Deliciosa comedia negra: Ocho mujeres y un crimen (1938)

the-mad-miss-manton-39

Leigh Jason dirigió en 1938 esta Ocho mujeres y un crimen, cuyo título original en inglés The mad Miss Manton (algo así como La loca de Miss Manton), quizá se asemeja más exactamente al contenido global del breve metraje (apenas 80 minutos) que, en cualquier caso, supone una pequeña maravilla de ese subgénero tan prolífico, especialmente en los años 30, que es la comedia de crímenes.

Melsa Manton (Barbara Stanwyck, que se luce bien a gusto en su faceta cómica) capitanea un grupo de frívolas muchachas neoyorquinas adineradas de la exclusiva zona de Park Avenue, famosas por sus “travesuras” públicas, la mayor parte de las cuales traen de cabeza a la policía, en particular al teniente Brent (Sam Levene), que ya se las conoce y suele hacer caso omiso de sus disparatadas denuncias o persigue con desgana sus aparatosos desmanes resultantes de sus desenfranadas fiestas de madrugada (como el robo de un semáforo, por ejemplo). De vuelta de una de esas fiestas, a las tres de mañana, mientras Melsa pasea a sus perritos antes de acostarse, descubre un cadáver en una cercana mansión abandonada. Tras dar el correspondiente aviso, el teniente Brent y su esforzada brigada comprueban que no existe tal cadáver. Es un ejemplo más de la fábula de “que viene el lobo”, por lo que, aun siendo cierta la denuncia, la policía no la toma en serio, y es Melsa la que decide investigar por su cuenta con sus siete amigas, a cual más chiflada (un ejemplo de diálogo: “tú registrarás la planta superior”; “nunca he sido una individualista, así que iremos todas”; “eso es comunismo…”). Desde el comienzo de la investigación se ve involucrado un periodista, Peter Ames (Henry Fonda, mucho más físico, elocuente, sonriente y agitado que en sus más conocidos papeles),  que suele recoger en su columna las peripecias de este grupo de señoritas de la alta sociedad, y que se ve mezclado en las alocadas averiguaciones, que se vuelven más amenazadoras y reveladoras cuando aparecen nuevos cadáveres y la policía empieza a tomarse en serio el asunto. Además, mientras asisten a la evolución del caso, un efecto atracción-repulsión comienza a producirse entre Melsa y Peter, y eso incrementa los riesgos para ambos, tanto el de ser asesinados como el de verse… enamorados.

Una magnífica joya producida por los estudios RKO que contiene en las dosis justas los elementos necesarios para proporcionar un divertimento elegante, sofisticado, inteligente, ingenioso, a ratos incluso hilarante, y con emoción y suspense. El comienzo de la historia, con las ocho chicas convertidas en un grupo de detectives aficionadas roza la perfección. Los diálogos y las situaciones son chispeantes, los intercambios de ingeniosos comentarios sarcásticos sobresalientes, y la interacción con el grupo de policías, supuestos profesionales que resultan ser tanto o más frívolos e irónicos y mucho más patanes que las jóvenes, es un prodigio de gracia y tacto guasón en el tratamiento del choque de sexos. La aparición de Peter introduce el elemento romántico, que en ningún caso es sentimental o azucarado, sino que alimentándose de ese choque de sexos, aderezado con la divergencia en la procedencia social, los malos entendidos y el alocado, variable e impredecible comportamiento de Melsa y sus compinches, genera situaciones cómicas muy estimables. A mitad de metraje, cuando van conociéndose datos sobre la intriga que rodea las distintas muertes violentas que se han producido, se revela la identidad de los sospechosos y se localiza a la mujer desaparecida (a través de una pista lograda por las detectives amateurs: el tipo de tinte que solía usar y el reducido número de peluquerías donde estaba disponible) que puede ser la clave de la investigación, la película decae en el empleo del humor y predomina más la intriga, la resolución de un cada vez más alambicado caso que va adquiriendo complejidad, que se va embrollando a medida que aparecen nuevos cadáveres y nombres a considerar en la lista de sospechosos, si bien con continuos guiños a la relación ambivalente de Peter y Melsa y a su continua confrontación con el teniente Brent (ese periódico cogido con un alfiler al trasero del ayudante del fiscal), si bien el resto de chicas desaparece hasta el momento final, en el que retornan como una especie de pelotón de rescate o de fuerzas especiales que acude para reducir al malo, la secuencia de acción que pone fin a la trama, o a las tramas, tanto la criminal como la matrimonial. En la labor de mantener el ingenio durante todo el metraje destaca asimismo la gran Hattie McDaniel (“McDaniels” en los créditos), meses antes de Lo que el viento se llevó, que interpreta a la criada de Melsa, que gobierna en la casa como si fuera un general, por encima de las amigas, de los pretendientes, de la policía o incluso de la propia Melsa, y que con sus observaciones socarronas ofrece impagables píldoras de ingenio y comicidad.

En suma, una pequeña delicia que en su primera mitad incide en los aspectos más aprovechables de la screwball comedy (diálogos ácidos, vertiginosa verborrea, repletos de ingenio, lucha de sexos, equívocos, gags visuales…) y que con el paso de los minutos, sin perder agudeza y el tono ligero y amable, va encadenando el humor a una historia de intriga excepcionalmente acompañada por la música de Roy Webb, que alterna las melodías inquietantes propias del suspense con divertidas piezas de aire cómico, y la estupenda fotografía de Nicolas Musuraca, uno de los grandes operadores del cine en blanco y negro, que lo mismo retrata lleno de luz un lujoso salón de un costoso apartamento de Park Avenue que ilustra, en clave de cine negro, con su acostumbrado empleo de claroscuros y sombra amenazantes, el turbuluento y lúgubre lugar del crimen, o también las obras del metro en el subsuelo de Nueva York, que ofrecen una de las pistas concluyentes de la trama (y por las que deambula el fordiano John Qualen).

Película muy recomendable tanto para quienes disfrutan de las alocadas comedias del periodo clásico como para los seguidores de las películas de intriga, especialmente del subgénero “comedias con muerto”.

Anuncios

12 comentarios sobre “Deliciosa comedia negra: Ocho mujeres y un crimen (1938)

  1. Únicamente la presencia de Barbara Stanwyck y, en menor medida la de Henry Fonda justifican el visionado de esta comedia de gesticulantes y lastimosos policías, investigadoras privadas en traje de cocktail y muertos en la nevera donde el único sentido de las ocho féminas en busca de cadáveres es el de lucir palmito y ocupar su buena cuota de pantalla. Con una, especialmente si se trata de nuestra Bárbara habría bastante ó como mucho dos, una para llevar el frasco de las sales del mismo modo que el oficial Sullivan es el portador de bicarbonatos anti dolores estomacales e incluso improvisado cantante en artículo mortis si se tercia la ocasión.

    Tan lejos queda de aquellas comedias mágicas tipo Capra que cualquier parecido no es ni siquiera coincidencia sino un error aleatorio del destino. Las aventureras cinco de Enid Blyton multiplicadas como panes o peces hasta ocho no tienen justificación posible como no sea la demanda de papeles para amiguitas de los productores en pos del estrellato. Y si es junto a la Stanwyck y a Fonda mejor que mejor. No le encuentro otro sentido a tanta aglomeración femenina cuyo número supera el imprescindible para visitas a la toilette y se acerca al conveniente para reuniones caseras de venta de cosméticos, tupperwares y análogos.

    Comedias simples para gente con problemas que olvidar. Este podría ser el resumen de esta película y de otras cortadas por el mismo patrón – no incluyo en este saco las comedias de Frank Capra, auténticas obras de orfebrería cinematográfica, a años luz del resto de trabajos “mortales”- que no derrochaban precisamente originalidad en sus gags ni consistencia en sus situaciones. En el caso de The mad miss Manton, la presencia de una de las grandes damas de la pantalla como unánimemente se reconoce a Bárbara Stanwyck redime de la mediocridad este trabajo de Leigh Jason que únicamente cabe ser recordado por la sensualidad de un cigarrillo encendido con mechero de gasolina, entre sábanas de seda e impenetrables antifaces. Instante tan breve como fugaz pero digno de ser rescatado de una película que precisamente la volví a ver no hace mucho y no me entusiasmó,la verdad.

    Un fuerte abrazo,amigo.

  2. Caramba, Paco, te has despachado a gusto…
    Coincido contigo en que sobran mujeres (en algunos momentos el caos escénico lastra la película, al comienzo sobre todo) y que lo mejor es la Stanwyck, con direfencia. Pero la aglomeración femenina sólo tiene lugar en pasajes muy concretos; el resto del metraje, casi ni aparecen, si bien, tienes razón, no tienen dimensión propia, yo las confundo todo el rato unas con otras.
    Yo recuerdo varios diálogos de mérito, y me gustó su inicio enloquecido. De Capra mejor no hablamos, porque a mí me gusta lo justito (aunque, claro está, “Vive como quieras” le da cien mil vueltas a esta).
    De todas formas, creo que la película no pretende emparentar directamente con la screwball, sino con las “comedias con muerto”, tipo W.S. Van Dyke.
    Abrazos

  3. Alfredo, qué buen gusto. Leigh Jason, hermano del no menos personaje “Sui generis” Will Jason y sus series-B. Qué comedias tan intrigantes y repletas de buen gusto, las del primero. No hace mucho, vi tres de sus mejores films—incluido, el reseñado— por 2 euros en una tienda de cachivaches…En fin, siempre nos quedaran los diálogos de Stanwyck y el joven Fonda ¿Por cierto, se ha atrevido a ver el Hitchcock de Hopkins? je, je… (Sonrisa Willis, del Sr. Alonso). Abrazos y abríguese por Fargo

  4. … pues verás es de esas películas que persigo y persigo y todavía no he visto.

    Ahora leyéndote me apetece más y más.

    Y si salen Barbara Stanwyck y Henry Fonda… pues ya tiene más que ingredientes suficientes para engancharme… Con lo bien que me lo paso cada vez que les veo en Las tres noches de Eva de Preston Sturges.

    Si además me hace reír… y también tener mis dosis de intriga… que más pido para una tarde de invierno. Sólo tengo que conseguirla.

    Besos y más besos
    Hildy

  5. Pues vivan los cachivaches, JC…
    Me atreví, sí,. Sin comentarios… de momento.
    Abrazos

    Pues tú dirás cuántas ganas tienes de verla, mi querida Hildy, y si son muchas, te digo dónde y cuándo la puedes ver.
    Besos

  6. Pues mira que a mí Henry Fonda no me parece muy “dotado” para la comedia.

    El “subgénero” comedia con muerto nos ha dado alguna perla que todos tenemos en mente. Será cosa de visionar esta que nos propones.

    Saludos,

  7. Tienes razón, no lo está para nada. En su juventud cultivó mucho más el género, y a esa etapa pertenece este título. Luego, convertido en encarnación de América gracias a John Ford (hasta que lo sustituyó por John Wayne tras “Fort Apache”), ya no volvió a pisar apenas ese terreno, y cuando lo hizo fue en títulos menores. Su gestualidad es demasiado lacónica para la comedia.
    Saludos.

  8. Me huelo una comedia del tipo de La cena de los acusados y me lanzo a buscarla, porque ni idea tenía de ella. Entiendo que la falta de pretensiones es de nuevo virtud en una película que se adivina reconfortante en estos tiempos en los que hallar una frase inteligente y ocurrente ha devenido en imposible y titánica labor.
    Sólo pensar en un Fonda jovencito, sonriente y expresivo, ya merece la pena, por la novedad….

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s