Mis escenas favoritas – Impacto súbito

Impacto súbito, de 1983, dirigida por Clint Eastwood, es otra de las flojas secuelas de la serie que siguieron al gran éxito de Don Siegel Harry el sucio (1971), basado a su vez en la historia real del asesino del zodiaco que luego adaptaría David Fincher en Zodiac. En esta continuación, cualquier atisbo de inteligencia, profundidad o agudeza en el retrato de la decadente vuelta a la realidad de los setenta y ochenta tras la época del flower-power de San Francisco y todo rastro de intringa y suspense es sustituido por un guión ridículo cuyo único vehículo es la violencia y la necesidad de dotar de trabajo a la por entonces pareja de Eastwood, la mediocre (en todos los aspectos) Sondra Locke. Sin embargo, esta escena del ascensor resume el espíritu de un personaje que, junto a sus héroes del western, ha convertido al actor Clint Eastwood en un icono cinematográfico imperecedero.

21 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – Impacto súbito

  1. Buena lección sobre lo que se puede hacer con una cagada de perro…, la chica del cuaderno es la más dura de todos… impasible. Los demás es que se cagan…
    Besos
    Hildy

  2. ¿Te has dado cuenta cómo abre el plano cuando devuelve al naricillas con sus colegas? Ese ascensor es tan profundo como el fondo de armario de la Preysler.
    Que me hacía a mí gracias el naricillas, Oye.

  3. Con lo malo que es eso en un ascensor, mi querida Hildy…
    Besos

    Como los de los hospitales, Raúl, en sentido inverso. Pero es que si no, no se puede empujar a nadie en el ascensor sin pulsar todos los pisos.

  4. He de confesar, compa Alfredo, que la “serie Harry” de Clint Eastwood es para mí territorio completamente ignoto: no he visto ni una (y no por falta de curiosidad; éstas, aunque no sean de mi “rollito”, también hay que verlas, claro…). Me ha llamado la atención, sobre todo, más allá de lo brutalmente representativo de la escena que has escogido (dicho sea lo de brutal sin segundas; o sí, a qué engañarnos…), el detalle de esa vena en la frente que se le inflama como si fuera a reventar: si la miras con una lupa, ves que por ella no corre sangre, sino jugo de testosterona… Ah, y me ha hecho gracia el apunte sobre Camryn Mannheim (y gracias también a Dante, yo no la hubiera reconocido ni con un cartelito encima…): salía, entre otras quinientas mil (que no he seguido), en una que sí seguía con interés, El abogado, protagonizada por Dermott Mulroney, y que me resultaba bastante potable. Y no lo hacía nada mal, no…

    Un fuerte abrazo, buena semana, y seguimos trasteando.

  5. Dylan McDermott, más bien…
    La serie de Harry se agota en sus dos primeras entregas. Aunque a “Harry el sucio” (que por cierto, creo que puedes ver en LaSexta una noche de éstas) la crítica la despachó con un furibundo rechazo como fascista y retrógrada (no entendieron nada, está claro, aunque todo se debió a que la crítica Pauline Kael sentaba doctrina casi unánime, y ella era rarita de narices), es una película notable. Su continuación, “Harry el fuerte”, no es más que una respuesta aclaratoria a los críticos que no entendieron su predecesora. Las siguientes, todas ellas, prescindibles.
    Un abrazo

  6. Es correcto, compa Alfredo. Para mi consuelo, son tantas las veces que me he confundido con los nombres, que ya he perdido la cuenta… Sobre lo de ver a Harry en una emisión de La Sexta, mejor va a ser que no: mis neuronas están ya muy tiernitas (reblandecidas, más bien…), y, por más endeble que sea la trama, con esos tutes de publicidad que meten, seguro que me pierdo…

    Un abrazo.

  7. Ok, no puedo estar más de acuerdo contigo; el cine en LaSexta 1 es deseperante, generalmente por malo. Pero en LaSexta 3 apenas ponen publicidad, emiten en dual y en buen formato, y es una absoluta delicia cuando los cinco títulos que ponen al día valen la pena, aunque tampoco es así siempre.
    Abrazos

    1. Algo común a todas las sagas, me temo, Roberto, exceptuando un pequeño grupo de trilogías (Leone, Ray, Mann -me refiero a Anthony, por supuesto-, quizá Coppola, y pocas más).

  8. La película es de las flojitas de Eastwood, sin duda alguna: de hecho, creo que ninguna de las que sirven a la Sondra como vehículo para demostrar sus habilidades me ha gustado nunca excepto la primera colaboración de ambos.

    Harry Callahan fue perdiendo fuelle con el paso del tiempo aunque siempre tuvo momentos “estelares” como el que hoy nos presentas, Alfredo. Y no puedo menos que mostrarme totalmente de acuerdo con lo dicho por Raúl, que, además, me ha hecho soltar la carcajada.

    Un abrazo.

  9. Uy, no sé Larraz, como dice un buen amigo mío, los guionistas de la vida son peores que los del cine…

    Muy muy flojita incluso, Josep. A mí con Sondra me gusta mucho “El fuera de la ley” y también “Ruta suicida”. De sus otras cinco colaboraciones, “Bronco Billy” me parece más virtuosa por lo que trata y evoca que por la propia película en sí, y “Duro de pelar” me hace bastante gracia.
    Abrazos.

  10. Totalmente de acuerdo.¿Sabes cuál es mi película favorita del viejo Eastwood; El fuera de la ley.No hace mucho revisité Harry el sucio.Me gusta esa escena en donde Harry camina por la calle con su pistolón en una mano y un perrito caliente en la otra.De Impacto súbito,creo que tú ya los has dicho.
    Un abrazo.

  11. No me extraña. A mí de “Harry” me encanta la escena del estadio, y también el final, cuando arroja la placa. Mucha enjundia, y, como ocurría con el bueno de John Ford, muy mal interpretada durante décadas.
    Un abrazo.

  12. Valoracion de Don Slegel, porfa. Ahora, ponían en la tele autonómica una suya que parecía estar muy bien pero la he dejado por otras obligaciones, evidentemente, no ésta de escribir aquí. S etitulaba Brigada homicida.

    1. Pues valía la pena verla, Carlos. Siegel me gusta bastante. Es uno de esos directores que empezaron en el oficio tras la Segunda Guerra Mundial, y que tienen cosas mejores y peores, pero en conjunto, una obra llena de títulos apreciables, desde “La invasión de los ladrones de cuerpos”, obra maestra de la serie B a “Código del hampa”, “Dos mulas y una mujer”, “Harry”, “El seductor”, “La gran estafa”, “El molino negro”, la última película de John Wayne, “El último pistolero”, “Fuga de Alcatraz”… Para que te hagas una idea, es una especie de mezcla entre Sam Peckinpah y Clint Eastwood; ni tan en bruto como el primero, pero tan poco tan lírico, ni tan estilizado como el segundo.

  13. Es buenísima, parece que mide el tiempo del ascensor con cada frase. Y sobre todo los personajes de este tipo de Clint Eastwood siempre me han despertado el lado más salvaje.

    Abrazos

Responder a larraz Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .