Música para una banda sonora vital – Sangre fácil (Blood simple, Joel & Ethan Coen, 1984)

bloodsimple39

El debut de los hermanos Coen todavía constituye una de sus películas más celebradas hasta la fecha. En realidad, resulta un compendio que apunta todas las grandes virtudes y los chirriantes defectos que luego han desarrollado a lo largo de su ya amplia filmografía.

Pero esto va de música. Y en su primera película, It’s the same old song, de los Four tops (1966), es el tema que palpita bajo la rocambolesca y enrevesada historia neo-noir de celos, pasiones, mentiras, traiciones y desesperación que ganó dos Independent Spirit Awards cuando, a mediados de los años ochenta, estos premios todavía tenían algo de independientes.

Nos quedamos con la interpretación de los Four tops, no así con el bailecito ni el numerito televisivo, que se las traen…

Anuncios

17 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital – Sangre fácil (Blood simple, Joel & Ethan Coen, 1984)

  1. Hola, Alfredo, buenos días; ví Sangre fácil cuando se estrenó, en pantalla grande, y el impacto que me causó fue descomunal: ese tono ácido y derrotista, la oscuridad y la insania de su trama. Bueno, y Frances McDormand, para qué nos vamos a andar con circunloquios ni excusas baratas… El tema musical, también, impagable (lo de los bailes del videoclip hasta se le podria perdonar, supongo…). Por cierto, la peli la revisé hace poco, vía DVD, y ya no me causó tanto impacto. Igual se ha hecho un poco vieja. No sé. O igual me he hecho yo un poco viejo. Eso, con total seguridad.

    Un fuerte abrazo y buen día.

    1. Ya sabes que, como dice Garci, algunos no cumplimos años; cumplimos películas, y eso no es gratuito… Algunas envejecen, otras se mantienen. La propia percepción del cine posterior de los Coen afecta a lo anterior, es inevitable. Por eso digo que esta película, vista ahora, apunta lo bueno, y lo menos bueno, que luego han dado.
      El bailecito no tiene perdón, no…
      Abrazos

  2. Esta película me gustó mucho más que la otra ópera prima de Tarantino, Resevvoir dogs. De Sangre fácil me quedo con la siempre magnífica Frances McDormand y esa escena nocturna donde el tío está enterrando a un tipo todavía vivo. La verdadera condición humana no estaba en la aburrida y sobrevalorada Malas calles de Scorsese, ni en Uno de los nuestros y nada de eso, está ahí, precisamente, en esa serie de personajes con los que nos encontramos cada día en la cola del súper, y que serían capaces de hacer cualquier cosa, pero a lo bestia. Aquí en Mataró una mujer casada y con hijos tenía un bar de esos que yo llamo “de marujas”. Qué mujer más condescendiente con sus clientas. Mató a dos viejas que vivían solas, las estranguló con sus propias manos solo para llevar colgadas las joyas de sus víctimas. Es más, ella sabía que esas joyas eran de bisutería. Una situación que yo llamo “Coen”. No hace mucho estuve en una bolera (lugar que odio) y vi (te lo juro) un tipo igualito a John Tunturro, allí, con un traje muy ceñido y metiéndose un meneo…

    Me voy que están llamando a la puerta.

    Abrazos

    1. Pues fíjate, Paco, que ya sé quién llama a tu puerta… Hazme un favor: pregúntale por su peluquero…

      La película tiene momentos visualmente muy poderosos (¿qué me dices del cuchillo y la ventana?), aunque algunas evoluciones de los personajes (pienso, por ejemplo, en el amante-enterrador) chirrían un poco. A veces el determinismo no oculta sino un mero capricho de guión, o una necesidad narrativa sin la cual el resto de la película se cae.

      No has dicho nada de los Four tops… Seguro que, mientras caminas hacia la puerta para encontrarte con Míster Pelo-Pantene, vas emulándolos con el bailecito…

      Abrazos

  3. Bueno, está bien. No quería pero ya que me lo pides.Ay,te debo tanto desde el día del pato y el torero. Verás, tanto los Four Tops,como los The Temptations,como Eartl, Wind & Fire,como The Jackson y todos esos negritos agrupados a finales de los sesenta,y, sobre todo, sobre todo, sobre todo, los setenta, no los soporto. Ese bailoteo, esas voces afeminadas, es más, yo me decía: ¡para qué tanta gente en un escenario! ¡nadie toca ni la bandurria! Odié el Mamy Blue de los Pop Tops. Todo esto trajo a los Bee Gees y las fiebres de los sábados.El sonido disco: Ottawan y su canción DISCO. Búscalo en youtube, para suicidarse. No. No me hagas que siga. Aquí en nuestro gran país ibérico tuvimos a Jarcha, sí, ese grupito de Huelva que iban vestidos con pantalones de campaña y jerséis de lana rojo con melenita a lo Mick Jagger cantando Libertad sin ira. Y el grupo de ballet televisivo Zoom… Ahora podría convertirme en uno de esos asesinos frikis de los Coen.

    Abrazos

  4. Por cierto, lo que me llama la atención de los asesinos coenianos (lo acabo de inventar) es que cuando matan (en la mayoría de los casos) uno se ríe por dentro.Nos saca esa vena. No reímos porque la víctima no es un friki abierto,sino que lo lleva por dentro,es decir,un cabroncete. El mejor ejemplo está en Fargo. Steve Busceni y el gran Peter Stormare son dos tipos de mucho cuidado,pero cuando se cargas al pringao de trabaja en un parking que se cree suyo,uno no deja de sentir: ¡a la mierda! y luego al puto yayo avaricioso que no deja que nadie lleve su puto dinero.Se lo cargan y te dices: ¡a la mierda! Luego va Stormare y hace hamburguesas con el pesado charlatán de Busceni. Esto se hace interminable, amigo. Ah, se me olvidaba algo respecto al comentario de arriba. Boney M. Pregunta: ¿para qué el negro de la peluca a lo afro y el pecho peludo descubierto? Si me vieras ahora me parezco a Stormare.

    Y ya no vuelvo.Abrazos

    1. Los conozco bien, mi querido Paco, los tengo vistos… ¿Y qué me dices de sus extravagantes vestimentas y de los zapatos de plataforma? El horror, el horror, que diría Kurtz…

      La paradoja, muy hitchcockiana por otra parte, es que se relativiza la maldad del asesino y la presunta bondad de la víctima, y eso, al ser ficción, resulta estimulante y divertido. ¿Recuerdas el pie de Buscemi asomando con el calcetín puesto por la trituradora de madera?

      Me encanta Peter Stormare (más en ‘Fargo’, de todos modos, que en ‘El gran Lebowski’).

      Abrazos

  5. No solo es “una de las películas más celebradas” de los Coen. También es quizá una de sus tres mejores filmes por merecimiento. “Fargo” es muy superior al resto pero esta opera prima se le acerca por momentos…
    Un abrazo

    1. Yo ahí discrepo, Alberto. Vista con el tiempo, se revelan no pocas carencias y algún que otro detalle mejorable, incluso de guión. Es verdad que sigue siendo de las mejores, lo cual no dice mucho de muchas de las otras, la verdad. Para mí, su podio son son ‘Fargo’ y ‘El gran Lebowski’, y a una distancia prudencial, ‘Muerte entre las flores’, ‘Barton Fink’ y ‘El hombre que nunca estuvo allí’. El resto me parecen, en conjunto, y a pesar de los esperables y frecuentes toques de brillantez y genialidad, mucho más discutibles.
      Abrazos

      1. No, hombre, no, Alberto. Palo, ninguno. A mí también me gustan todas, o casi; la única discrepancia es en la jerarquía entre ellas, y también su importancia fuera de la filmografía de los Coen.

        En cuanto a “Lebowski”, creo que hay un matiz a considerar. De manera puramente cinematográfica es posible que tengas razón, y esté por debajo del culto que se le rinde. Pero este culto es también extracinematográfico, por el discurso y el subtexto que contiene, amén de por la ambición de inscribirse en un cine que ya no se hace porque ni público ni productores lo quieren, pero que, de algún modo, enlaza con un cine lejano en el tiempo pero siempre vigente. Es por ese plus “intelectual” por lo que a mí me parece magnífica. Tiene más pensamiento por metro cuadrado que el 90% del cine americano de hoy.

        Abrazos

  6. … Ha fallecido Bob Hoskin. Me estaba acordando ahora de él. De Mona Lisa, Sirenas, The last order…

    Sangre fácil la vi una vez hace mucho tiempo y recuerdo que me gustó pero tendría que volver a verla.

    ¡Siempre fui muy bailongaaaa! Yo me lo paso bien, muy bien. Música disco y baileeee. Mira que voy y os saco a Francisco y a ti a la pista de baile… y os pongo a saltar… Noooo ¡es broma! Mira que a mí me dan ternura y todo con su baile y ritmo. Y su vestimenta, ay, su vestimenta, qué ternura.

    Besos
    Hildy

  7. Pero qué buenos los Four Tops, por favor, ¡qué marcha! Ahora, eso sí, yo les quitaba la coreografía, fíjate. Esta canción y “Can’t help myself”, de lo mejorcito de aquella época. Abrazos.

    1. Se parecen mucho, además, ¿no? Las canciones, digo. Hechas con molde, me parece. Marchosas, no obstante, sí que son. Y hablando de marcha, mejor si se marchaban y dejaban oír la música…
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s