La humanidad en peligro (II): La doctrina del shock

Una humanidad más en peligro que nunca es lo que retrata este magnífico documental de Michael Winterbotton en el que, a través de las palabras de la sabia canadiense Naomi Klein, se analiza la confrontación -inevitable, según parece, e irreconciliable, según nos tememos- entre democracia y capitalismo.

A través de distintos episodios históricos recientes -el golpe militar en Chile contra Salvador Allende, las dictaduras del Cono Sur americano, la guerra de las Malvinas, la caída del Muro de Berlín, el golpe de Estado en la URSS en 1991 y la implantación del gobierno pseudodemocrático de Boris Yeltsin, el 11-S y la falsa “guerra contra el terrorismo”, las invasiones de Afganistán e Irak- y la aproximación a figuras económicas -como Milton Friedman, fundador de la Escuela de Chicago, ideólogo de la miseria moral en la que vivimos- y políticas decisivas para entender la crisis que padecemos hoy -Augusto Pinochet, Ronald Reagan y Margaret Thatcher, entre otros-, el documental advierte de las incompatibilidades existentes entre el Estado social y democrático de derecho y la implantación de la actual situación de desregulación de los mercados financieros, y a sus consecuencias sobre la paz social y el aprovechamiento que muchos regímenes políticos hacen de la situación de crispación colectiva para recortar derechos económicos, sociales y políticos a la población.

Igualmente, el documental explora las manipulaciones políticas a fin de introducir representantes de la Escuela de Chicago en los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido, Latinoamérica, Rusia y algunos otros países del Este de Europa, fenómeno extrapolable a la actual presencia de tecnócratas en los gobiernos de media Europa que no han recibido su legitimidad a través de un proceso de elección democrática (o a través de procesos de elecciones que, como en España, han puesto al zorro a cuidar de las gallinas).

Muy recomendable. Muy lúcido. Muy inteligente. Difícilmente rebatible. Después de su -obligatorio- visionado, cabe preguntarse: ¿nos informan de algo los medios de comunicación o son meras pantallas de maquillaje del mundo que nos rodea?

Anuncios

11 comentarios sobre “La humanidad en peligro (II): La doctrina del shock

  1. Lo tengo ahí, en lista de espera (supe de su existencia hace pocos días a través del blog de Puerta de Babel…), y con muchas ganas de verlo; supongo que no dirá nada que no sea ampliamente conocido, pero siempre apetece verlo bien formulado en texto e imágenes, para que la reflexión sobre su contenido se nos haga más fácil. Desde luego, lo de Winterbottom es increíble; qué capacidad para moverse en formatos, tonos, géneros y estilos totalmente diferentes de un proyecto a otro. Un caso digno de estudio…

    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

  2. Pues alguna cosa, si no ignorada, sí muy bien camuflada u olvidada, sí que cuenta, Manuel.
    Y es que además Winterbottom no para. Es de los poquitos directores de estos tiempos que han ido a más de película por año en algunos momentos.
    Abrazos

    Pues sí, pone de mala leche, Raúl, pero no el documental, sino todo lo que ocurre y, sobre todo, quienes no nos cuentan lo que ocurre. Da la impresión de que se deja la información para la investigación histórica, y que para el día a día nos conformamos con la propaganda.
    Ten cuidado, que el avestruz ya sabes que oculta la cabeza, pero que pone el culo a tiro para ello…

  3. Este documental me pareció muy interesante y me provocó angustia… A Naomi Klein la conocí a partir de la lectura que realicé de NO LOGO, que también me resultó un libro necesario.

    Me llamó mucho la atención esta teoría que expone el documental (a partir de un libro de Klein y de las conferencias que imparte), que además acompaña de realidad histórica. Y es cierto, cómo al crear un estado de shock en la población, un estado de miedo continuo, es mucho más fácil introducir ciertas medidas económicas y políticas. Porque el miedo, el terror, el hastío, el shock… paraliza, neutraliza la acción.

    Es un verdadero escalofrío lo que cuenta y cómo lo cuenta.

    Besos
    Hildy

  4. En efecto, es todo eso. Por echar en falta algo, yo echo de menos lo que otros documentales -quizá más circenses, como Michael Moore- sí han llevado a cabo: una reflexión sobre cómo se inocula ese miedo social a través de los medios de comunicación. Por ejemplo, los distintos avisos de alarma social ligados a problemas de salud, manipulación alimentaria, enfermedades animales, rumorología variada (ligada a enemigos exteriores o internos), noticias sin contrastar, etc., etc. Un análisis pormenorizado de los medios como fuente, vehículo y brazo armado de esa psicosis del miedo y de la inacción. Aunque eso, me temo, daría pie no para un documental, sino para una serie…
    Besos

  5. Gracias por este reparto de buen cine a domicilio. Aprovecho para recomendar urbi et orbe la lectura de “La doctrina del shock” y de “No logo” de mi ilustre tocaya la señora Klein. Besos.

  6. Los medios de comunicación, como su propio nombre indica, no son más que la vía a través de la cual se proclaman verdades absolutas disfrazadas a conveniencia del dueño, sea una formación política -con independencia del teórico signo ideológico- sea una amalgama de poderosos adinerados que en lo único que piensan es en incrementar sus fortunas.

    Del documental, en su base, uno se siente impotente porque produce malestar, crea impotencia y además no ve novedad.

    Ya lo escribió Plauto y lo asentó Hobbes: homo homini lupus

    Un abrazo.

  7. Pues sí, Josep, los “mass-media” terminan siendo los “más mierda”. Espejismos, maquillajes, caretas, disfraces. Vivimos la realidad virtual, un eterno decorado. “Matrix” se quedó corta. Era mala hasta en eso.
    Un abrazo

  8. Ok respecto a Al Gore. Con Michael Moore tengo más dudas. No en cuanto al estilo, que en efecto me parece diseñado para la manipulación, sino en cuanto al objeto de sus documentales y a la necesidad de denuncia en los temas que trata (GM, las armas, el 11-S, la política americana y la sanidad y el gasto farmacéutico). Pero me parece que es su estilo, justamente, el que más flaco favor hace a una denuncia más que conveniente.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s