Mis escenas favoritas – Moby Dick (1956)

moby-dick-39

Espectacular pasaje de Moby Dick (John Huston, 1956), el sermón del padre Mapple (Orson Welles) encaramado en lo alto del mascarón de proa que sirve de altar en la humilde parroquia, cuyos muros están decorados con las lápidas de los muertos y desaparecidos en el mar, de un humilde puerto ballenero de la costa este de Estados Unidos. Significativamente, la prédica relata el episodio de Jonás y la ballena.

Welles, que aspiró durante mucho tiempo a interpretar a Achab en esta adaptación de Ray Bradbury y John Huston a partir del original de Herman Melville, compuso aquí una de sus apariciones más inolvidables, a pesar de su brevedad, demostrando que su capacidad como actor rayaba a la misma altura de su talento como creador. Un instante que vale la pena revisitar con la voz del genio de Kenosha (Wisconsin) subtitulada esta vez en inglés. Uno de los grandes momentos, sin lugar a dudas, de la historia del cine.

Anuncios

8 comentarios sobre “Mis escenas favoritas – Moby Dick (1956)

  1. Qué ganas de volver a verla.

    … ¡Menudas historias buenas esconde el Antiguo Testamento! Literariamente es un libro con mucho pero mucho encanto y carisma.

    Tanto es así que muchas de sus historias son argumentos universales de donde han surgido grandes cuentos o novelas… y películas.

    Besos
    Hildy

    1. Yo ya tengo el flotador… Es un libro, en efecto, tremendo, a veces refrito de cosas anteriores (mitología sumeria, egipcia y griega, sobre todo), otras -no pocas, en especial todo lo referente a los profetas-, fruto de manipulación posterior para hacer encajar las piezas del dogma, pero fuente inagotable de puntos de partida, generalmente desaprovechados, por no decir panfletarios. En este caso, su inspiración directa es absolutamente magnífica.
      Besos

  2. A esta película le falta muy poco para ser una obra maestra. Respecto a Welles, ¿qué podría decir yo? Que el tiempo (que pone cada cosa en su sitio) ha demostrado que sus breves intervenciones sean mejores que cuando intervenía como actor principal (hablo de las pelis que no eran suyas). En El tercer hombre nos deja con muchas ganas de seguir viéndole y esa es la gracia. Aquí, creo que ocurre lo mismo. Welles no hubiera estado bien en el papel de Ahab simplemente porque estaba muy gordo y Achab es solo hueso, tendones y pellejo correoso. Welles es un misterio y una tragedia para la historia del cine. Ahí tenemos a su Mr, Arkadin: reflejos distorsionados de su enorme personaje y de él mismo. Ahí tenemos ese documental titulado Fraude. Welles es también eso y no solo Ciudadano Kane, por poner un solo ejemplo. Aquí lo vemos subido en la proa de un barco falso y curiosamente no tiene como mascarón de proa ni princesas ni dioses amenazantes con tridentes; Huston era sabio. Si hubiera puesto una de esas cosas Welles hubiese quedado reducido a un segundo término en la escena. Pues no, Welles aquí es Neptuno.

    Abrazos y buen finde.

    1. Seguro que llevaba el tenedor en el bolsillo interior de la chaqueta… Y qué bien sube el tío, a pesar de su volumen, por la escala… Y qué voz… En efecto, su carrera como actor en breves intervenciones daría para un libro (por cierto, hay uno sobre el legado de Moby Dick, de reciente aparición, que no sé si conoces pero que creo que te encantaría: textos de Garci o Muñoz Molina, entre muchos otros muy interesantes, y magníficamente ilustrado): lo mismo te hacía de ministro plenipotenciario, que de bandido mexicano que de diplomático borrachuzo… Sumándolas todas, unidas a sus propias películas, dan una asombrosa perspectiva de lo grande -no sólo físicamente- que fue -que es- este tío.
      Abrazos

  3. Sí, a mí también me impactó bastante la escena del púlpito. Y lo de Ismael agarrado al ataud flotando, y el indio preparando su ataud. Ed una peli llena de escenas impresionantes y memorables. Por cierto, bueno que mencionaras que el guión de la adaptación es de Ray Bradbury.
    Saludos

    1. La historia de la relación Bradbury-Huston, aunque ya contada alguna que otra vez por gente que la vivió muy de cerca, o que la conoce bien, siempre es grata de oír. Algún día volveremos a contarla por aquí.
      Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s