Diálogos de celuloide – El ladrón de orquídeas

(Pudiste leer otro diálogo de esta película justo aquí)

adaptation-charlie&donald[1]

Señor… ¿Y si un guionista intenta escribir una historia donde no pasa gran cosa? ¿Donde la gente no cambia ni tiene ninguna revelación? Luchan y están frustrados, pero no llegan a nada. Más bien como en el mundo real.

¿El mundo real?

Sí, señor, el puto mundo real. […] ¿Que no pasa nada en el mundo? ¿¡Joder, pero tan mal estás de la cabeza!? Se asesina a gente todos los días. Hay genocidios, guerras, corrupción. Cada puto día, alguien en el mundo sacrifica su vida por salvar a otra persona. Cada puto día, alguien, en algún lugar, toma la decisión consciente de destruir a otra persona. La gente encuentra el amor, la gente lo pierde. ¡Por el amor de Dios, un niño ve cómo matan a golpes a su madre en los peldaños de una iglesia! Alguien muere de hambre, alguien traiciona a su mejor amigo por una mujer. Si no puedes encontrar todo eso en la vida, entonces, amigo mío, no tienes ni puta idea de lo que es la vida. Entonces, ¿por qué me haces perder dos putas horas con tu coño de película? ¡No me interesa lo más mínimo!

Adaptation. Spike Jonze (2002).

Anuncios

15 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – El ladrón de orquídeas

  1. Mi querido Alfredo… un buenísimo diálogo de celuloide, para no parar de pensar en el día de hoy…
    Tengo que volver a revisar EL LADRÓN DE ORQUÍDEAS porque en su día cuando la vi no me entusiasmó demasiado, quizá no la vi en un buen día… porque este fragmento que rescatas es buenísimo.

    Qué maravilla me voy unos días y ahora tengo un montón de post interesantes para leer en esos 39 escalones que nunca abandono…

    Besos
    Hildy

  2. Qué bueno que hayas vuelto, mi querida Hildy… Imagino que Walter Burns ha vuelto a enviarte a alguna misión descabellada…
    Es una película curiosa, diferente, morosa en su desarrollo, tan aburrida como interesante, tan absorbente como banal. En fin, de todo un poco, pero, como bien dices, según el día, más o menos satisfactoria.
    Besos de vuelta

  3. Pues es verdad, y mira que es difícil que esté bien en algo…
    Además hay un interesante juego de intertextualidades cinematográficas con la anterior película de Jonze, “Cómo ser John Malkovich”. Un producto interesante, aunque muy irregular.

  4. Spike Jonze resulta interesante en algunas cosas.Este ex de la Sofía Coppola y escritor parcial,pero correcto realizó,a mi juicio,dos estupendas películas:Tres reyes y El ladrón de orquídeas.Cuando produjo la gárrula y hortera Jackass fue para matarlo.De la misma manera me resultó infumable Cómo ser John Malkovich,quizá es mi problema,porque no me gusta Malkovich,que por cierto se le ha puesto una cara muy rara,joer.Ahora va mostrando impunemente su dentadura postiza,además de vender esas insoportables cafeteras desde una nube,sí hombre,esa cafetera en donde tienes que comprar el café a través de internet.Nos ha jodio.Ay,mis malditas digresiones.A lo que iba; Donde viven los monstruos me resultó otro bodrio.
    Y respecto a las cosas que se ven por la calle desde luego tiene razón.Las ideas campan por doquier y también las situaciones.Incluso en un día de asueto encerrado en tu habitación.La cabeza está llega de locuras.

    Un fuerte abrazo

  5. Mi querido Paco: antes que nada, una puntualización. “Tres reyes” la dirigió David O. Russell. Y creo que te gusta más a ti que a mí.
    Spike Jonze es un tío que irrumpió con aires refrescantes y que luego ha sido un bluf, como Wes Anderson, o quizá no tanto, pero igual. A mí sí me gustó -bueno, más que gustarme, me sorprendió- “Cómo ser John Malkovich”. Me resultó refrescante, diferente, inesperada.
    A pesar de ello, te doy toda la razón sobre Malkovich. En “Quemar después de leer” de los Coen su desquiciamiento me lo volvió ligeramente antipático. Me sigue pareciendo un notabilísimo actor, pero creo que ha sufrido los estragos de la edad que Hollywood concede a quienes ya no concede protagonismo.
    Abrazos

  6. Alfredo, Una genialidad de esa escritora, Susan Orlean que la conocí por sus crónicas en el Yorker y juraría que sigue teniendo columna por tan gratificante lugar. Me gusto su novela y el film de S. Jonze (irregular cineasta), pero lleno de talento. Incluso, el histrión Nicholas Cage me llega a sobrecoger. Gran diálogo, cuasi monólogo. Una gran M. Streep y ese secundario, que es un lujo tenerlo en c cualquier proyecto, el gran Chris Cooper. Un abrazo. Y aprovecho la ocasión, para desearte unos felices días navideños

  7. Lo mismo digo, amigo JC.
    Y en cuanto a lo otro, lo mismo digo…
    En serio, aquí lo mejor, creo yo, es en efecto Chris Cooper. Es un tipo que consigue revestir de solemnidad y trascendencia cualquier cosa en la que aparece (y mira que ha llegado a aparecer en cosas raras); siempre correcto, nunca falla.
    Lo dicho, felices fiestas (aunque ya aparecerá la oportuna felicitación “institucional”).

  8. “El mundo real, donde no pasa gran cosa???” … Como no sea en Miravete de la Sierra … Menos mal que el interlocutor se lo aclara. Que quizá no sea su mundo, precisamente.

    No la he visto, pero éste me parece un diálogo muy interesante -unido, además, al anterior de esta película-.

    Saludos,

  9. Esta la tengo pendiente desde hace muy poco, porque ni idea de su existencia: me enteré consultando datos en imdb y me picó la curiosidad, principalmente por entender que la mirada sobre un guionista de cine no puede ser -teóricamente- aburrida.
    El diálogo que ofreces, Alfredo, tiene mucha miga. Creo firmemente que en los breves de los periódicos hay ideas que nadie del cine actual tiene en cuenta, por desgracia para los espectadores.
    Un abrazo.

  10. Uy, en Miravete ocurren muchísimas cosas. No se cuentan, pero ocurren. Donde hay más de una persona, ocurre de todo, seguro.
    La película propone un juego muy interesante entre realidad, ficción, adaptación de la ficción y vuelta a la realidad. La verdad es que se trata más bien de tres ficciones diferentes. Pero que dos hermanos gemelos guionistas escriban una película sobre dos hermanos gemelos guionistas que se llaman como ellos, da mucho juego. Es irregular, pero interesante.

    Es una falsa autobiografía a cuatro manos, Josep, con más fantasía, probablemente, de la que parece, y con más realidad, seguramente, de lo que se cree al verla. Interesante, desde luego, es.
    Para que los periódicos inspiren al cine hace falta una cosa: leerlos. Los directores, hoy, creo yo, especialmente los surgidos de las escuelas, prestan demasiada atención, me parece, a los juegos de cámara, a las estéticas y a la innovación visual. Pero se olvidan de que las películas, ayer, hoy y siempre, empiezan invariablemente por el mismo sitio: lápiz y papel. Y para que estos echen a andar, hay que mirar alrededor.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s