Diálogos de celuloide – El ladrón de orquídeas

Supongo que sí tengo una pasión inconfesable: quiero saber lo que se experimenta al sentir tanta pasión por algo. La mayoría de la gente anhela algo extraordinario, tan estimulante que arriesgarían todo por ese deseo, pero muy pocos hacen algo de verdad. Es muy fuerte y enajenante estar junto a alguien tan lleno de vida. Hay demasiadas ideas, cosas y gente, demasiadas direcciones que tomar, empiezo a pensar que la razón por la que es tan importante apasionarse por algo es que de esa forma se esculpe al mundo a un tamaño más asequible. La vida parece estar llena de cosas similares a las orquídeas, fascinantes para la mente, cautivadoras para el corazón, pero un poco fantásticas, efímeras e inalcanzables. El mundo entero en una flor.

Adaptation. Spike Jonze (2002).

17 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – El ladrón de orquídeas

  1. Qué lindo. Acabo de recordar aquella escena en donde, luego de mucho esfuerzo, Meryl Streep conoce la orquídea fantasma y dice: “Es sólo una flor”. No hay de especial, sólo somos flores.

  2. El texto, compa Alfredo, es hermoso, muy hermoso, pero un tanto descorazonador, si se para a pensar uno un poco en él con detenimiento. Destila un punto de impotencia, de frustración, que te deja, en fin, así. Y a estas horas, a mitad de semana… Pero de no deja de resultar interesante, merecer la pena.

    Un fuerte abrazo y seguimos trasteando.

  3. Bueno, Ugo, también hay algún cardo… Pero sí, no está mal que nos engañemos de vez en cuando pensando así.
    Gracias por tu comentario.

    El texto que, en efecto, es muy hermoso, compa Manuel, refleja un estado de ánimo personal que se arrastra desde las últimas semanas del año pasado. Mi intención era buscar un diálogo chocante, de una comedia a ser posible, para seguir la línea más habitual, pero, simplemente, estos días me cuesta todo lo que tiene que ver con las risas.
    Abrazos.

    Larraz, mientras sea por la cabeza…

  4. Recuerdo el día en que fui al cine a ver esta película. Recuerdo con quien fui a verla. Hay películas que a uno le traen muchos recuerdos debido al momento en que las vio. Recuerdo que disfrute mucho viendo esta película. Un abrazo.

  5. Todo en Spike Jonze es extraño, Roberto,y sin embargo, sugerente, extrañamente poético. Aquí hasta Cage estaba admisible…

    Somos las películas que hemos visto, Álex, como escribe Garci. La nostalgia se siente por el olfato, se dice, pero se ve por el cine.
    Abrazos

    Yo en cambio, Marcos, pienso que es peligroso guiarse sólo por la pasión. E incluso dañino, para uno mismo y, por lo general, también para los demás.

  6. querido Alfredo: muy amante de las plantas, no lo soy de las orquídeas. Demasiado complicadas, efímeras, orgullosas. Me basta con verlas en los escaparates y gozar de ellas por unos instantes.
    Como esas bellezas que pasan a nuestro lado y a pesar de nuestro manifiesto interés, sabemos que nunca nos corresponderán, no gustan de mis cuidados o exigen demasiado. ¿Para qué luchar por lo inalcanzable habiendo otras especies más cercanas?

  7. La película no la he visto; la frase tiene mucha enjundia, Alfredo; tanta, como cualquier reflexión sobre algo tan lejano de esa serena virtud como es la pasión, que no suele regirse por nada razonable; creo que hay que ser muy valiente -y muy loco- para entregarse a una pasión, por inocua que ésta parezca.
    Hoy mismo -de hecho, ayer- un amigo me hablaba de la pasión de un amigo común por algo tan supuestamente inocente como una determinada marca de coches, y me quedé pasmado de las repercusiones de dicha pasión.

    Saludos.

  8. Jo, eso que cuentas me recuerda un fenómeno que jamás he comprandido, la cosa esa de la parafilia: ya sabes, esta gente que desarrolla pasiones de tipo sexual por objetos a los que cuida, adora y trata como si de una pareja de cama se tratara, ya sean coches, ordenadores o teléfonos móviles… Y pensaba que lo había visto todo, pero resulta que ahora en Taiwán se lleva otra cosa: casarse uno consigo mismo. Ojo con las pasiones, porque las hay bajas, sí, pero las peores son las subterráneas.
    Saludos.

  9. Amé esta película. Soy fan de Charie Kaufman. Y me encanta tu blog, me da risa, me da recomendaciones, me hace querer ir al cine.

    ‘You are what you love. Not what loves you back’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .