Música para una banda sonora vital – Tina Turner

Pedazo de estilismo el que gasta la gran Tina Turner (por no hablar del tipo del saxofón en el video-clip) en Mad Max 3: más allá de la cúpula del trueno (Mad Max beyond thunderdome, George Miller, 1985), la tercera entrega de la saga apocalíptica de violencia y gasolina protagonizada en Australia por Mel Gibson, aunque la amiga Tina siempre ha respondido, y responderá, a ese viejo dicho de “si tú fueras mi abuela, mi abuelo dormiría en la escalera”.

Y de propina, Typical male, toma ya.

Anuncios

11 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital – Tina Turner

  1. Impactada me he quedado con los dos vídeos de la buena de TINA. Y es que Mad Max tenía que contar con una tipa dura.

    Glorioso trabajo el de peluquería. Los cables del teléfono quedan genial como pendientes… y es un toque elegante esa cinta plateada que marca las entradas. Son años ochenta y claro no pueden faltar unas buenas hombreras. La pobre Turner que tanto la gusta moverse esta vez no puede porque el traje le pesa una barbaridad y no digamos ya las media. Se consuela al final mirando al saxofonista que de tanto llevar el saxofón de un lado para otro y soplar con fuerza al tío le han salido unas cachas impresionantes… y claro como el vídeo es en plan futurista pues no importa lucirlas, el futuro es así.

    El segundo vídeo el estilismo de Tina mejora, el traje rojo acentúa su carnal sensualidad sólo espero que el pedazo pie en el que baila no oliera mal…

    Besos divertidos
    Hildy

  2. Al final resulta que “La bola de cristal” y sus Electroduendes crearon escuela… Me hubiera gustado ver a la Bruja Avería con Mel Gibson, tal para cual.
    En fin, los ochenta, ya se sabe.
    Besos

  3. No he visto -porque nunca me ha apetecido- ninguna película del loco Max pero caso distinto es el vídeo de la Tina Turner dando la vara porque coincidió con la moda de meter en todos los locales de copas enormes pantallas de vídeo donde uno tras otro aparecían Madonna, Jacko y la Tina dando la vara una y otra vez intentando estimular el consumo de cubatas y rafts.
    Me pilló la moda demasiado encallecido por el rock de verdad y nunca me impresionó, aunque seguí con interés el fenómeno cinematográfico que permitió a Tina reverder -a su edad- los laureles, lo mismo que les ocurrió a los Abba: siempre me he preguntado si es que en Australia van muy atrasados en cuanto a música…. 😉

    Un abrazo.

  4. Me gusta Tina desde los años setenta,cuando no era Tina sino cuando cantaba con el maltratador de su marido.Es increíble cuando resurgió en los ochenta junto con el magnífico Joe Cocker que ya cantaba por allá los sesenta.Dos grandes voces y dos grandes estéticas de voces desgarradas.Por cierto,la tercera parte de Max a casi nadie le gusta y a mí me pareció buena.Ese futuro de mierda de cerdo,niños y desierto francamente me gustó.

    Abrazos,amigo

  5. No, si a mí la tercera parte no es que no me guste, sino que es muy inferior a las anteriores, porque el prisma cambia, y ya no hablamos de un mundo apocalíptico, sino un futuro apocalíptico, que no es lo mismo, aunque sea igual…
    En mi casa, a Joe Cocker le decíamos “El eléctrico”, por esa forma de contonear los dedos, de contraer las manos, cuando canta, como si estuviera enchufado a 220…
    Abrazos

  6. Sobre los desvaríos estéticos del vestuario, seguro que podríamos explayarnos largo y tendido, compa Alfredo; pero es que a mí, en este caso, y francamente, teniendo en cuenta la calidad de la ‘percha’, todos los aditamentos me traen bastante sin cuidado. Pocos cuerpos me han provocado más sudores fríos que el de esta señora; y viéndola en plena acción sismica sobre el escenario, más todavía. En fin…

    Un fuerte abrazo y buen día.

  7. Vaya, Manuel, qué gráfico… En fin, ya, con los años, la cosa debe ser bastante distinta. Si no recuerdo mal, lo último que supe de Tina era que vivía retirada en Suiza, lejos del mundanal ruido y de los terremotos, propios o ajenos.
    Abrazos

  8. Pues sí, amigo. Tina turner es una de las voces inolvidables de los ochenta. Incomparable. “We don’t need another hero” es imprescindible en su discografía. Y el saxofonista al que te refieres es Timmy Capello que, además, era polifacético porque tocaba la batería y los teclados para los discos de Tina Turner. Aunque por los pelos que luce, más parece Kenny G. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s