Música para una banda sonora vital – Agosto (Auguste Osage County, John Wells, 2013)

August-Osage-County-39

Lo mejor de este “melodrama por aplastamiento” (dícese -según definición que nos acabamos de inventar- de la película cuya esencia dramática descansa en el enfrentamiento a varias bandas entre múltiples personajes a raíz de la improbable coincidencia en un mismo tiempo, lugar e individuos de todo el espectro de conflictos que caben en la pareja y en la institución familiar: complejos paterno-materno-filiales de toda índole, traumas infantiles a cascoporro, desencantos emocionales, incestos, crisis matrimoniales, rencores, resentimientos, frustraciones, infidelidades, pedofilia, incomunicación perpetua, etc, etc…), es la canción con que se abre y cierra el film, Lay down Sally, en su versión de “Slowhand” Eric Clapton.

En cuanto a la película, cuya mejor baza son los nombres de su reparto (Meryl Streep, Julia Roberts, Ewan McGregor, Chris Cooper, Abigail Breslin, Benedict Cumberbatch, Juliette Lewis, Dermot Mulroney, Sam Shepard…), no consigue elevarse por encima del original teatral de Tracy Letts, resultando demasiado retórica, impostada, forzada, sin lograr transmitir con veracidad y solidez el poliédrico combate de sentimientos que se establece entre unos personajes que terminan siendo meras perchas para el enunciado verborreico (y mucho, muchísimo) de cosas que no se llegan a sentir como auténticas. Mejor la música, no cabe duda.

Anuncios

8 Respuestas a “Música para una banda sonora vital – Agosto (Auguste Osage County, John Wells, 2013)

  1. Aquí me quedo con dos grandes, qué digo, grandísimos: Eric Clapton y Sam Shepard. El primero,a mi juicio,uno de los más grandes guitarristas que ha dado la historia.Su escuela: salir de la adolescencia (qué asco de palabra) saliendo de la casa familiar. Una guitarra en una funda vieja y recorrer el viejo sur para aprender de los maestros el blues,el auténtico blues,el de los negros, aquellos que se ponían, al acabar la tarde,tras una jornada dura en el campo, bajo el porcho a tocar y a cantar. Eric y el famoso cruce de caminos. Y no anda muy lejos el Shepard que a mí me gusta: el escritor, el maestro del relato que aquí nadie conoce. El creador de Crónicas de motel y esas maravillas que son Cruzando el paraíso y El gran sueño del paraíso. Relatos que empiezan con puntos suspensivos y acaban con puntos suspensivos. Relatos de una América que es un puro paisaje fronterizo, más allá del cual no hay adónde ir, o adónde huir. Shepard es el autor de Luna Halcón y un buen número de piezas teatrales;la mejor Locos de amor. Recuerdo un relato, que si no me falla la memoria, está en El gran sueño del paraíso, donde un tipo ha dejado a su mujer y se dirige hacia otro estado para encontrarse con su amante. Va conduciendo por esas carreteras interminables de Arizona. En mitad de camino no aguanta más y se detiene en un motel (ya sabes lo que a mí me gusta los moteles y las carreteras),en fin, que se introduce en una cabina en medio de la nada y la llama. Mira cariño que ya estoy en camino.He dejado a mi mujer y… Ella le pregunta con un tono muy seco, tan seco como el desierto: ¿Quién te ha dicho que yo quiero vivir contigo? Se acaba el relato así. Puedes ver casi en zoom como se aleja de la cabina una cámara hasta empequeñecerla,y,casi que puedes escuchar la guitarra de Eric Clapton.

    Abrazos,amigo, y perdón por este coñazo de comentario.

  2. Qué gozada empezar la mañana escuchando esta canción… Guauuuuu. Gracias, mi querido Alfredo.
    A mí me gustó AGOSTO porque además de las interpretaciones como señalas…, me llegó el texto. Yo me metí…, je, je, je, soy melodramática exasperadaaaaaa. En su momento me dio pena perderme la representación teatral. El visionar la película me sirvió para engancharme al texto de Letts desde el monólogo del personaje de Sam Shepard. Así que a los pocos días me compré la obra de teatro (me gusta mucho leer teatro, así suplo muchas veces no poder ir a representaciones teatrales) y la disfruté de lo lindo.

    Un beso
    Hildy

    • Pues yo no me la creí en ningún momento. No veo un drama, sino actores declamando frases (algunos muy malos, como Julia Roberts, que siempre me ha parecido una actriz penosa) y chillando y llorando mucho. Pero todo me suena a impostado, a pose, sin autenticidad, excepto Shepard y Cooper, grandes grandes.
      Yo también leo teatro de vez en cuando, pero no soy nada teatrero…
      Besos

  3. Bueno es que se trata de un temazo. Esta época de Clapton me encanta. Después siguió haciendo buena música pero es cierto que, con los años, derivó a un estilo un tanto repetitivo. Pero a todos los grandes les ocurre alguna vez. Aún así siguie siendo excepcional. De hecho, en mi opinión, un de sus mejores trabajso es de 2004 y se trata del homenaje a Robert Johnson. Vamos, que me gusta mucho Eric Clapton y en concreto la época de “Lay down Sally” Abrazos.

    • Hombre, Marcos, tío, cómo puede tenerse una carrera tan tan larga y tan tan rica sin resultar repetitivo… Es curioso. La gente dice a veces (no digo que sea tu caso, pero me has recordado esta reflexión que me hago de vez en cuando) que le gusta mucho un grupo, o un músico, hasta que llega un punto que dice que ya no porque “se han vuelto muy comerciales” o “repetitivos”. Y no se dan cuenta de que el cambio se ha producido en ellos, y no en el músico o el grupo que les gusta. O sea, que algo les atrae, y cuando los ha captado, quiere que cambien porque ya les aburre, sin darse cuenta de que si te gustaban era porque hacían lo que hacían, y no otra cosa, y ahora les pides que no hagan lo que saben hacer. ¿Para qué quieres que cambien si es lo que te gustaba? ¿Será que el que ha cambiado eres tú? En fin, no sé si me explico, se me va la olla…
      Abrazos

  4. Hola, Alfredo, buenos días; yo pensaba que lo del aplastamiento venía dado por el ‘peso actoral’ de tan descomunal reparto, pero ya veo que no… También veo que vienes a incidir en la escasa consideración con que buena parte de la crítica ha acogido esta propuesta, en la que no parece cumplirse aquello de que la suma de las partes y tal y tal; en fin, prevenido quedo. Por último, en cuanto a Clapton, pues tengo que reconocer que me gusta su música, pero tampoco la conozco muy en profundidad ni soy un entusiasta de los de perder el oremus por escucharla; eso sí, grata sí que me resulta.

    Un fuerte abrazo y buen día.

    • Nada, nada, suma de nombres voluntariosos, pero la artificiosidad del texto y de las situaciones les puede a todos (incluidas la Streep y la Roberts, la primera muy aparatosa pero ineficaz, la segunda, en su línea mediocre, completamente plana). Como digo, la canción, más allá de preferencias, lo mejor.
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s