Autopista al infierno: Un sombrero lleno de lluvia

El gran éxito en Broadway de la obra de teatro de Michael V. Gazzo A hatful of rain, protagonizada por Steve McQueen, propició, como suele ser habitual en estos casos, su inmediata traslación a la gran pantalla en 1957. El director elegido por la 20th Century Fox, Fred Zinnemann, uno de los grandes de entre los emigrados que hicieron a Hollywood lo que fue, apostó, con guión del propio autor, por la conservación de los esquemas puramente teatrales, concentrando la acción en el apartamento en el que se sitúa la obra, y salpicando el metraje, de algo más de dos horas de duración en un eficaz blanco y negro, de pequeños respiros en exteriores urbanos de Nueva York que permitieran deslocalizar la acción para limitar la sensación de claustrofobia, no obstante explotada al máximo en los momentos en que la tensión dramática así lo requiere, así como para ofrecer, a través de la combinación de las imágenes en penumbra de la noche neoyorquina y de la música urbana de tonos jazzísticos de Bernard Herrmann, una plasmación simbólica de los dramas internos teñidos de luces y sombras que sacuden a los distintos personajes, especialmente a su protagonista, Johnny Pope (Don Murray). Todo ello para sumergirnos en el drama insostenible de un antiguo veterano de la guerra de Corea cuyo plácido futuro familiar viene empañado por un peligro inminente: su adicción a la morfina.

La primera imagen que preside los créditos iniciales resulta especialmente ilustrativa en ese sentido: una calle neoyorquina, recta, perdida en la distancia, sometida a la gigantesca presencia de un puente sobre el que bulle el tráfico, y un personaje, John Pope padre (Lloyd Nolan), que se acerca hacia la cámara desde el horizonte del plano. John Pope llega a la ciudad desde el sur para visitar a su hijo Johnny y a su nuera Celia (Eva Marie Saint), que están además esperando su primer hijo, pero con un propósito secreto: llevarse de vuelta los cinco mil dólares que su hijo menor, Polo (Anthony Franciosa), que vive con la pareja y que trabaja en un bar, le ha prometido para ayudarle a poner en marcha un negocio. El encuentro posee además otros múltiples ingredientes que hacen de este drama una historia de gran altura: el matrimonio de Johnny y Celia no termina de funcionar tras los primeros meses de casados, la relación de John con sus dos hijos, ambos hermanos pero adoptados en conjunto años atrás, no ha sido históricamente buena y ha llenado de resentimiento a los tres, y además Polo siente una pasión desmesurada por su cuñada, aunque se niega a traicionar a su hermano. Pero el gran drama es la oculta adicción de Johnny a la morfina, que no ha dejado de deteriorar su vida laboral hasta ocasionar su despido y que amenaza con dilapidar algo más que los cinco mil dólares que Polo guardaba para su padre por culpa de Madre, su camello (un soberbio y odioso Henry Silva), siempre acompañado por su grupo de secuaces violentos y tan esclavos de su adicción como Johnny…

Pese a no contar con Steve McQueen encabezando el reparto, lo que hubiera dado a la película un mayor tirón comercial y quizá un mejor paso a la memoria colectiva, Zinnemann dirige de manera magistral a su grupo de actores: Nolan resulta absolutamente creíble en el papel de padre interesado y resentido, falto de cariño real para con sus hijos; Saint parece haber desarrollado en madurez y amargura, conservando partes de dulzura y candidez pero habiendo ganado en fuerza y carácter, su inolvidable personaje de La ley del silencio; Franciosa, habitualmente plano e intrascendente, encarna a la perfección con una vibrante tensión apenas contenida a este hermano consumido por la preocupación y los deseos de ayudar a Johnny, incluso hasta el propio perjuicio, y por el amor hacia Celia; Murray, quizá el menos dotado de todos, brilla especialmente en los momentos en los que hace su aparición la desesperación del síndrome de abstinencia; y Silva personifica el mal a conciencia, la tentación y la falsa protección maternal de quien busca la ruina ajena para su propio provecho, secundado por una colección de tiparracos de la peor especie, por más que alguno llegue a sentir compasión de la fragilidad de Johnny al contemplar el desastre en el que va a sumirse.

Zinnemann maneja la historia con pulso y tensión, consigue crear una caldera de emociones intensas a punto de estallar en cada rincón del apartamento, o igualmente en la habitación del hotel de John, mientras que utiliza las imágenes en exteriores para crear transiciones que permitan tomar aliento entre escena y escena o para ilustrar en imágenes el hundimiento físico, moral y personal de un adicto a las drogas. La película contiene secuencias de enorme poderío dramático fenomenalmente interpretadas: la llegada de John a casa de sus hijos y la aparición de las primeras disensiones que permiten adivinar que bajo su cordialidad recíproca hay toneladas de desplantes y rencores; la llegada de Madre y sus esbirros y la charla con Johnny en el rellano de la escalera; la conversación de Johnny y Celia en la que se confiesan estar viendo morir su amor; la declaración de Polo a Celia en la cocina; el último hálito de esperanza final de Johnny y Celia, abrazados, aguardando una larga y dura lucha que les permita seguir queriéndose en el futuro…

El magnífico texto trata primordialmente de cómo la adicción a las drogas causa el deterioro integral no sólo de la víctima sino también de sus relaciones personales, sociales y laborales, así como el efecto de arrastre que genera en todos los seres queridos a su alrededor, pero aborda igualmente otras cuestiones secundarias de gran importancia que en la película no son baladíes: las relaciones intergeneracionales, especialmente en el caso de las adopciones, los problemas de la vida matrimonial y de la maternidad, los amores imposibles y/o no correspondidos, el tráfico de drogas como lacra social, el trauma psicológico de quienes han asistido a los horrores de la guerra, el uso “institucional” de las drogas para mitigar en los soldados los efectos perniciosos de lo que ven en el frente… Una película riquísima en matices, en lecturas, repleta de tensión, con diálogos excelentes, interpretaciones al límite, emocionalmente extenuantes, agotadoras situaciones tensas y emotivas, y con una conclusión dura pero esperanzada. Un drama más que recomendable que, sustituyendo la morfina por otras sustancias, o por incluso otros fenómenos, se encuentra anclado en la permanente actualidad.

Anuncios

11 comentarios sobre “Autopista al infierno: Un sombrero lleno de lluvia

  1. Ay, amigo Alfredo, no la he visto y no sabes cómo me ha apetecido conseguir esta película y hundirme en ella tras la lectura de tu post. ¿Es fácil de conseguir? Qué ganas. Me ha encantado. Normalmente Zinnemman no suele decepcionarme. Me has dejado con ‘mono’ de película.
    Besos
    Hildy

  2. ¡Plas!¡Plas!¡Plas!¡Plas!¡Plas!

    Me levanto para aplaudir una reseña estupenda, Alfredo, de una película que apenas recordaba de un lejanísimo pase televisivo y que he ido reviviendo gracias a tí.

    Conforme seguía tus sensaciones, se incrementaba la percepción de lo grande que el cine puede llegar a ser y, por desgracia, lo débil que es actualmente en una época en la que dramas como ése siguen siendo actuales pero nadie sabe presentarlos al público con la garra necesaria; aunque bien mirado, ni con garra ni sin ella, porque es un tipo de cine que apenas se estrena…

    Me parece que la apunto para disfrutarla de nuevo…

    Enhorabuena por la reseña, amigo.

    Un abrazo.

  3. Te la recomiendo vivamente, mi querida Hildy, no va a defraudarte. Imagínate una atmósfera pesada tipo Tennessee Williams, un blanco y negro en Cinemascope, y diálogos como dagas…
    Conseguirla, uf, no lo sé. Yo me la encontré por casualidad.
    Besos

    Gracias, Josep.
    Actualmente se ha perdido profundidad, capacidad de transmitir más con menos. Las películas se llenan de cosas, de acontecimientos, de sucesos y de palabrería, de manera que las películas son más rápidas, pasan más cosas, pero peores, más superficiales, banales y repetitivas. Más lugares comunes. Se ha perdido mirada, en suma. Es cine unidimensional en general.
    Gracias de nuevo.
    Un abrazo

  4. ¡Me cago en la leche! O no la he visto, lo que me avergonzaría, o mi memoria falla más que una escopeta de feria, pero en estos momentos no tengo ni el menor de los recuerdos sobre esta peli para poder comentar como dios manda. Y claro, ni me voy a limitar a alabar tu entrada una vez más, ni voy a empezar con generalidades.

  5. Dentro de un texto que desprende la (altísima) calidad habitual de todas tus reseñas, me ha llamado la atención, sobre todo, ese apunte que haces acerca de la profundidad con que se aborda el tema de la adicción, y que creo que es algo que cabe hacer extensivo a otras pelis que, enmarcables también dentro de lo que podríamos denominar cine clásico (aun con cierta distancia temporal), se movieron en terrenos similares, como los del alcoholismo (la excelente Días sin huella, de Wilder, o Días de vino y rosas, de Edwards, también muy buena). Supongo que las diferencias de tono a la hora de abordar estas temáticas, mucho más grave en las pelis antiguas en relación con las actuales, obedece, entre otras cosas, a la trivialización generalizada con que se viven estos fenómenos actualmente, lo cual permite un tratamiento cinematográfico más liviano, por un lado, y más abierto, por otro –eso sí, sin entrar en el tema de las calidades, que esa es harina de otro costal, por supuesto…-. Pero sí que sería este tema para darle más de una vuelta y más de dos. Comme il faut…

    Un fuerte abrazo y buen jueves.

  6. Es una película que le tengo mucho cariño por razones que no vienen ahora al caso.Justa reivindicación,amigo.Por otro lado,Fred Zinnemann, como bien sabes,ha sido un director vilipendiado por asuntos que tampoco vienen al caso,pero a mí, personalmente,su carrera cinematográfica me resulta admirable.No hace falta mencionar sus mejores películas,pero son de esas que uno lleva en el corazón de la memoria.

    Un fuerte abrazo.

  7. Hola!! Me asomo,tímidamente… ¿Se puede?
    Me va a costar ponerme al día, amigo… Pero aquí estamos. Comienzo por este sombrero lleno de lluvia, intentando conseguirla. Haces que apetezca verlas… Llover ha llovido, pero me temo que mucho tendrán que ver las situaciones reflejadas en ella con las que vivimos hoy.
    Besos y una sonrisa.

  8. Gracias, Manuel.
    Bueno, si añades a las que citas películas como “El hombre del brazo de oro”, de Otto Preminger, con Sinatra convertido en un adicto a las drogas, o, más cercanas, “Posibilidad de escape”, de Paul Schrader, de la que hablaremos pronto por aquí, espero, o incluso “Requiem por un sueño” de Aronofsky, o también “Drugstore cowboy” o “Mi Idaho privado” de Van Sant, al final parece que la cuestión no es tanto de época como de mirada. Ciertamente, y creo que los sesenta, San Francisco, Vietnam y demás, tienen mucho que ver con que haya habido cierta evolución al encarar la cuestión de las adicciones en general y de las drogas en particular. Digamos que menos “inocente;” no desde fuera sino desde dentro. Creo que donde en el cine más clásico se trataba de ser exhaustivo y realista pero “blanco”, la experiencia del 68, la “democratización” y la presencia pública asimilada de las drogas y los drogadictos ha permitido mostrar el lado más “negro” y sucio, menos presentable, más real quizá, aunque por eso mismo, en general, el tono y la intensidad de las historias haya variado. Bueno, que me enrollo.
    Gracias otra vez. Un abrazo

    Intrigado me dejas, Francisco; creo que en la próxima ocasión te haré darte un par de lingotazos para sonsacarte. O mejor, te invitaré a pavo recién horneado…
    Abrazos fuertes

    Cien por cien actual, Ana, no lo dudes. Cambia el escenario, la moda, las formas, los vestuarios y los peinados, nada más. El drama es eterno, me temo.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s