Cine de verano – El diablo sobre ruedas (Duel, 1971), de Steven Spielberg

En homenaje al recientemente desaparecido Richard Matheson.

Anuncios

12 comentarios sobre “Cine de verano – El diablo sobre ruedas (Duel, 1971), de Steven Spielberg

  1. Mantiene la tensión hasta el final, apoyándose en una cuidada estética y unas brillantes escenas.

    Cuando la rueda se para muere el monstruo, al que los fluidos “vitales” se le escapan sin remedio.

    Grande, Richard Matheson.

    1. La personificación del camión como villano es magistral, y además proporciona unas cuantas lecturas interesantes sobre lo que estamos viendo. Algo ha terminado pasando, sin embargo, con el paso de los años, que Spielberg ha perdido (y ya hace mucho de eso) su capacidad para contarnos cosas a través de sus historias. Sus primeras películas no eran en absoluto meros divertimentos, aunque quizá no pretendía otra cosa. Cuando sí empezó a pretenderlo, cuando quiso ser adulto, resulta que no tenía nada que contar.

  2. ¿Quién es, pues, ese Richard Mathesson? ¿El prota? ¿Y qué fue lo que estropeó a Spielbrg? ¿Que se edulcoró? ¿Que quiso hacer pelis que sirvieran para toda la familia, desde el niño a la abuela?

    1. Carlos, es el autor de la historia en que se basa la película, así como también de otro buen puñado de relatos llevados igualmente al cine. Si pinchas en el nombre, te enviará al artículo que mi buen amigo Paco Machuca, dueño del imprescindible “El tiempo ganado”, le dedicó con motivo de su reciente fallecimiento.
      Por otro lado, a Spielberg lo estropeó el dinero, sin duda. A día de hoy, sigue siendo un gran cineasta juvenil, pero mediocre, muy mediocre, en cuanto al cine maduro y adulto. Y técnicamente, además, alterna los aciertos tecnológicos -dispone de los suficientes dólares como para permitírselo- con chapuzas increíbles.
      Llevaría mucho tiempo analizar por qué ocurrió así, por qué se ha vuelto cada vez peor cineasta mientras que la crítica y el público no han dejado de alabarlo y ver sus películas, pero lo mejor de su cine, insisto, fue mucho antes de “Parque Jurásico”, especialmente hasta “E.T.”, momento en que destacó también en la producción de filmes de otros directores (“Los Goonies”, “El secreto de la pirámide”). Pero lo mejor que ha hecho ha sido y siempre será su primera década como director, sin duda.

  3. pues muchas gracias a Francisco y a ti porque no tenía ni idea de este escritor. Ya en su día me entusiasmaste con El hombre Menguante, saber que en realidad es un libro de este hombre me ha puesto los dientes largos y no dudo que me lo compraré. Y también me ha sorprndido que fuera autor de Soy Leyenda, cuya última adaptación con el Will Smith ese, me gustó bastante (la descripción de la gran ciudad abandonada, la supervivencia del hombre solo…) hasta que -y volvemos a lo que comentábamos el otro día sobre los pecados en que cae el Cine de Terror actual- salen los mutantes digitales, que acaban comportándose y dando alaridos como todos los monstruítos que hacen ahora (¿Cuándo se darán cuenta que ya aburren?)

    1. Pues se darán cuenta, creo, cuando nadie vaya a verlos… A mí la película no me gustó demasiado. Prefiero “El último hombre… vivo”, con Charlton Heston, que es la original, y aunque se ha quedado muy antigua en lo visual, algunas piezas del argumento funcionan bastante mejor.

    1. Exacto. Los remakes, las nuevas versiones, los refritos… Son consustanciales al cine. Era natural, normal, hasta que llegó la televisión y los medios de reproducción domésticos. Cuando en tu propia casa o en la tele puedes ver cualquier película de cualquier época, los remakes pierden prácticamente todo su sentido, salvo excepciones. En general, los remakes debieron desaparecer en los años 50.

  4. … Buen homenaje a Matheson…
    Yo conozco más su contribución y sus adaptaciones al cine pues no he leído ninguna de sus obras literarias.

    ¡Ves, si al final tiene sus ventajas no conducir ni tener coche! Que luego te pasan cosas como ésta o acabas en casas extrañas si tienes una avería o si paras a alguien que está haciendo autostop… te sale rana…

    Besos
    Hildy

    1. Por supuesto que los hay, y no pocos. Algunas de las mejores o más conocidas películas de la historia lo son (“Ben-Hur”, por ejemplo, pero hay muchísimos). En todo caso, cabe distinguir dos momentos: el remake tiene su sentido cuando el circuito comercial de las películas se acababa en las salas. Como había generaciones enteras que no habían visto determinadas películas y no había posibilidad de reposición en las salas (a menudo las películas se archivaban, desaparecían o incluso se utilizaban como deshechos, combustible, etc.), era normal que, pasados veinte, treinta años, se hicieran nuevas versiones para un público diferente. Además, el salto del mudo al sonoro, primero, y del blanco y negro al color, después, motivaron nuevas versiones que ofrecían historias en condiciones tecnológicas innovadoras, que aportaban nuevas formas de mirar el cine. Pero, como te decía, cuando llegó la tele, y después el vídeo y el DVD, la necesidad de hacer remakes desapareció, porque la gente ya tenía acceso libre a cualquier película de cualquier periodo. La función del remake, a partir de entonces, fue doble pero muy pobre: en primer lugar, la comercial, y en segundo, paliar la falta de ideas que progresivamente ha ido convirtiendo Hollywood en una planta de reciclaje de cine más bien infantiloide y tontuno. Por supuesto, desde los años 50 hacia aquí algún buen remake ha habido, pero no creo que lleguen ni al 1% de todos los que se han llegado a hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s