Mis escenas favoritas – La princesa prometida (The princess bride, 1987)

Me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir.

Frase inolvidable para toda una generación que tiene a La princesa prometida (The princess bride, Rob Reiner, 1987) como uno de sus referentes infantiles o juveniles.

El desenlace de la secuencia no se lo cree ni él, pero, ¿qué más da? ¿Es que acaso no es todo posible en los cuentos?

Anuncios

14 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – La princesa prometida (The princess bride, 1987)

  1. Pues sí, yo soy de la creencia de que todo es posible en los cuentos…
    Mucho cariño a La princesa prometida.
    Y ese es el logro precioso de Rob Reiner… que realmente filma un cuento lleno de imaginación, fantasia, ingenuidad pero con sus dosis de crueldad, oscuridad, violencia y tocando temas con los que hay que enfrentarse en la vida: el amor, la muerte, los obstáculos, las dificultades, el mal, el bien… Todos los ingredientes de un buen cuento…
    Besos
    Hildy

    1. Toda la razón. Ahora me fijo en los dibujos animados y en las series que ven, por ejemplo, mis sobrinas, y dan ganas de echar la pota. ¿Qué estímulo representan para la imaginación? Yo no lo veo, la verdad. Ahora bien, cuando llegan estas fechas, señalan con el dedico todos los jugueticos que anuncian en la tele. Supongo que es el único estímulo que reciben.
      Besos

    1. Eso es lo que nunca me ha terminado de encajar del tipo: el nombre. Mandy Patinkin me suena a cualquier cosa menos a una persona. Puede ser un conjuro mágico, un juego de ordenador, una aplicación para el smartphone, una máquina tragaperras… No sé, miles de cosas antes que una persona…

    1. Bueno, Vir, teniendo en cuenta que antes ya había aparecido en “Yentl”, como judío ortodoxo y caracterizado como tal, junto a Barbra Streisand, imagino que lo de los cambios radicales lo tiene asumido. El público, no tanto. Es el problema de los personajes que marcan demasiado.

  2. Creo que sigo prefiriendo la novela del gran William Goldman y también gran guionista. Recuerdo de la peli a esa bella princesa que acabó (creo) pasando por la cama matrimonial de Sean Penn y el cuento se jodió. De todas maneras es una frase mítica y me gusta más que las frases sobadas del capitán Alatriste.

    Abrazos

  3. Bueno la escena tiene algunos puntos cómicos. Primero la sonrisita de Íñigo Montoya cuando dice por primera cvez que ha venido a vengar a su padre. Después lo de Íñigo Montoya rebotando contra la puerta (¿cómo no le da tiempo de escapar al perseguido?) Y el final, sí, es increíble. Parece que se ha sacado el puñal y se ha untado con bálsamo de fierabrás. Pero guardo un bonito recuerdo de esta película. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s