Efectos especiales: alma del cine

Los efectos especiales son como los adjetivos: uno de más, y todo se estropea; de “efecto” a “defecto” sólo hay una letra de diferencia. Sin ellos, no sólo los géneros de ciencia ficción, acción o aventuras no hubieran visto la luz, sino que el cine en su conjunto nunca hubiera sido lo mismo, el ejercicio de recreación de la imaginación que supone el séptimo arte sería impensable sin los instrumentos que permiten poner en imágenes lo inconcebible, lo azaroso, lo mágico, lo onírico.

A continuación, una breve historia de los efectos especiales, aunque con algunas ausencias destacables. Un vídeo cortesía del bloguero, excelente fotógrafo y mejor persona, José Miguel Larraz.

12 comentarios sobre “Efectos especiales: alma del cine

  1. Jo, me ha encantado ver la escena de los diez mandamientos del cine mudo… qué gozada esa separación de las aguas. O me ha traido buenos recuerdos las imágenes de Dorothy cuando va a viajar a OZ o ese entrañable King kong en blanco y negro…, o esas preciosas imágenes de Amanecer. En su momento mi escena favorita de Mary Poppins era cuando los personajes reales, de carne y hueso, se metían en los cuadros del parque… O cómo me divertía regreso al futuro o tron… Pero hace unos años me quedé deslumbrada con los efectos especiales que ya realizaba el mago Meliés o Segundo de Chomón…, es un bonito viaje por la historia del cine.
    Besos y gracias
    Hildy

  2. Cuando veo algunos efectos especiales, de tantos años atrás,valoro mucho menos los de hoy en día.Con los pocos medios de que disponían hacían encaje de bolillos.
    Saludicos.

  3. Pues ni idea, amigo Dante, pero así jugamos a reconocer lo que vemos, que tampoco está mal.
    Abrazos

    Acabo de enterarme, Raúl (ya sabes que en Zaragoza enterarse de algo estos días está complicado…). Una auténtica pena, aunque fuera algo esperado. Un GRANDE, GRANDE, GRANDE DE VERDAD DEL CINE MUNDIAL.

    Pues mucha imaginación, Marcos, poco dinero y muchísimo talento. Algo idearemos para ello, seguro.

    Auténticas joyas, mi querida Hildy, el desafío de cómo reflejar algo en pantalla de manera creíble y eficaz espoleaba el ingenio y el talento. Hoy se espolean los presupuestos y la publicidad.
    Besos y gracias a vos, siempre.

    Efectivamente, Carmen, sin ordenatas y computadoras, con talento para imaginar, no tanto para programar…
    Saludos.

  4. Pues si, nos gustan las sorpresas, aunque algunas veces acongojen un poco …

    Pero, como bien dice Ud., últimamente parece que se persigue el fogonazo por el fogonazo, desdeñando el resto de detalles que hacen de una película algo de interés o, incluso, una obra de arte.

    Saludos,

  5. Un vídeo interesante, que demuestra claramente que los fx son tan viejos como el cine y que bien usados sirven para algo; en esto vienen a ser como la fotografía: en muchas ocasiones, mejor cuando menos se “nota” en el primer visionado, porque el protagonismo debe estar en otra parte…

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .