Música para una banda sonora vital – Mi nombre es Norman, Monty Norman

Cortesía de Raúl Ariza.

monty_norman_39

Monty Norman es el autor del famoso tema de James Bond, tradicionalmente atribuido a John Barry, y cuya base parte de una canción, titulada Good sign, bad sign, compuesta para un musical de la década de los cincuenta, A house for Mr. Biswas, que no llegó a ponerse en marcha y que tenía como origen una novela del premio Nobel V.S. Naipaul situada en la comunidad india de la isla de Trinidad.

En todo caso, el baile de nombres no es del todo incorrecto, puesto que los productores de la primera aventura de Bond, descontentos con los arreglos llevados a cabo en el tema por Norman, autorizaron a Barry a que lo completara a su manera, dejando su personal sello en la melodía que lleva reproduciéndose en cada película desde hace cincuenta años largos. En todo caso, la paternidad del tema, así como la música de la primera aventura de James Bond frente al Dr. No, pertenecen a Monty Norman, que se ha beneficiado del cobro de los correspondientes derechos económicos por ello, con lo que, a buen seguro, no habrá tenido que trabajar por necesidad…

Anuncios

10 Respuestas a “Música para una banda sonora vital – Mi nombre es Norman, Monty Norman

  1. Pero ¡qué curioso! Me ha encantado este descubrimiento. Es como si encontráramos los ecos de la melodía de Bond, el espía británico, en pleno Bollywood… Qué fuerte y qué de lecturas pueden surgir, ja, ja, ja.

    Besos
    Hildy

  2. ¡Me cago en to! ¡Esa música en la que ponen constantemente en el bar de Kebabs donde suelo ir! Y ahora descubro que el tipo que la ha compuesto es el mismo autor del tema de James Bond. Pero qué poco glamour tiene uno, cojones, o dinero. Si uno va a esos sitios a comer… Me imagino una película de James, James Bond, él allí con una chica Bond, su bourbon, su cigarrillo, su elegancia y el espetón a lo lejos dando vueltas y un Apu sudoroso afeitando ese prototipo de carne.

    Abrazos

    • Tú ten en cuenta que en sus películas Bond se pasea alguna que otra vez por Estambul y alrededores… En todo caso, si en tu bar de kebabs ves a algún tipo observándote desde detrás de un ejemplar de La Vanguardia con dos agujeros cortados a la altura de los ojos…

      Abrazos

  3. Ya lo sé: Jiménez Losantos o Juan Manuel de Prada. Aquí, en España solo puede pasar una cosa así. Ahora, si cojo el barco de Algeciras a Estambul, o mejor todavía, a Singapur a las tres de la tarde es cuando hay menos cola para pedir un kebab o, por qué no, un Dürüm. Ya se acabó eso de: ” la siesta”.

    Más abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s