “defecto” sólo hay una letra de diferencia. Sin ellos, no sólo los géneros de ciencia ficción, acción o aventuras no hubieran visto la luz, sino que el cine en su conjunto nunca hubiera sido lo mismo, el ejercicio de recreación de la imaginación que supone el séptimo arte sería impensable sin los instrumentos que permiten poner en imágenes lo inconcebible, lo azaroso, lo mágico, lo onírico.

A continuación, una breve historia de los efectos especiales, aunque con algunas ausencias destacables. Un vídeo cortesía del bloguero, excelente fotógrafo y mejor persona, José Miguel Larraz.