Música para una banda sonora vital – I wanna be like you

Tema optimista, lleno de vida, de simpatía, de afabilidad, de las cosas que importan, para, desde aquí, mandar una gran mierda virtual -la real, ya les llegará- a todos los que intentan día a día jorobarnos la vida con su pesadez, su estupidez, su incompetencia o su simple presencia: los banqueros, los políticos, los sectarios, los borregos, los fanáticos religiosos, los nacionalistas nazi-onanistas, los analfabetos funcionales pegados a maquinitas de pantallitas y botoncitos, los entrenadores portugueses, los fashion-delanteros portugueses, las agencias de (des)calificación, los que otorgan premios estúpidos, los que acuden a recibirlos, los periodistas propagandistas, los matones de patio de colegio, los palurdos de la caverna mediática, los incultos que confunden prosperidad con hacer dinero, los actores y actrices monigotes, los directores de academia que no leen libros y que por eso nunca serán cineastas, los músicos y cantantes hechos con molde, los cocineros que deconstruyen, los modistos que no modelan, los escritores que copian, los escritores que no saben escribir porque no saben pensar porque no saben leer…

Porque la vida sigue siendo bonita cuando vosotros no estáis, no salís, no os nombran ni os buscan ni os retratan ni hablan de vosotros. Es bonita gracias a gente como tú, que madrugas cada mañana para trabajar o para hacer la cola del paro, que cuidas de tu gente, que no haces daño a nadie, que todavía conoces conceptos como la vergüenza, la piedad, la compasión, el altruismo o el desinterés, que te enamoras y te dan calabazas o que tienes suerte y te retrasan el momento días, semanas, meses o incluso años, que vives por y para los tuyos, que ríes y sueñas con trabajo y pundonor, que construyes, creas, piensas, sientes y anhelas, que miras y sabes ver, que lees y entiendes, que escuchas y disciernes, que disfrutas con tus amigos o en la soledad de tu pensamiento y tu reflexión. Que sigues siendo persona y no consumidor de productos, ideas, modas, películas, videojuegos o panfletos. Para ti, esta canción. Porque, amigo o amiga, I wanna be like you [de El libro de la selva (The jungle book, Wolfgang Reitherman, 1967), lejana -y ligera- adaptación de Rudyard Kipling made in Walt Disney].

A los demás, a los parásitos, a la morralla, como decía el gran Antonio Ozores, que les vayan dando…

Anuncios

13 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital – I wanna be like you

  1. Mi queridísimo Alfredo, aquí me tienes bailando y emocionada delante de tu texto…

    Y es que en tiempos oscuros hay demasiadas confabulaciones para quitar de golpe la sonrisa y la risa a la gente… así que se agradecen momentos optimistas y vitales…
    Recuerdo una película en que un personaje siempre le decía a otro: procura que no te borren la sonrisa… pues eso tratemos de seguir sonriendo…

    Besos
    Hildy

  2. Otra que se apunta al baile mientras suena la música y cantan y bailan Balú y el rey Louie. Y a los demás, a los parásitos, a la morralla, como decía el gran Antonio Ozores, que les vayan dando…
    Saludicos ,como dice Hildy,sin borrar la sonrisa

  3. Me uno a este grito de guerra y a estas canciones que todos llevamos en nuestro interior. No hay que bajar la guardia nunca nunca nunca y ser fieles a esa cosas (que son muchas) maravillosas y no olvidarlas jamás.Lo dijo Kafka que vivimos en el mundo sin memoria,es más,no han implantado la memoria que les convienen a esos tipos,muy a la línea de las historias de Phiip.K,Dick.Recuerdo de niño cuando veía a mis amados payasos de la tele,ellos entraban cada tarde diciendo ¡Cómo están ustedeeeeeees! ¡Bien!gritaba yo porque realmente en ese momento estaba muy bien,en ese momento concreto en donde me adentraba en el mundo fantástico del circo.Ese momento no se debe olvidar.Hoy,como ya sabes hay que ir a votar en este pequeño país en donde los bazares chinos no parar de vender banderas fabricadas en china…canto hoy la canción de los payasos, Cómo me pica la nariz…

    Babaluba,bá bá bá, bú bú bú…

    Abrazos

  4. Sí, pero al amigo Juan Diego Botto se la quitan, pero bien quitada. Como se la quitaron a este país cuarenta años largos. Será tal, que aún no la hemos recuperado del todo…
    Te mando por correo una falta de plátanos, que no te escapas de ponértela…
    Besos

    Querida Carmen, los animales, a veces, son más humanos que los humanos. Bueno, más a menudo de lo que creemos. Tener el cerebro desarrollado no siempre es para bien.
    Saludos.

    Pues sí, Paco, tengo muy presente lo de las decepciones (que no elecciones) de hoy. Es como si en tus tiempos te hubieran cambiado los payasos de la tele por el señor Chinarro. En fin, menos mal que nos quedan estas cosas, o que, por ejemplo, nos queda Groucho. Cataluña y el resto de España somos hoy, más que nunca, un barreño de “Sopa de ganso”. Pero sin gracia, me temo.
    Un gran bocinazo de Harpo para los políticos: ¡Moc! ¡moc!
    Abrazos

    1. Si,siempre es para bien. Quiero tener la capacidad de sufrimiento igual que la capacidad para disfrutar. No quiero estar lobomotizada por una cuadrilla de desgarramantas que me digan cuándo puedo reír o llorar. Aunque me hagan la vida imposible mi capacidad para reír es mía y de nadie más. Y ya lo creo que los animalicos son muchas veces más humanos que los propios humanos. Siempre lo digo: mi perro es mejor persona que yo.
      Saludicos

  5. Más que un bocinazo habría que darles un trancazo y mandarlos a esa jungla de Kipling, por ver si aprendían algo provechoso para los demás, que lo dudo.

    Quedémonos con la balada optimista y bienhumorada de ese Disney que todavía no había alcanzado las cotas de mercachifle avaro de que hace gala hoy.

    Un abrazo.

  6. “Porque la vida sigue siendo bonita cuando vosotros no estáis, no salís, no os nombran ni os buscan ni os retratan ni hablan de vosotros.”
    Y yo digo: me gusta que estés, que salgas, que te nombren, te seguiré buscando y hablaré de ti, porque así mi vida seguirá siendo bonita (aunque sea por unos minutos).

    No soy de comentar, soy de las lectoras calladas, pero hoy sentí la necesidad de agradecerte que estés ahí. Siempre es un placer y un privilegio leerte. Gracias.

  7. Ay, Josep, todo pasa. Disney ya no es Disney, pero “los del trancazo”, siguen siendo los mismos…
    Abrazos

    Jopé, Diorama, qué bonito. Mantener el blog viene recompensado sobradamente por momentos y comentarios como este. El privilegio es mío. Gracias infinitas a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s