Diario Aragonés – The artist

Título original: The artist
Año: 2011
Nacionalidad: Francia
Dirección: Michel Hazanavicius
Guión: Michel Hazanavicius
Música: Ludovic Bource
Fotografía: Guillaume Schiffman
Reparto: Jean Dujardin, Bérénice Bejo, James Cromwell, John Goodman, Penelope Ann Miller, Missi Pyle, Malcolm McDowell, Ed Lauter
Duración: 100 minutos

Sinopsis: George Valentin es una estrella del Hollywood dorado de la etapa del cine mudo. Con la llegada del cine sonoro en 1927 su suerte empieza a declinar al mismo tiempo que Peppy Miller, antigua figurante de sus películas, se convierte en la actriz del momento.

Comentario: La película de Michel Hazanavicius esin duda valiente, una audacia que viene respaldada por el magnífico resultado final. De producción francesa, aborda la cuestión, ya tratada múltiples veces en anteriores películas -especialmente en dos grandes obras maestras como El crepúsculo de los dioses (Sunset Boulevard, Billy Wilder, 1950) o Cantando bajo la lluvia (Singin’ in the rain, Stanley Donen y Gene Kelly, 1952)-, del efecto que el paso del cine mudo al sonoro tuvo en la carrera de muchos directores, productores e intérpretes del Hollywood clásico, y de cómo, a la manera del futuro crack del 29, sólidas y muy bien remuneradas carreras en el cine derivaron prácticamente de un día para otro en la ruina, la pobreza, la marginalidad e incluso, en no pocas ocasiones, el crimen, la cárcel, el suicidio o el asesinato.

El guión de Hazanevicius particulariza esta historia en el caso de un actor ficticio de nombre George Valentin (Jean Dujardin), arquetipo que representa la imagen, algo más que inspirada en Douglas Fairbanks, del típico galán del cine de aventuras y acción de la época, entre altivo y algo payaso, bailarín, comediante y atleta capaz de innumerables prodigios físicos en la pantalla. En él se personifica la postura de algunas grandes figuras que, como Charles Chaplin, se resistieron todo lo posible a introducir el sonido en sus películas -Chaplin no “hablaría” en la pantalla hasta nada menos que Tiempos modernos (Modern times, 1936), u otras que, como Buster Keaton, simplemente no encontraron su lugar en el nuevo panorama y se hundieron en la depresión, la ruina y el alcohol. Por el contrario, Peppy Miller (Bérénice Bejo) personifica el efecto contrario (aunque innumerables actrices padecieran la caída en desgracia por la ausencia de una voz pareja a su presencia en pantalla, algo que acarreó no pocos suicidios a base de barbitúricos y somníferos en su día), el rápido ascenso del gracejo de la expresión unido al carisma ante la cámara [continuar leyendo]

Anuncios

24 comentarios sobre “Diario Aragonés – The artist

  1. Mi estimado 39 escalones lo malo es que no creo que genere escuela. Tengo muchas ganas de verla y degustarla. Me hubiera encantado haber podido entrevistar a Hazanavicius, pero es que uno no da para más, para uno interesante que viene, voy y me lo pierdo, ya sé, no me lo diga, lo mío es de colleja.

  2. Pues sí, una leve colleja, sí. Pero bueno, no siempre se puede hacer lo que apetece. El caso es que la película se merece ser vista y saboreada, aun con pequeños desajustes y carencias. Pero es tal su encanto y su voluntad de recuperar la magia del antiguo cine, que merece atención, reconocimiento y agradecimiento.

  3. … ya sabes, me encantó…
    Salí con una amplia sonrisa y con unos pases (mal dados) de claqué.

    Qué bueno esas escenas de enormes cines donde los espectadores ríen, sienten, lloran… como si estuviesen en un templo. Cuando existía (bueno, aún existe) un ‘hambre de cine’, una necesidad de ver cine…

    Besos
    Hildy

  4. No estoy muy seguro, mi querida Hildy, de que exista tanta hambre de cine, al menos exceptuando a unos pocos. Hay hambre de consumo, más bien, de olvido, de pasatiempo, de no saber qué hacer dos horas aburridas de una tarde y encontrar en las salas, pongan lo que pongan, una evasión a las vidas irrelevantes, grises, tristes y patéticas de la gran mayoría de quienes habitan esta sociedad. Ir al cine hace tiempo que dejó de ser una liturgia para convertirse en un acto de consumo. Ya no hay espectadores, sino consumidores de películas. No tienen hambre de cine, sino publicidad a la que obedecer como fiel rebaño de su pastor mediático.
    Besos

  5. La película “joya” del ya pasado 2011.

    A ver si se lleva premios y recaudaciones decentes allá por donde pase, porque lo merece.

    Feliz 2012, estimado Frank… digo 39escalones.
    😉

  6. Ojalá sea así, pero algo me dice que será la perdedora del año: los estudios no pueden permitirse que triunfen modelos contrarios a los que, según ellos, producen y dan el dinero.
    Feliz año, don Alberto.

  7. ¡¡Hola ALfredo, cuánto tiempo!!
    Me alegro de que las cosas hayan cambiado tanto por esta escalera desde la última vez que estuve por aquí y que lo hayan hecho para bien.
    Me ha gustado mucho tu crítica de esta película, me gustan las que hablan de estos temas… me la busco, que tengo ganas de ver algo bueno y el argumento de ésta se me hace muy tentador.
    Un abrazo.
    Rosa.

  8. Un filme agradable y lleno de grandes resonancias en mudo,pero me temo que no es suficiente para el tema que toca:plana en los aspectos más esenciales y algo convencional respecto al personaje principal.Creo que la mirada del director es más bien nostálgica que crítica quizá porque ya le pille demasiado lejos lo que representó realmente la transición entre el mudo y el sonoro.De todas maneras no le voy a quitar mérito a un filme arriesgado y valiente.He leído que gracias a esta película se está poniendo de moda las películas mudas.A ver si entre los entusiastas se añaden los nuevos directores de cine y aprenden algo a la hora de contar una historia sin tener que marearnos con diálogos absurdos y redundantes llenos de tópicos manidos.

    Un abrazo,amigo.

  9. ¡Hola, Rosa! Qué bien volver a tenerte por aquí… A ver si la cosa continúa.
    La película es recomendable; tiene carencias, por supuesto, y prima más la voluntad de emular la época que la creación de una historia verdaderamente autónoma y sustanciosa, pero el riesgo asumido merece premio.
    Abrazos

    Qué curioso, Francisco, vi la película con un tipo que decía lo mismo; pero vamos, era un tío de esos que necesitan ir a un psiquiatra de vez en cuando, que no han visto Venecia y que no sabrían qué hacer en Singapur a las tres de la tarde…
    Abrazos, genio.

  10. De esta semana no pasa, así que me haré con unas entradas para disfrutar de este recuerdo a la fábrica de sueños y este alejamiento de la fábrica de secuelas, como dices. Vaya antecedentes nos recuerdas al comienzo de esta entrada, Alfredo:”El crepúsculo de los dioses” (que todo el mundo se entere del verdadero crepúsculo del cine y no el que se ha puesto de moda actualmente) y “Cantando bajo la lluvia”. Con que “The Artist” recuerde vagamente este par de obras maestras ya doy por buena la entrada del cine. Me ha hecho gracia lo que comentas del perro. Los perros siempre actúan bien, es admirable. Además del famoso Lassie, hay múltiples ejemplos como “Los perritos de mi mujer” (una de Disney), “Colmillo blanco” o “Un ángel paso por Brooklyn” cuando Peter Ustinov se convierte en perro. Algo dijo Hitchcock sobre los perros y los niños pero no recuerdo exactamente el que. Un abrazo!

  11. Pues las recuerda, pero muy vagamente. Es más bien un ejercicio -imperfecto- de emulación. Muy voluntarioso y resultón, pero mera emulación.
    La cita de Hitchcock se refería a algo de no volver a trabajar, por este orden, “con niños, con perros, ni con Charles Laughton”. Para bien, se entiende.
    Un abrazo.

  12. Hoy -ayer, de hecho- me ha asegurado (al comprar el tiquet para ver la última de Cronenberg) la regenta de “mi cine” que para finales de mes la pasa, porque apenas hay 60 copias y piensa ella -cinéfila de buena fe- que arrasará en los Oscar y luego no podrá obtener copia alguna. Así que leo lo que está por aquí dejando a medias porque la propuesta me interesa -no por novedosa en lo de hacer cine mudo: nadie parece recordar Le Bal, producción francesa de Ettore Scola (ya sé que es otro tipo)- y no quiero recibir, como dicen los postmodernos, ningún “input” de más…. jajajaja….

    Un abrazo.

  13. Pues creo, si no he escuchado mal por ahí, que ni siquiera llegaban a 60 las copias, que habían distribuido solamente 49. En fin, el caso es que, como decimos más arriba, es un ejercicio de emulación más que una película por sí misma, con un resultado evocador, encantador, y con alguna leve incongruencia. Pero válida para rememorar otros tiempos, otras formas de hacer y de ver. Yo creo que nadie cita “Le Bal” porque, en esencia, son propuestas muy diferentes (aunque, dicho sea de paso, nosotros no la olvidamos: ya tuvo su espacio aquí).
    Un abrazo

  14. Obra maestra, aunque “emule”, aunque tenga “incongruencias”. A mí, modesto aprendiz de cinéfilo, me parece una obra maestra absoluta: guión, interpretación, fotografía, montaje, dirección artística, banda sonora…En fin, pienso que arrasará en los Oscar y me juego una cena en “La Peña”…Otra cosa es que la “industria” la fagocite por conveniencias comerciales….Un 10.

  15. Es innegable, Miguel Ángel, que tiene encanto. Pero insisto en que le falta al menos una trama secundaria tratada con tiempo y gracia, y también un mayor desarrollo de los personajes aparte del protagonista.
    Tomo nota en eso de la cena, aunque como me la pagues como la de “Misión de audaces”…
    Abrazos.

  16. Creo que compensé lo de “MIsión…” con alguna vianda o bebida con la Ud. estuvo de acuerdo….Insisto en lo de La Peña. Esta peli es magistral, inconmensurable, llena de guños y dobles sentidos, insuperable en suma…
    Vuelve a verla sin fumarte nada, porfa…

  17. Repito que no niego sus virtudes, Mayusta, que las tiene, y son todas las que dices y alguna más. Pero, por más que la vea, sus carencias no van a menguar, van a seguir faltando tramas secundarias y el personaje femenino apenas está trabajado al margen de sus sentimientos y su compasión. Que una película sea muda no quiere decir que el guión deba ser inferior (o más corto) que una película hablada; más bien incluso al contrario. Quizá es que no has visto más cine mudo; si ves, por ejemplo, “Amanecer” de FW Murnau, te das cuenta de la riqueza de matices, relaciones, complejidades y expresiones que puede alcanzar el cine silente. Por eso “The artist” es un excelente ejercicio de emulación, pero sólo de emulación.
    En todo caso, pagaré esa cena muy gustosamente… si la comida nos deja.

  18. De acuerdo. La “catedrática”( ya sabes a quién me refiero) está de acuerdo contigo, así que nada más que decir. >Lo de la cena sigue, no obstante, en pie. Un abrazo. Eres un super…

  19. Entonces pagaremos una cena para tres, está claro.
    En todo caso, sin embargo, seré yo quien esté de acuerdo con la catedrática, y no al revés, faltaría más…
    Abrazos, guapísmo.

  20. Veo, compa Alfredo, que te sumas a los parabienes generalizados que esta peli viene despertando, y que, visto lo visto, y aún así, no han sido suficientes para que los exhibidores de mi santo pueblo hayan tenido a bien traer una sola copia a nuestras salas (con lo cual, y aun cuando hubiera querido, no hubiera tenido ocasión de verla, al menos por ahora…). Eso sí, me ha resultado llamativa la evocación que hace el compa Josep de un film como Le bal (referencia, por cierto, que no he hallado en ni una sola de las –numerosas- críticas que he leído de The artist…), dado que éste sí lo ví, y disfruté, hace muchos años, en ese mismo cine-club en el que sufrí de los espantos de Saló… Tanto me gustó que, en mi único viaje a Londres, unos años después, aproveché para comprarme la banda sonora, un doble vinilo que conservo entre algodones y con muchísimo cariño. Una joyita, vaya…

    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

  21. Nos sumamos, sí, pero con matices, echando de menos algunas cosas y no dando tanta importancia a otras que quizá son las que resultan más discutibles (alguien ha llamado a la película “cursi”; no estoy en posición de negar que quizá sí, lo sea).
    La referencia de Josep a la película de Scola, que me encanta por cierto, me parece muy personal; nada hay en “The artist” que tenga demasiado que ver, en mi opinión, claro.
    Cuida ese disco, el día de mañana puede valer millones.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s