Música para una banda sonora vital – Ascensor para el cadalso

El gran Miles Davis pone la música de esta obra mayor del francés Louis Malle, Ascensor para el cadalso (Ascenseur pour l’echafaud, 1957), la historia de un veterano de la guerra de Indochina que tiene una aventura con la esposa de su jefe, un rico industrial parisino, y del intento acordado de ambos por asesinarlo de manera que parezca un suicidio, aunque, como siempre, algo sale mal y los problemas, lejos de terminar, se multiplican…

La música de Miles Davis acompaña las seductoras imágenes urbanas de un París en blanco y negro que es una trampa mortal para unos personajes que no pueden huir de él. Una obra maestra con una música maestra.

Anuncios

11 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital – Ascensor para el cadalso

  1. Pocas veces se ha dado en la historia del cine una simbiosis más perfecta entre director y compositor de jazz.La película sin Miles no sería lo que es.Escuchas el cd hoy y sigue impresionando.Una de mis películas favoritas precisamente por eso,porque el jazz nunca fue tomado en serio por los grandes directores que emplearon en sus bandas sonoras a los grandes genios del jazz o,los utilizaron de una manera chapucera,incluso el gran Otto Preminger en Anatomía de un asesinato.Introduce al músico más grande del siglo XX;Duke Ellington,en una choza de campo con un traje ridículo y luego escuchas en cd la banda sonora,tan mal utilizada en la película, y te dices:joder Otto,has tenido en tus manos una música celestial.Bueno ya he escrito lo suficiente en mi blog sobre este tema tan interesante. Louis Malle es para mí un director que admiro inmensamente.El otro día volví a ver esa maravilla de película que es Atlantic City.

    Un fuerte abrazo y me quedo aquí un ratito para escuchar al gran Miles

  2. Ja,ja, recuerdo ese momento de Preminger, sí. Penoso. Pobre.
    Me gusta mucho “Atlantic City”, y también “Vania en la calle 42”, que es más un accidente que una película en sí misma. Pero bendito accidente.
    Abrazos

  3. La verdad es que este es un caso excepcional, porque la película es muy interesante pero desde luego la banda sonora tiene entidad sobrada para triunfar perfectamente desligada de la película y sin embargo sigue siendo un caso perfecto de adecuación simbiótica.
    Claro que Miles la compuso viendo la película una y otra vez tomando los tragos que le iba sirviendo la Moreau, que algo tuvo que ver, sin duda, en la inspiración del genial músico, encerrado en el hotel con un piano, su trompeta y la actriz…..
    Esto en los U.S.A., en aquella época, le hubiese llevado directamente al calabozo.

    Un abrazo.

  4. Y tanto que le inspiraría, seguro. Anda, que no le tocaría las teclas a base de bien…
    Efectivamente, banda sonora ejemplar, autónoma. Un caso excepcional, sin duda. Por separado, aguanta mejor la música que la película, que ya es decir. Lástima que este ejemplo no cundiera más; no estaría mal que este modelo de colaboración hubiera constituido una pauta futura como fuente de desarrollo prácticamente inagotable de dos corrientes artísticas paralelas. Aunque claro, haría falta buen cine para ello, cosa que no se da. Y músicos que, además de buenos, sean populares, cosa que tampoco se da.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s