La última película: John Wayne

Si ya acreditamos en su día en esta sección la falsedad de la leyenda urbana sobre el supuesto epitafio de Groucho Marx (aquello de “Perdone que no me levante”), hoy toca desmontar otro error muy extendido, en este caso sobre la tumba del “Duke”, John Wayne, el rostro más carismático del western clásico, cuyo nombre “civil” era Marion Robert Morrison.

Amante de las mujeres hispanas, Wayne contrajo matrimonio en tres ocasiones, todas ellas con mujeres sudamericanas: Josephine -Josie- Alicia Saenz, Esperanza Baur y Pilar Palette. Padre de siete hijos, los más conocidos son Patrick, también actor, y Aissa, que escribió un libro de memorias basado en sus recuerdos de su padre. Amante de México y de la cultura hispana e hispanoamericana en general, cuando ya se acercaba su final a causa de un cáncer irreversible, Wayne pidió a Pilar que añadiera a su sepultura, que debía ser anónima y dispuesta en un lugar apartado, las palabras “Feo, fuerte y formal”, en español. La creencia muy extendida de que esto fue llevado a cabo tal cual viene desmentido por la imposición de la familia de Wayne -o de sus familias- de enterrarlo en el cementerio de Pacific View Memorial Park, en Newport Beach, California, el lugar de su última residencia. Tras veinte años sin ningún añadido, se colocó una placa alusiva a sus películas en la que se lee lo siguiente:

Tomorrow is the most important thing in life. Comes into us at midnight very clean. It’s perfect when it arrives and it puts itself in our hands. It hopes we’ve learned something from yesterday.

(El mañana es lo más importante de la vida. Penetra en nosotros como una noche de luna clara y limpia. Es sensacional cuando llega y se pone en nuestras manos. Espera que hayamos aprendido algo del ayer.)

Anuncios

21 comentarios sobre “La última película: John Wayne

  1. Precioso,amigo.Te cuento una cosa.Wayne tenía un yate que adoraba.Quién lo diría,él,uno de los mejores actores de todos los tiempos que nos acostumbró a verle a través del desierto.Bueno,a lo que iba.Murió y el yate fue comprado.Según ellos tuvieron que venderlo de nuevo porque aseguraban que allí estaba su fantasma.Con el tiempo se volvió a vender y los nuevos propietarios aseguraron que el fantasma de Wayne esta allí.El yate sigue navegando y cambiando de dueño constantemente.Todos dicen que su fantasma está siempre encolerizado.Me puedo imaginar una bonita historia donde un grupo de personas deciden realizar un viaje largo,muy largo y son atormentados por un capitán fantasma,un Ethan de cuyo destino va más allá de Monument Valley,sin descanso,sin hogar.

    Un fuerte abrazo.Hoy eres tú quien me ha dado una idea buenísima.

  2. Pues imagínate los fantasmas que habrá en el “Araner”, el yate de John Ford (y que aparece, por ejemplo, en “La taberna del irlandés”). El propio Ford, Wayne, Ward Bond, y todos los amigos y compañeros de la Compañía Estable de John Ford. La de litros de alcohol, vivencias, ocurrencias, peleas y demás que habría allí…
    Abrazos, amigo.

  3. A ver, aquí hay que poner un poco de orden.Raúl es el feo.Alfredo el fuerte y yo el “informal”.Como fumo seré el primero en morir.El segundo será Raúl por las fiestas que se mete el tío,y,Alfredo tendrá que cargar con nuestros ataúdes (de cartón,de esos que pone el ayuntamiento para los desfavorecidos de la fortuna).Me imagino a Alfredo tirando de una carretilla con sendos ataúdes en mitad del cierzo buscando el mejor acomodo para nosotros.

  4. Eso, como Boris Karloff por Edimburgo en “El ladrón de cadáveres”…. Igual os vendo a la ciencia para que experimenten con vosotros…
    Sería más bien un “borraja-western”.
    Abrazos sendos

  5. Tipo peculiar, este Wayne… No entiendo muy bien la manía esta de extender mitos y leyendas sobre las gentes del cine, como si no hubieran tenido suficientes a lo largo de su vida; supongo que, en la mayoría de los casos, la clave está en la pela (la que dejan a toda la caterva de gente que vive de ello: escritores, periodistas y tipos y tipas de similar calaña y ralea…). Pero, bueno, es lo que hay. Ah, me ha hecho gracia lo del yate de Ford y el alcohol que habría corrido por allí: supongo que más que suficiente para haberlo llevado a la Luna, y sin escalas (ida y vuelta, of course…).

    Un fuerte abrazo y buena tarde.

    P.S. si hace falta un páter borrachín y follaor para hacer el responso, me ofrezco voluntario. Ríanse ustedes del reverendo Harry Powell…

  6. Todo surge, creo yo, de la invención del star-system y del lema de la Metro en los años 30: “Más estrellas que en el cielo”. Esto conllevaba la pretensión de unificar ante los ojos del público al intérprete con sus personajes, de tal manera que no pocos de ellos vivieron la dictadura de tener que comportarse como se esperaba que se comportaran sus personajes. De ahí que, por ejemplo, Valentino o Ramón Novarro tuvieran que pasar por “latin lovers” cuando eran homosexuales conocidos, o que la imagen de los machorros heroicos del cine en las revistas del curaçao tuviera que ser la de conquistadores, elegantes gentlemen… De ahí a crear mitomanía de su existencia solo hay un paso, llamado Marilyn…
    La historia de Ford y el “Araner” vale para una película. Lo utilizó en retiros de alcohol personales, en juergas colectivas con sus amigotes, lo alquiló para películas, lo utilizó en las suyas propias e incluso lo usó en “misiones” que desempeñó para la Marina de USA cuando estuvo en servicio activo.
    Abrazos

    P.S.: queda usted incorporado a la procesión, pero que lo de “follaor” sea fuera del grupo… Vamos, al menos en lo que a mí respecta. Igual Raúl…

  7. ¡Señores, señores… un poco más de… desorden! Que ya les veo montados a todos en un yate o perdidos y alegres en alguna taberna lejana haciendo de las suyas y creando para siempre mitologías… ¿saben ustedes dónde andan los fantasmas de esos ilustres blogueros que hacían arder la Red cada mañana? Ay Dios mío que imagino esa estampa de Alfredo arrastrando féretros e imaginando epitafios… Ay, ay, ay. Y luego todos ustedes convertidos en fantasmas pegando sustos, recordando anécdotas…
    ¡Señores, señores… un poco más de… desorden! Y es que llega John Wayne y cuadrilla y nos perdemos… y luego metemos unas chispas Groucho Marx… y esto se despendola…
    Qué siga la fiesta… yo seguiré leyéndoles y riéndome…
    Besos fordianos y fantasmales
    Hildy

  8. No sé, visto el estado de la tropa, si decir o no decir nada, pero hagamos por lo menos la foto de tan extraña comitiva y quede constancia para la posteridad, no vaya a pasar como con el pobre Marion, que mucho pedir y obtener promesas y mira luego lo que hicieron: lo que les salió de las narices; con lo bien que quedaban las tres efes.
    Lo que viene a demostrar que los testamentos orales son una castaña y mejor llevarse un escribano.
    O un fotógrafo, vaya, porque luego no se lo cree nadie….
    Un abrazo.

    p.d.: lo del páter follaor me ha llenado de envidia…..

  9. Paco, coincido contigo: Con una librea y una chistera algo raída, Alfredo da el perfil de enterrador a la perfección. Un rocín flaco, negro y con penacho, un par de plañideras contratadas y a lo lejos, rezagándose de la esmirriada comitiva, un cojo con muletas que viene a ver si cobra la pasta que un día nos prestó y nunca le devolvimos.
    Josep, te ha tocado este último personaje. Se siente.

  10. Raúl, te ha salido el comentario de cojones.Menudo peliculón,ni Sergio Leone,vamos.Y ahora le ha tocao a Josep y a Hildy.¡Magnífico! ¡Magnífico!Una superproducción a lo cutre de La conquista del oeste.Anoto a otro:a Marcos,sería el escribano a lo Sin perdón,intentando escribir las crónicas.Os lo juro,os voy a robar todo esto y voy a escribir una historia y se la vendo a Clint Eastwood y no reparto el dinero.Lo destinaré a que mis cenizas se esparzan en Monument Valley lanzadas desde una avioneta.

  11. Que tú no lo sabes, Machuca, pero Alfredo y Raúl sí me han visto a los mandos de una Cessna, así que el que tire tus cenizas voy a ser yo, suponiendo, claro, que esos roñosos que irán por delante me paguen lo debido… que si no, me monto en el avioncito del Tibi-Dabo y a la tercera vuelta las suelto…. con las muletas de propina… 😉

  12. Más bien al revés. Lo que Loquillo perpetró no hace justicia ni a la historia ni al personaje.
    Un abrazo

    Recuerda, Paco, que el escribano se mea encima…
    Recuerda, por otra parte, que como no estés sindicado con los guionistas de Hollywood, no verás una perra…
    Abrazos

    Ya han empezado los recortes: de Monument Valley al Tibi-Dabo. Casi nada…

  13. ¡Me cago en la leche!Tendré que conformarme con el avioncito del Tibidabo,mira,también le tengo mucho cariño a ese lugar.Iré en busca de Santiago Segura o Álex de la Iglesia,este último tiene afán de finalizar sus películas en monumentos nacionales.
    La cosa,amigos,deriva cada vez más bajo.Quizá me decante en sacar esta historia para un videojuego.

    Y ahora ya me voy.¡Nunca he estado tanto tiempo en un post!

    ¡Hasta la siembra del tocino!

  14. Lo que faltaba, añadir un tocino al desfile… Pensad que esto empezó con la tumba de John Wayne. ¿Cómo hemos llegado desde ahí a los videojuegos? ¿Son iguales las reuniones de “creativos” de Hollywood?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s