La tienda de los horrores – Yo quiero ser torero

A petición de Francisco Machuca, su mayor -y único- fan.

torero_39

¿Es posible que una película sea abominable en absolutamente todos sus extremos? Lo es. La primera y, afortunadamente, única, incursión del gran payaso Miliki en la dirección es este especimen que cuenta con el protagonismo del Dúo Sacapuntas, nefasta pareja presuntamente cómica popularizada por el famoso concurso Un, dos, tres en sus últimas etapas y que durante ochenta minutos campa por el mayor despropósito concebible en imagen, sonido, interpretaciones, argumento, humor, y en cualquier otro aspecto concebible y admisible por mente humana mejor o peor dotada.

Es tal la dimensión catastrófica del engendro, que quien escribe carece por completo de capacidad de análisis -ni de estómago- para enfrentarse a semejante subproducto y salir cerebralmente indemne (en caso de que lo esté antes de verla). Cúmulo de gags y secuencias de presunta comicidad sin orden ni concierto, y sin tratamiento dramático alguno más allá de la débil premisa inicial (dos maletillas contratados para torear a Superman, toro bravo que ya se ha cargado a una veintena de temerarios, durante las fiestas de un pueblo), esta película convierte a Chiquito de la Calzada en puro Shakespeare, y a Miliki, como director, lo equipara con el inventor de la bomba atómica -intestinal, en este caso-. Nada puede ser peor en este mundo, cinematográficamente hablando, que tragarse la minutada entera sin descansos, sin alcohol y sin drogas.  El ratón de Susanita se suicidó, sin duda, lanzándose a las aspas del ventilador cuando comprobó lo que su inventor era capaz de hacer. Si hace un tiempo ya recogimos aquí lo que Emilio Aragón daba de sí como protagonista de cine de acción, no perderse -mejor sí- en qué estaba metido su señor padre por la misma época.

Es el misil definitivo, el horror sublimado, el pestiño por antoniomasia, el cagarro superlativo. Inigualable, impensable, irrepetible ni siquiera intentándolo a conciencia. Después de esta lamentable colección de imágenes y audios, para el que no existen calificativos ni condenas suficientes, esta sección no tiene más remedio que cerrar.

Pero, ¿por qué tengo que sufrir yo solo? Aquí está para todo masoquista de la red que sepa apreciarla en su justa medida:

Anuncios

17 comentarios sobre “La tienda de los horrores – Yo quiero ser torero

    1. Pues no, tampoco eran arte, pero tenían un mínimo -muy mínimo- de dignidad.
      En cuanto al juicio y la condena, los he omitido por dos razones: una, por el cariño a Miliki y su reciente fallecimiento (así como “El Pulga”, que falleció ya hace unos años). Y segundo, porque esto es tan insuperable, que no se me ocurré nada que decir que supere las condenas que ya he puesto anteriormente.

  1. Noooooooooooooooooooooooo
    ¡Un cagarro nacional y superlativo!
    Me da miedo dar siquiera al play…
    Te compadezco por los sufrimientos que padeces cada día por alimentar esta sección y temo por tu integridad psicológica.
    ¿Cuál es la mejor medicina tras la visión continua de cagarros…?
    Te admiro por tu sacrificio continuo por tus fans…
    Besos fanáticos y tres vivas por La tierra de los horrores
    Hildy

    1. El coste es duro, mi querida Hildy… Pero esto ha sido superior. Tanto, que ya no me encuentro con ánimos ni, honradamente, espero encontrar algo que supere esto… Menos mal que Groucho Marx es un excelente reconstituyente. Eso sí, reconozco que me costaría reconducir esta sección, de modo que igual el cierre es definitivo.
      Besos

  2. ¡Hola Alfredo!
    Llevo siglos sin pasarme por tu escalera… ahora me han entrado ganas de desquitarme y me quedo un rato, y de paso le hago compañía a tu amigo Francisco Machuca en el solitario club de fans del dúo, jajaja
    Bueno, no es que yo sea “fan”, no he visto la película, supe de su existencia hace tiempo y tuve curiosidad, pero no la encontré por ahí… a mí “Los Sacapuntas” me hicieron gracia de pequeña, ya se sabe que todos estos humoristas encontraron refugio en Canal Sur cuando su éxito empezó a decaer (luego dicen que si los andaluces estamos así o asá, ¿qué quieren, con las sobremesas que tenemos que pasar?)… la verdad es que Juan, el pequeño, me hacía gracia. Más cuando era él mismo y se saltaba los guiones que cuando actuaba, tenía cierta gracia natural… apareció brevemente en el Oro de Moscú, como curiosidad (aunque ya lo sabrás), no mucho antes de su muerte. El “grande”, Manolo Sarriá, fue sorprendentemente fichado por la Sexta el año pasado para “Taxi”, programa conducido (nunca mejor dicho) por él con éxito en Canal Sur y que fue un chasco en la Sexta. Me parece buena gente y, fuera de su papel como humorista, un tío bastante culto, pero como humorista, la verdad… el pequeño llevaba todo el peso, aunque me dé pena decirlo. De todos modos los recuerdo con cariño.
    Sobre la película, me sorprende que la hayas encontrado, ¿la has subido tú o ya estaba en Youtube? me pregunto cuántas noches frías y solitarias habrá tenido que pasar el que la ha subido recorriendo lúgubres y cavernosos archivos, porque no debió ser nada fácil encontrarla.
    Le echaré un vistazo, aunque sólo sea por los viejos tiempos y en agradecimiento al intrépido buscador.
    Tiene gracia que después de que me hayan llegado al facebook tantas buenas críticas a buenas películas, regrese por aquí tras encontrarme con ésta…
    ¡¡Saludos sevillanos, sir!!
    Rosa

    1. ¡¡Mi querida Rosa!! Long time ago…
      Pues ya ves cómo decae la especie. En Youtube está, y no una, sino varias veces. Yo he subido la versión vídeo casero porque es más cutre y encaja mejor, pero las hay de “mejor calidad” subidas directamente de la tele digital. Yo, de todas formas, te lo desaconsejo. Al final acabarás como yo…
      En fin, bienvenida de nuevo, y, para la próxima vez, que no pasen años, ok?
      Saluti,

      1. Pues yo también espero que no pasen años 🙂 Muchas gracias a la bienvenida, pese al tiempo que ha pasado… reconozco que no he conseguido pasar del diálogo de “uno + uno: tré”, madre mía, prefiero conservar el recuerdo de la infancia que tengo de ellos…
        Saluti para ti también 😉

  3. Ya ves, mi querido amigo. Tienes un montón de comentarios,incluso has recuperado a una amiga perdida. Y otro cosa: has demostrado que eres un gran amigo porque has hecho lo que yo probablemente no hubiera hecho. Esta película, bueno, no la llamaría película, no sé, quizá un aborto criminal. Fíjate tú que Miliki fue un estupendo escritor. Su última novela Mientras los murciélagos duermen, me parece estupenda donde un grupo de ancianos circenses deben cruzar la Alemania nazi hasta España donde les espera un país,también,lamentable. En fin. Te pedí que vieras esa aberración de un pato y ahora esta mierda. Te prometo que no te molestaré más. Ah, una cosa, Yo quiero ser torero la han remasterizado y volverá a los cine en 3D. ¿Quedamos para ir a verla?

    Un fuerte abrazo,amigo mío.

    1. Calla, calla, que ando buscando la de Joe Dante, a ver si me da también un telele que vuelva a ponerme en marcha el corazón… Ya sabes, por un amigo, lo que haga falta, patos, toreros o lo que venga.
      Imagínate a este par en 3D… ¿Crecerán a lo alto o a lo ancho?
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s