Mis escenas favoritas – El cielo sobre Berlín

Mágico momento -junto a aquellos en los que aparece Peter Falk- de la brillante película de Wim Wenders El cielo sobre Berlín, filmada en 1987. Como ocurre tantas veces, la película fue recompensada con una estúpida versión de Hollywood que nos negamos a consignar aquí.

Anuncios

22 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – El cielo sobre Berlín

  1. Wenders realizó a mi juicio por lo menos dos obras maestras,Cielo sobre Berlín y Paris Texas.Creo que Wenders necesita a su lado buenos escritores a la hora de realizar una película;Peter Handke y Sam Shepard.También cabe destacar El miedo del portero al penalty,bueno, a mí me gusta esa película.
    Cielo sobre Berlín es una película fascinante con una puesta en escena que todavía me maravilla.
    Un fuerte abrazo.

  2. A mí me gusta mucho también “El amigo americano”, más todavía teniendo en cuenta la colección de directores que participan en ella como actores.
    “París, Texas” es una debilidad personal.
    Abrazos

    Y encima con el careto de asomado que tiene Nicolas Cage desde “Leaving Las Vegas”, lo último decente, que yo recuerde, que hizo.

  3. No conozco esta película de Wenders, así que la paso a la lista, aunque he de reconocer que sin mucho entusiasmo: la sensación que me dejó Paris Texas no fue nada halagüeña y esa sí es una asignatura pendiente, la de darle otro repasito para comprobar si es que realmente no me gusta… 😉

    Un abrazo.

  4. Pues toca ponerse a ello, Marcos. Aunque ya te advierto que es otro rollo.
    Abrazos

    A decir verdad, Josep, a mí Wenders me gusta mucho mucho, pero sólo a ratos; lo que no me gusta, no me gusta nada. Me quedo, además de las citadas, con “Llamando a las puertas del cielo”, y eso por Sam Sephard.
    Un abrazo.

  5. Apoyo las bondades de “El amigo americano”, y la escena que nos traes magnífica. Por cierto,Wenders ha estrenado, tímidamente, en algunas salas españolas Pina, un homenaje a su amiga y bailarina Pina Baush, experimentando con el 3D, una maravilla visual que vale la pena ver en pantalla grande. Tantos años después y continua innovando en esto del cine, porque el uso de esta técnica nada tiene que ver con las producciones últimas con las que Hollywood ha promocionado el recurso.

    Salu2

  6. Por suerte, Babel. Lo que ocurre es que, así como algunos sólo piensan en el público y en la taquilla, otros no piensan en él para nada. Yo prefiero un equilibrio, no me va mucho el cine-onanismo.
    Saludos.

  7. Fantástica peli de Wim Wenders,me ha costado mucho encontrarla en alemán, pues considero que la traducción, como todas, pierde muchísimo.
    Chau,
    Silvia.-

  8. Como no comprendo el marco de la respuesta, y sin querer extenderme, seré breve: La última película de Wenderes, Pina 3D, de onanismo nada de nada, más bien acercamiento al público de algo que siempre quedó para el limbo de las élites. La que usted reseña en este post, o El amigo americano, pues como que tampoco. Y aquí me veo yo defendiendo a Wenders cuando nunca fue de mis favoritos, en términos generales…

    Bueno, más saludos.

  9. Me refiero a cosas como este proyecto de Wenders, o las últimas películas de Saura, la deriva del cine de Godard… Películas tan tan suyas, construidas bien para dar rienda suelta a sus caprichos en algunos casos, más bien como monumentos al ego en otros (eso va por Godard), que descuidan el hecho de que las películas cuentan algo… a alguien. Y la última de Wenders, por lo reducidísimo del espectro de su propuesta, y por el vehículo utilizado, unas 3D que no son ninguna novedad real en esto del cine, apuesta decididamente por lo minoritario, si no por lo clandestino.
    Saludos.

  10. Esto… supongo que ¿la ha visto? Si no, con todos mis respetos, solo sumríamos tópicos. Y creo que mete en la misma botella agua y aceite (va por Saura, o por Godard, como prefiera).
    Quede todo en el terrreno de las opiniones, claro. Un placer leerle.

  11. El placer es mutuo.
    En mi opinión, y es mi opinión, hacer cine documental es minoritario. Hacer cine documental en 3D, lo es aún más. Hacerlo sobre una bailarina alemana, semi-desconocida, por no decir ignorada, por la inmensa mayoría del gran público, reduce el espectro de éste a la mínima expresión. A eso es a lo que me refiero. Lo cual no merma para nada, el mérito técnico-artístico de Wenders. Pero me da la impresión de que no es cine para el público, sino para sí mismo, y eso lo iguala con los casos que he citado anteriormente. El “Don Giovanni” de Saura merece seguramente elogios en muchos apartados, pero no es una película popular.

  12. … Ay, yo tengo unas ganas locas, si es que dura hasta que me recupere del todo, de ver PINA. Las imágenes que he visto por televisión me han dejado en el sitio. También han estrenado un pequeño documental sobre un proyecto de Pina, cuando estaba todavía viva, que monta una pieza musical con adolescentes no bailarines (algo similar al documental, que me resultó emocionante, ¡Esto es ritmo!).
    Me ha encantado vuestro diálogo constructivo (entre Babel y tú, mi querido Alfredo).

    En cuanto a Wenders reconozco mi poca sabiduría sobre su cine. Tan sólo he visto París-Texas y El amigo americano. Cielo sobre Berlín tengo la desgracia de solo haber visto trozos de la versión americana cada vez que la pasan por la tele… ¿para tu tienda de los horrores?

    ¿Hay alguna otra, aparte de Cielo sobre Berlín o Pina, recomendación para seguir descubriéndole…?

    Beso enorme
    Hildy

  13. Es que con gente así vale la pena intercambiar ideas y comentarios. Creo que al final, a pesar de mi torpeza, conseguí explicar justo lo que quería dar a entender, sin demérito alguno para Wenders o los otros directores. Personalmente, considero que el cine es un arte, sí, pero un arte popular. Pensar en el público, en un público activo, es tan importante como el guión, y creo que hay directores, ya consagradísimos y de vuelta de todo, que hacen películas para su ombligo, y no para el público. No digo que sea el caso concreto de “Pina”, pero quizá sí de Wenders.
    Tampoco está mal “Tan lejos, tan cerca”, o “Llamando a las puertas del cielo”. Pero “Tierra de abundancia”, además de resultar más obvia y plana, me aburrió sobremanera.
    Besos

    1. Si, pero no quería dejar de opinar respecto a la escena, que me parece muy interesante. Para mí, está llena de simbolismo: desde el murmullo, casi un griterío, del pensamiento de los lectores, al lento, cuidadoso paseo por las galerías de la biblioteca en una suerte de “descubrimiento” a la forma en la que uno de los “ángeles” coge un lápiz. En resumen, un rosario de gestos, de acciones muy interesantes y cargadas de cierto drama.

      1. Efectivamente, muy bien traído (qué lujo de comentarios disfrutamos aquí…). Y fíjate cómo la cámara, en su deambular lánguido o en el uso de planos cortos o en los ligeros travellings, se acopla perfectamente a esas sensaciones. Qué bueno es Wenders… a veces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s