John Ford, pintura en fotogramas


Edward Hopper. El faro de Two Lights.

Durante su infancia, en Portland (Maine), John Fenney (más conocido años más tarde como John Ford) pudo disfrutar de la amistad y la compañía del pintor americano Winslow Homer (nada que ver con el Homer de Springfield…). En sus pinturas encontraría décadas después la inspiración para la magnífica composición de sus escenarios rurales, campestres, navales y náuticos. En compañía de Winslow descubrió la obra de otros grandes pintores norteamericanos (Edward Hopper, Frederic Remington, Charles M. Russell) en los que halló la inspiración directa de lo que en el futuro sería el reconocido talento del director norteamericano para el encuadre y la recreación de atmósferas, especialmente para sus westerns.

Homer Winslow

Frederic Remington

Charles M. Russell

Anuncios

Cine de verano – El nacimiento de una nación (David W. Griffith, 1915)