Cine en fotos – John Huston, ‘A libro abierto’

la reina de áfrica_39

Al principio, cuando estábamos todavía unos pocos en la selva, no habíamos establecido nuestro servicio de intendencia, así que contratamos a un cazador negro para que nos llenara el puchero. Yo salí a cazar con él varias veces. Sólo tenía un rifle de avancarga y no podía dar en el blanco a menos que estuviera prácticamente encima de la pieza. La caza era escasa y yo me preguntaba cómo demonios se las arreglaba el tipo para abastecernos de suficiente carne para el puchero que estaba encima del fuego. El guiso consistía en una especie indiscriminada de estofado compuesto de mono, cerdo de la selva, ciervo y quién sabe qué. Finalmente, alguien lo supo… Una tarde llegó al campamento un grupo de soldados y arrestó a nuestro cazador negro. No nos dijeron por qué. Pero más tarde supimos que algunos habitantes de la aldea próxima habían desaparecido misteriosamente. Parecer ser que, cuando nuestro cazador no encontraba animales para nuestro puchero, conseguía la carne de manera más sencilla. Debo reconocer que yo no notaba la diferencia de sabor. El cazador negro fue ejecutado unos días después, antes de que llegara la mayor parte del equipo. Sólo unos pocos tuvimos el privilegio de una alimentación tan exquisita.

John Huston, A libro abierto (Memorias), Espasa-Calpe, Madrid, 1986.

Anuncios

10 comentarios sobre “Cine en fotos – John Huston, ‘A libro abierto’

  1. ¿En serio?… me gusta creer que es cierto (y no por los pobres indígenas ni por que sienta ninguna gana en probar esa exquisitez).
    John Huston me cae fenomenal y me fascina lo poco que he leído de su vida aventurera como eso de que se enroló con PAncho Villa…
    Ay qué pobre Catherine, comiendo…aunque sólo sea carne de mono. Aunque con lo valiente que era, tampoco me cuesta creerlo.
    Un texto guay que aclara como, rodando así, les salió semejante peli que a mí me gusta tanto.

    1. Pues me temo que no lo es, que es otra chufla de Huston para impresionar al personal y quedarse con la gente. En todo caso, este relato, creo que falso, se refiere a antes de que llegaran los actores a África, o sea que Katharine se libró. Al menos en este momento…
      Te recomiendo las memorias de Huston, así como la novela de Peter Viertel “Cazador blanco, corazón negro” y la película de Clint Eastwood sobre el asunto.

  2. AHHHHHHHHHHHHHHH, AHHHHHHHHHHHHH…
    No tengo palabras, sólo gritos.
    Es una anécdota mega heavy…
    Lo increíble es cómo la cuenta Huston, como si nada… y encierra toda una trama de dolor, drama y terror… con la ignorancia del visitante.

    Besos
    Hildy

    1. Como le digo a Carlos, yo creo que es una “boutade” del amigo Huston, otra de sus bromas pesadas que no tomar en serio con un copazo en la mano, un guiño de ojos cómplices y una sonrisa socarrona (o somardas, que decimos en Aragón).
      Pero, como en toda invención hustoniana, algo habrá… Como se entere Chicote…
      Besos

  3. Es un libro que me decepcionó bastante. Huston fue un tipo muy grande fuera del cine, y en este libro eso no se nota. A Huston le ocurre una cosa: no sabía escribir. Firmaba muchas de sus películas como guionista, pero no fue así. Huston en sus primeras películas copiaba el libro, donde se basaba sus películas, como por ejemplo El halcón maltés, incluso los diálogos son de la novela, pero era tan listo el tipo que se las ingeniaba para poner su nombre en sus películas más grandes. Huston genial y su obra maestra fue su vida, pero en estas memorias no percibí “casi” nada de esto. De todas maneras es un gozo leer A libro abierto, pero esta es mi modesta opinión. Cuando has leído muchos libros de cine, libros sobre el cine de Huston, anécdotas contadas por gente que le conocieron, se engrandece, porque son partes, fragmentos reales vividos por otros que estuvieron a su lado…

    Bueno, quedamos en Stockton y hablamos sobre abismos,mi querido amigo.

    Fuerte abrazo.

    1. Vaya, cuánto lo siento, Paco… A mí, es cierto, me pareció menos a la altura de la leyenda del personaje de lo que me esperaba, pero tiene sus cosillas. En todo caso, ya sabes que los directores mienten mucho sobre sí mismos, y que no se les puede hacer demasiado caso.
      Abrazos

  4. Madre mía…¡cómo no iba a hacer luego buenas películas! LA verdad, lo de la carne de mono ya es para mí demasiado potente. Así que la de humano, tampoco está muy lejos de la del mono… ¡Vaya anécdota! Abrazos Alfredo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s