Cine en fotos – M, el vampiro de Düsseldorf

Siempre tengo la sensación de que alguien me sigue… Y soy yo… Siguiéndome a mí mismo.

M. Fritz Lang (1931).

Anuncios

23 comentarios sobre “Cine en fotos – M, el vampiro de Düsseldorf

  1. Es que habrá reconocido tu sombra, entonces, y no a ti…
    Un abrazo

    Bueno, yo como suelo verme en el espejo, esta foto no me ofrece nada inquietante, por costumbre, ya sabes.
    Besos

  2. Pues sí, ambos son muy grandes. Lorre luego se hizo aún más grande, a lo ancho concretamente. Pero no puedo olvidarlo “bailando” a lo cosaco en “La bella de Moscú” de Mamoulian…
    Un abrazo

  3. … M, el vampiro de Düsseldorf es una película que me apasiona y visionaría una y mil veces. De principio a fin no tiene desperdicio. Y es dura, dura, dura… Tiene un montón de lecturas. Y es toda una buena lección de cine. Peter Lorre compone un personaje aterrador pero que sin embargo te angustia su situación al final del metraje (este punto permite análisis y matices interesantísimos). El parelismo narrativo entre las investigaciones policiales y las del mundo de los bajos fondos… son una pasada.
    Posteriormente me llamaría mucho la atención las similitudes entre M y otra buenísima película alemana de un director que dirigió mucho en España, Ladislao Vadja…, EL CEBO.

    Beso
    Hildy

  4. Sí bueno, es que sienta las bases de lo que es el cine de psicópatas, casi puede decirse. Por cierto, hay un remake de “M” dirigido en los cincuenta por Joseph Losey, no sé si lo has visto…
    Besos

  5. Bueno, Carmen, si es por eso, el vampiro del título digamos que está solo en el título… Vamos, que será pederasta, asesino, criminal, pero vampiro, vampiro, no. De hecho, el añadido es en el título español, no en el original, y viene por el caso real en el que se inspira, porque, según se dice, en algún caso el asesino probó la sangre de alguna de sus víctimas.
    Saludos.

  6. El sonido,amigo,el sonido,es quien delata constantemente a M.Una vez escribí que cada vez que veo esta película se me antoja que el personaje se coló en una película sonora y fue capturado.

    Un abrazo.

  7. Fíjate, tienes toda la razón. El sonido, en los primeros tiempos, fue un mero gag, un efecto con el que impresionar al público. Luego llegan Murnau en el 27, Hitchcock en el 29 y Lang en el 31 y consiguen dotar al sonido de valor narrativo, de características narrativas.
    Y digo yo, ¿para cuándo un talento -que desde luego no será James Cameron- que dote a las 3D de ese valor narrativo que hoy no tiene?
    Abrazos

  8. ¡Venga ya!No me digas que todavía no has visto Titanic en 3D. La metádora de nuestro brillante tiempo se ve reflejada en esta nueva versión:la gente, los espectadores vuelven a hundirse,pero esta vez con unas gafitas de cartón.¿Sabías que hay mucha gente que sufre de conjuntivitis tras quitarse esas gafas? Por lo visto es muy contagioso y los que sufren de ello se lo pasa al otro a través de las gafitas. Jajajaja…qué divertido es todo esto.

  9. Se lo tienen bien merecido, por gili… Pues no, bastante tuve con la primera versión en 2D como para ver las -por entonces- lorzas de Kate Winslet en primerísimo primer plano de retina. Estoy cansado de escuchar que “Titanic” es una obra maestra, y estoy cansado de decir que no puede ser una obra maestra una película que no tiene guión, o que parece que su guión lo han reciclado de un culebrón venezolano.
    En fin, que las 3D, como tantas otras cosas, son mero escaparate, otra maniobra de distracción para que la gente no se haga preguntas. Ahora la gente va a al cine para no ver nada, pero, eso sí, quieren no verlo en 3D…

  10. Te cuento una anécdota y me voy ya que tengo que preparar la comida:albóndigas.Cuando se estrenó Titanic en nuestro país,al mismo tiempo que Torrente;dos taquillazos que además fueron los mismos espectadores que salían de ver la película de Camerón y se iban a ver la de Torrente, o viceversa,pues bien. Yo les decía a los conocidos cómo acababa la película:¡al final el barco se hunde! Y todos se enojaban conmigo.¿Te lo puedes creer?
    ¡Se que están quemando las bolitas de carne!

    Lástima tener esta conversación en este espacio de Lang.

  11. O sea, como en Los Simpson, cuando los que estaban en la iglesia se pasan corriendo al bar de Moe mientras los que estaban en el bar de Moe echan a correr hacia la iglesia…
    De todo esto he sacado una conclusión: el Titanic se hundió por culpa de unas albóndigas.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s