Cine en fotos – Reginald Marsh

Reginald Marsh (1898-1954) es una de las más importantes influencias pictóricas en la iconografía visual del cine, especialmente en el cine negro. Sus estampas cotidianas de la Nueva York de las décadas de los 20 y 30 del siglo XX, sus retratos del vodevil o sus paisajes del Bowery neoyorquino, con los jóvenes y las muchachas desempleados, han marcado notablemente la estética del cine negro del ciclo americano.

<

Anuncios

14 comentarios sobre “Cine en fotos – Reginald Marsh

  1. Para mí ha sido un descubrimiento, mi querida Hildy, y de casualidad, como los buenos…
    Besos

    Merece la pena rebuscar, Raúl, porque he dejado muchos fuera que valen la pena enormemente.

  2. Nunca he llegado a comprender cómo a la mayoría de los cinéfilos nunca les ha interesado la pintura,cuando en los más grandes directores estuvieron influenciados por ellos.¡Esa luz!¡Esa luz! Y sino que se lo pregunten a Antonio López.La gente es más membrillo que luz.

    Un abrazo,amigo.

  3. Bueno, Paco, supongo que hay grados. Evidentemente, el cinéfilo en sentido estricto (no al que le gusta ver una película o ir al cine de vez en cuando, sino a quien estudia, investiga, se interesa, se preocupa) se caracteriza por buscar y comprender los referentes visuales de los más grandes directores. Pero hoy tenemos personas que se definen como cinéfilos y ni siquiera han visto una película de John Ford o Howard Hawks. Un ejemplo: Joseph McBride, en su monumental biografía de Ford, cita a una profesora de cine de la UCLA (universidad de California) que no ha visto un solo título de John Ford. Para morirse.
    Abrazos

    A mí me gusta particularmente su luz, Manuel. Pero no te creas, lo he descubierto hace apenas quince días, y por casualidad.
    Abrazos

  4. No obstante,la palabra cinéfilo siempre lleva a engaño,palabra manida,peligrosa y algo pedante.Existen cinéfilos que te dejan cao y no por todo lo que saben sino porque les quita a las películas la frescura.Sí,amigo,a veces escribo la palabra cinéfilo y luego me arrepiento por completo.Cuando estudiaba cine en Barcelona me di cuenta del desastre que conlleva dicha palabra;profesores pedantísimos que despotricaban del cine de Buñuel y Fellini,¿te lo puedes creer?precisamente mis directores favoritos.Estudiantes adinerados que vieron Matrix y se alucinaron con el medio,proyecciones de películas para analizarlas (horror),como las más taquilleras de los ochenta (periodo que detesto),y yo pagando una suma de dinero a esos tipos.

    Paciencia con los zombis y los putos uruk-hai,pero con la diferencia de que no están preparados para una batalla que ignoran.

    Un fuerte abrazo,amigo.

  5. Estoy de acuerdo contigo. Cuando las palabras se convierten en etiquetas, empiezan a no encajar en nada ni en nadie. en fin, el panorama de la enseñanza del cine, según me han contado por ahí, es lamentable. No me extraña que alguno, para mal, se licencie y lo primero que haga sea “El orfanato”…
    Te dejo, que un zombie me está mordisqueando la pantorrilla…
    Abrazos

  6. Me lo apunto, me lo apunto. Qué bueno. Esa neblina del puerto me ha recordado al comienzo de “El Padrino II”, cuando el barco llega a Nueva York con el pequeño Vito di Corleone, cuando le ponen de apellido su pueblo natal. No lo conocía.

    1. Tiene un aire, sí. Pero hay muchos otros ejemplos de cine de los cincuenta en el puerto de Nueva York (“La ley del silencio”, sin ir más lejos) cuya influencia es quizá más directa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s