Mis escenas favoritas – La puerta del cielo (Heaven’s gate, Michael Cimino, 1980)

la-puerta-del-cielo-39

De acuerdo. El pretencioso, melodramático y extralarguísimo western de Michael Cimino La puerta del cielo (Heaven’s gate, 1980) estuvo a punto de sepultar la carrera del director lo mismo que arruinó a los veteranísimos estudios United Artists, creados por David W. Griffith, Mary Pickford, Douglas Fairbanks y Charles Chaplin en los albores del cine. Todavía hoy se discute sobre el colosalismo de este film, de sus virtudes y defectos. Todavía se ovaciona como recuperada joya de culto a la vista de las nuevas copias restauradas o se la zarandea de manera inmisericorde como muestra de la desmedida ambición perfeccionista de ciertos obsesos del cine de autor.

Con todo, contiene momentos hermosísimos, como este Ella’s waltz, en el que la joven y delicada (por entonces) Isabelle Huppert se marca un romántico baile con el tosco y grandote (entonces y ahora) Kris Kristofferson, justo antes de cogerse de la mano y caminar hacia la puesta de sol… Snif, snif… Maravillosa fotografía, por cierto, del húngaro Vilmos Zsigmond, con esa pátina triste y melancólica de tonos grises y de ocres tonos pastel que impregnan la cinta de nostalgia y sensibilidad.

Anuncios

15 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – La puerta del cielo (Heaven’s gate, Michael Cimino, 1980)

  1. Qué belleza de escena.
    A mí esta película me llega, me llega mucho. Y efectivamente es interesante meterse en el análisis de por qué supuso un fracaso (y fecha de defunción del nuevo cine americano).
    Tardé muchísimo en poder conseguir verla y es una película marcada por esa acusación de ‘fracaso absoluto’ y ‘que por su culpa se hundió un estudio’… Y sin embargo me encontré con una película increíblemente potente. Una joya.
    Me has provocado las ganas de volver a verla.

    Un beso desde el amanecer
    Hildy

    1. Creo que, ni más ni menos, porque en el chip mental del Hollywood reconquistado por los estudios en la versión de su espíritu más comercial el dinero había pasado ya al número uno del argumentario: en una época en la que se había construido el culto a la taquilla, a la inversión millonaria y la publicidad obsesiva, atorrante e invasiva (léase, por ejemplo, “El turrón de Wall Street”), que un estudio cayera fulminado por el fracaso comercial (derivado a su vez del maltrato artístico al producto final) de una sola película venía justamente a poner en cuestión ese nuevo culto. De ahí su, para mí, sobredimensionada importancia a la cuestión económica por encima de lo que nos interesa, que es lo cinematográfico.
      Besos celestes

  2. Recuerdo que cuando era muy fanático del cine (hace ya siglos) solía gustarme las superproducciones que se cargaban a los directores y a los estudios. No por este motivo,sino que sentía que el cine estaba cambiando y estos monstruos todavía querían perseverar bajo el mandato de la mirada clásica.Pongo por ejemplo Cleopatra que me encantó cuando la vi en aquel cine de provincias y llegó como un estreno cuando ya no existía ni los estudios. La película de Cimino me gustó mucho en su momento y también me gustaba Kris Kristofferson un gran actor que le tocó interpretar las películas más fallidas de los grandes directores,como Convoy el gran bodrio de Sam Peckinpah entre otras. Lo hemos podido ver en bodrios como Blade II o El planeta de los simios,etc. En fin,creo que ya sabes que esto del cine está quedado solo para los ojos de los cada menos amantes del cine.
    Por cierto,no hace mucho fuimos a un concierto del viejo Kris en Barcelona. Sinceramente fue alucinante tener a este tipo a pocos metros.¿Qué tendrán estos nobles americanos que al final acaban pareciéndose? Kris/Jeff Bridges.Ja,ja,ja. Ver a Kris fue ver al gran actor con sus grandes
    películas (Pat Garrett y Billy The Kid) y a ese compositor que compuso canciones que cantaron Sinatra, Dino o Elvis. En fin uno grande.

    Abrazos

    1. Claro: de hecho, un pistolero, nada menos que Christopher Walken, hace de las suyas para limpiarle el terreno a sus amos. Ya sabes, conflictos ganaderos, inmigrantes, gente que va al Oeste. O sea, temas genuinos del western pero con mucho más tacto, sensiblidad, subtextos… Larga pero con mucha sustancia y belleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s