Cine en fotos – Sam Goldwyn

Otro ejemplo de la brutal franqueza de Goldwyn surgió de una pequeña conversación que una mañana tuvo con Thornton Wilder. Wilder, además de ser dramaturgo, había ejercido como profesor en diversas universidades. Incluso en el ambiente de los estudios hollywoodienses, conseguía mantener el tono y el porte de un erudito caballero. Aquello impresionaba a Sam, y siempre que el señor Wilder se encontraba en su oficina, Sam trataba de estar a la altura de la atmósfera que la presencia del dramaturgo creaba. Wilder había realizado la adaptación de una historia y había ido a la oficina de Goldwyn para ver cuáles eran las reacciones del gran hombre. La conversación se desarrolló más o menos de esta forma:

W: Presumo que ha leído mi modesto esfuerzo.

G: Sí, sí, señor Wilder, su modesto, eh, sí, lo he leído, señor.

W: ¿Y qué piensa de él, señor Goldwyn?

G: Bueno, a ver, el personaje de sir Malcolm…

W: Justamente. Me temo que no he dado lo mejor de mí con sir Malcolm.

G: No, lo mejor no, señor Wilder.

W: Me temo que resulta psicológicamente inmaduro. Filosóficamente es un tanto…

G: Sí, psicológicamente, me hizo sentir…

W: Creo que sé exactamente a lo que se refiere.

G: Y filo… Bueno, francamente, señor Wilder: sir Malcolm es un gilipollas.

Un árbol es un árbol (King Vidor, Ediciones Paidós, 2003)

Anuncios

11 comentarios sobre “Cine en fotos – Sam Goldwyn

  1. Un diálogo muy expresivo de la distinta personalidad de cada uno. De todas formas, qué suerte disponer de productores que leían a Thornton Wilder y se reunían con él para discutir detalles y donde consta Wilder que conste cualquier otro nombre de reconocido prestigio…..

    buaaaaaaaaaaaaaaa…..

    😉

    Un abrazo.

  2. Personalidades diferentes que coinciden en que SIr Malcolm no daba la talla, cada uno a su manera, claro.
    Entonces todo el mundo tenía muy claro que el cine empieza por el papel y el lápiz. Hoy ya no es así; mucha gente, demasiada, empieza por el ordenador. Y claro, sale lo que sale.
    Abrazos

  3. Eran otros tiempos, amigo, otros tiempos. Los productores de cine sabían lo que se hacían: espectáculo y calidad (claro, no siempre) pero era así. Yo tengo ahora el hábito de ver el material adicional en DVD para reírme de las chorradas que cuentan, tanto los actores, como el director y el “productor”. Todo es tan chachi, tan guay. Entonces me pongo rápidamente, por ejemplo como ayer, Ladrón de bicicletas. Luego me asomo al balcón y veo a esos tipos que van en sus caras bicis de montaña con sus cascos a lo Alien, sus medias ceñidas y esos zapatones. Tengo un vecino de ese tipo que le robaron la bici hace poco y no veas qué drama. Tenía que ir a concursar no sé dónde y estaba muy angustiado. ¿Por qué te cuento todo esto?, porque no hay un productor que mire, que se arriesgue y proponga una peli sobre un tipo así. Lástima que ya no tengamos a Luis Ciges como protagonista, ¿te lo puedes imaginarar? Hoy tenemos productores de caca, pero mucha mucha caca.

    Abrazos

  4. Digamos que los productores de entonces entendían que, para llegar al público, satisfacerle y hacerle volver a ver una película de las suyas, era preciso sumar. Los productores actuales intentan restar porque arriesgan demasiado dinero, y piensan que restando los riesgos son menores. Por eso son tan planas y tan poco interesantes.
    Me parto de risa con tu descripción de los ciclistas…
    A Luis Ciges yo lo hubiera puesto en La Zarzuela. Seguro que tenía mejor ojo para elegir los yernos…
    Abrazos

  5. “Bueno, francamente, señor Wilder: sir Malcolm es un gilipollas”.

    Me parto de risa. La verdad es que ese libro, Un árbol es un árbol está lleno de anécdotas impagables…

    Dos maneras de expresarse… Cómo se nota quien es el creador y espíritu sensible y quien es el productor…

    Besos
    Hildy

  6. Pues que sepas que si lo disfruté, y muchísimo, fue por culpa tuya, por haberme hablado de él con tanto entusiasmo y emoción. Y fue todo un descubrimiento, porque con todas esas anécdotas tienes de todo, para echarte unas buenas risas (la etapa de pionero del cine no tiene desperdicio) y también para aprender y conocer cosas que ni sabías ni sospechabas. Una maravilla a la que llegué gracias a vos.
    Caray con Sam Goldwyn; imagínate lo que diría de personajes de carne y hueso…
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s