Música para una banda sonora vital – Barry Lyndon

Sólo la música de Händel y Schubert, entre otros, en concreto su Zarabanda y su Trío para piano, respectivamente, podía acompañar con justicia las emotivas, conmovedoras, tristes y espectacularmente bellas imágenes de Barry Lyndon (1975), la obra maestra de Stanley Kubrick basada en el texto de William Thackeray.

Como en sus otros filmes, el tema de Barry Lyndon es el enfrentamiento entre la razón y el caos, y como en buena parte de su filmografía, examina esta oposición a través de la guerra o del estudio de sus efectos en los personajes. Kubrick, cineasta integral, supervisaba personalmente todos y cada uno de los aspectos de sus películas, desde los doblajes para el extranjero a las músicas compuestas o escogidas para cada secuencia, práctica de la que son buena muestra estas dos piezas brillantísimas.

22 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital – Barry Lyndon

  1. A ver si la veo, muy buena música, grande director Stanley Kubrick.
    Saludos, cada vez que publicás una entrada, me emociono.

  2. Gracias, Nyam65; pero lo que emociona realmente es la película. En su tiempo la crítica la machacó. Ahora, sin embargo, cuesta encontrar películas que trasladen tan perfectamente el universo pictórico a la imagen en movimiento. Hermosura, sensibilidad, mezcla de lo más especial.

  3. ¿Y también aceptó él a Veronica Forqué para doblar a la chica del resplandor ? Pues falló un poco, al menos para nuestro criterio.
    La peli histórica de Kubrick… Cómo tiene al menos una de cada género… A ver cuando la puedo ver.
    Y qué decir de las músicas, pues que son hermosísimas, sobre todo la de Schubert.

  4. Las piezas una gozada…, la confesión vergonzosa: Todavía no he visto Barry Lyndon…
    Sólo me quedan tres películas por ver de Kubrick y una de ellas es ésta.
    Besos
    Hildy

  5. Pero nunca, nunca, Roberto. Mira que le dieron caña a “Eyes wide shut” (aprovechando que él había muerto antes del estreno), pero no.

    Efectivamente Carlos, lo eligió él, sí, y la cagó. Pero, no te creas, aunque parezca que cada película va de un género, todas hablan de lo mismo: de las relaciones entre el orden y el caos y de la guerra y la violencia como metáfora perfecta de esa lucha.

    Ay, Marcos, madre mía… Hay que remediarlo ya. Hablamos.
    Un abrazo

    Ay, Hildy, que me da el telele… Hija mía, ponla en la lista de inmediatas porque te va a encantar. La vas a disfrutar hasta extremos nunca vistos, ya te lo digo.
    Besos.

  6. ¡Que maravilla de película!.
    Siempre que quiero escuchar Sarabande me la pongo con imágenes de esta peli.
    Me has alegrado la noche de este domingo que cierra una semana algo complicada.
    Gracias.
    Saludicos.

  7. en una noche de insomnio cualquiera me emociona oir la musica de esta maravillosa pelicula,que acabo de re-ver en la tv y que ya no recordaba.Resulta que esamelodia,que tanto perseguía hacia largo tiempo es SARABANDE de Haendel.

  8. Para los muy aficionados a la música clásica, solo deciros que Zarabanda es una adaptación de una suite para clave de Haendel, exactamente la Suite n 4 en D minor (hay otra suite n 4 en E minor) os aconsejo que la oigáis completa tal y como fue concebida y se oía en el S XVIII en tiempos de la acción de Barry Lindon os transportará a la época, el 1 mov Allemande es magnifico.

    El Cello Concert 3 mov de Vivaldi es una sonata para Cello y continuo 3 mov largo exactamente la RV 40.

  9. Casi, casi, casi la veo entera. No pudo ser. El sueño me vencía… Pero lo que vi me gustó mucho. Y lo que escuché también. Algo bueno tenía que poner la tele de la Iglesia -y no digo que siempre esté en desacuerdo con lo que predican en sus programas- aunque la calidad de la imagen era nefasta (no sé de que depende pero los personajes todos aparecían anchos y bajitos) Sólo pude aguantar hasta que, el prota enrolado a la fuerza en el ejército prusiano, salva al oficial y es distinguido con honores.
    Lo que más me gustó… pues el humor que destila en todas situaciones (en el falso duelo con el rival amoroso, en el atraco con los “profesionales” de ese “oficio”…) y también el lirismo (y sensualidad) de las tiernas escenas del principio, bueno y el análisis psicológico de los personajes, algo en lo que hizo hincapie la presentadora y que pude constatar.
    También me interesaron las escenas bélicas de una forma de hacer la guerra que he visto pocas veces. ¡Qué irónico y qué terrible ese avanzar hacia la muerte bajo una alegre marcha militar, mientras a derecha e izquierda van cayendo los compañeros!
    Un día más propicio la terminaré de ver porque seguro que me perdí lo mejor.
    ¡Ah! y gracias porque si no hubiera sido por esta recomendación, habría pasado olímpicamente, con seguridad.

    1. Pues te falta media película, más o menos…
      Es curioso cómo en los canales de la Iglesia se programan películas que la propia Iglesia censuró, descalificó o atacó en su día. Fíjate, la otra tarde pusieron “Con él llegó el escándalo”, de V. Minnelli. Obviamente, les pasa como al pobre J.M. de Prada: ponen el cine sin saber realmente lo que están poniendo.
      De esta película, para mí, destacan dos cosas: 1) su forma pictórica: cada plano es una pintura romántica (el propio Kubrick escogió entre varios pintores románticos ingleses las estéticas para su filme); 2) su naturaleza cómica, irónica, a pesar de no parar de contar cosas serias, realmente dramáticas.
      La luz y la música son de las más bellas que ha habido jamás en una película. Lamentablemente, nos quedamos con las ganas de ver el “Napoleón” de Kubrick.
      Gracias a ti por seguir la recomendación.

      1. Es pura pintura de la época. Kubrick invirtió muchísimo tiempo en estudiar la obra de algunos pintores románticos para emular su luz en la pantalla. Y los resultados, en comparación con las obras de referencia, son sorprendentes.

  10. ¿Cómo? ¡Más de tres horas! Pues si como dices hace Napoleón…no se habría muerto: aún estaría rodándola.
    ¿Y que dices del Prada? ¿qué?

    1. Cuando pases por algún centro comercial con librería especializada en cine (bueno, cuando pases por Fnac), fíjate en que suelen tener un libraco gordísimo e interesantísimo (y prohibitivamente carísimo) sobre el proyecto napoleónico de Kubrick, en el que aparece prácticamente todo, esbozos de guión, de localizaciones, de planificación, vestuario, etc. Interminable, meticuloso, en su línea, vamos. Al final no salió adelante precisamente por eso, por imposible.
      En cuanto al Prada, hablaré poco porque no merece más espacio: en su programa, a menudo, ponen películas a través de las cuales pretende vender su cavernario discurso ideológico, y muy a menudo, por no decir casi siempre, excepto cuando ponen cine franquista, las propias películas demuestran que Prada no dice más que idioteces, y que el presunto contenido ideológico de las cintas es justamente el contrario al que Prada pretende ver. Pero bueno, es un poco inútil ese hombretón…

Responder a Roberto Malo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .