Diálogos de celuloide – El cartero siempre llama dos veces

CORA: Me hicieron una prueba. La cara les gustó, pero ahora las películas son habladas. Y en cuanto empecé a hablar desde la pantalla, descubrieron lo que era, y yo lo comprendí también: una tonta de Des Moines que tenía tantas probabilidades de triunfar en el cine como un mono. O menos. Porque el mono siquiera hace reír. Y yo lo único que conseguía era dar asco.

The postman always rings twice. Tay Garnett (1946).

20 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – El cartero siempre llama dos veces

  1. Una buena muestra, compa Alfredo, de la dureza, seca y cortante, de los diálogos, no sólo de esta peli (una obra maestra absoluta, por cierto…), sino de todo el noir de los cuarenta y cincuenta. Son frases que no se dicen: se escupen (y, si hubiera ocasión, se dispararían con una buena pieza del 45’…).

    Un fuerte abrazo, buen “resto de fiestas” y hasta pronto.

  2. Me encanta El cartero siempre llama dos veces. Y ésta es la versión con la que me quedo. Quizá porque da oportunidad de reivindicar una y otra vez a John Garfield. Un actor ahora olvidado (más que su compañera, aquí fantástica, Lana Turner, después reina del melodrama). Para mí la filmografía de Garfield y su reencarnación de héroe atormentado es impresionante. No puedo entender el enterramiento en la memoria de Cuerpo y alma, Yo amé a un asesino o La fuerza del destino.
    Y aquí Cora y Frank te arrastran en su carrera hacia la desesperación y el fracaso.
    Los diálogos geniales, claro. Y un sobresaliente a Tay Garnett que se libró del olvido por esta película del cine negro.

    Besos enormes
    Hildy

  3. Te recomiendo, si no la has visto, compa Manuel, la versión apócrifa de Visconti: “Ossessione”. Muchos, además de todo lo consustancial al cine negro, la sitúan como pistoletazo de salida para el neorrealismo. Menuda mezcla, ¿no?
    Abrazos y Feliz Año

    Peliculón, mi querida Hildy. Cora bien puede ajustarse a aquello que decía Mae West: “cuando soy buena, soy muy buena; cuando soy mala, soy mejor”.
    Besos

  4. Pues ya ves, compa Alfredo, con la de veces que tengo que empezar con la cantilena aquella de “ésta no la he visto, pero…”, hoy, en cambio, sí que puedo decir que ví, en su día, hace unos años, Ossessione (con motivo de tener que preparar un miniciclo -2 pelis- dedicado al neorrealismo), y me pareció una propuesta curiosísima, por cómo mezclaba, efectivamente, una trama pura de noir del de toda la vida (bueno, la misma de ‘El cartero…’, ni más, ni menos…) con apuntes neorrealistas prototípicos (ese retrato de la miseria de la Italia profunda), aunque, a diferencia de los grandes tótems de esa tendencia, desarrollados en los entornos urbanos de las ciudades devastadas por la segunda guerra mundial, ésta lo hacía en un entorno rural. Una peli muy, muy buena, y, por otro lado, alejadísima de los delirios esteticistas con que Visconti adornó su filmografía posterior: en ésta, todo es sudor, ascetismo, ruina y cutrerío -y tensión sexual, también…-. Muy, muy recomendable.

    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

  5. Me alegro de que compartamos opinión sobre esa película, compa Manuel.
    Feliz año, amigo.

    Pues en parte sí, Roberto, no dices ninguna tontería. Porque eso ha privado a un montón de cineastas del talento y las maneras de usar la imagen como lenguaje más allá de los histrionismos de cámara y los efectismos saltimbanquis.

  6. Claro: y eso te lo dice la Turner con ese short, ese corpiño y esos ojazos, y te derrites y te pones a aullar como un maldito.

    Esta película compruebo que no la tengo en mi coleción y no hay más que decir, porque la habré visto cuatro o cinco veces en la tele (yo es que soy veterano y he conocido la TVE cinéfila) y ¡me encanta!.

    Tanto, que cuando pasó lo de Raffelson & Co. no hacía más que conseguir miradas de conmiseración….. !!!

    Nada, nada: a buscar el dvd donde sea, porque, además, ésta hay que verla, sí o sí, en v.o.s.e., porque si la Turner enamora, el Garfield está que se sale: coincido con Hildy en que es un actorazo a reivindicar. Mira….

    Feliz año nuevo, chaval. 😉

  7. uno de los grandes amores de Manuel Puig…ella no hacía reír a nadie, desde ya. Sus jerseys eran de quitar la respiración. Gran actriz injustamente infravalorada.
    Un abrazo, muchacho.

  8. Tampoco la he visto, y eso que esta peli la he pído mencionar muchas veces en la tele… hay otra versión en color… ¿no?
    Bueno ese diálogo… aunque no se puede decir que se pueda aplicar al cine de hoy en día, al menos en muchos casos. Un pequeño vistazo a las películas de la cartelera y no tardas en ver cuántos están ahí por su talento y cuántos porque les gustó su cara.
    Feliz Año Nuevo!!
    Rosa.

  9. Yo ví primero la nueva y claro, como era chico entonces, la escena de la cocina me dejó anodadado. Después cuando volví a verla me gustó el resto: la ambientación, el Jack Nicholson, etc. Pero yo sabía que había una original y durante mucho tiempo deseé verla con muchas ganas…y un día la pusieron en el Cine de la 2 y no conseguí acabarla porue con las escenas de los tribunales y tal se me hacía eterna… ¿Es mucho más larga que el remake, no? ¿o me pareció a mí?…Total, que me decepcioné.

  10. Igualmente, Carmen. Los diálogos son una de las piedras angulares del cine negro, buena parte de la dualidad y duplicidad de los personajes a él inherentes se explota y se percibe a través de ellos.
    Saludos, y feliz año.

    Totalmente de acuerdo, querido Josep. En lo de Garfield, obviamente, y más obviamente todavía, en lo de la Turner. Película imprescindible, para tenerla siempre a mano. A la película, digo.
    Feliz año nuevo. Un abrazo

    Pues sí, Dante, sus jerseys, y lo que había debajo…
    Un fuerte abrazo, y que 2011 te traiga más y mejor de todo lo bueno.

    No me recuerdes las carteleras de hoy, Rosa, que me da un tabardillo…
    Feliz Año, mi sevillana favorita.
    Besos

    Uy, Carlos, que rayas el sacrilegio. Hay que enfrentarse al buen cine descansado y con la mente, los ojos, los oídos y el corazón abiertos. Para tu sorpresa, la versión de 1946 es diez minutos más corta que la de Bob Rafelson de 1981. Vamos, lo que te digo, que hay que ir descansado.

  11. Curios y muy acertado este post, Alfredo. Durante la estancia en Madrid quede con mis amigos cinefilos Arvikis y Juan, de Raices de papel, y comentamos justo esta pelicula. Ninguno nos acordabamos del nombre de John Garfield y, al llegar al Hotel por la noche, vi tu post y me hizo mucha gracia. Ya estoy de vuelta al mundo bloguero…aunque sin tildes por problemas tecnicos en el teclado. Un fuerte abrazo.

  12. Estupenda película, Alfredo. A mí también me gusta mucho más que la versión de Nicholson y Lange. Es mucho más intensa y a ratos, desgarradora.
    Es injusto que nadie se acuerde ya de John Garfield. Estoy con los que le reivindican como actor a recuperar.
    Besos

  13. Personalmente yo prefiero la versión antigua, y eso que la de 1981 pretendía ser más fiel al libro. Y, decididamente, muestra una vez más que en el cine es más efectivo sugerir que darlo todo mascado.
    Besos.

  14. Es una historia que me fascina.La novela de James M.Cain la releo por lo menos una vez al año.Me gustan las dos versiones.No sé si sabías,mi querido amigo,que sin M.Cain no existiría el cine de los hermanos Cohen.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.