Música para una banda sonora vital – Amelie (2001)

Amelie-39

Aclamadísima por parte del gran público y la crítica más mediática y sensible, despreciada sin miramientos por la crítica más académica y sesuda (tanto o más que la obra anterior y posterior del para muchos estomagante Jean-Pierre Jeunet), su partitura, obra de Yann Tiersen, logra mayor reconicimiento, más próximo a la unanimidad, que su contenido estrictamente cinematográfico.

Polémicas estériles aparte, nos quedamos con Comptine d’un autre été, una de las más hermosas composiciones de la música del film.

Anuncios

6 comentarios sobre “Música para una banda sonora vital – Amelie (2001)

  1. … Aquí me tienes escuchando esta melodía. A mí me agradó esta película. Tengo buenos recuerdos. Hace tiempo que no la veo pero la disfruté mucho en su momento. Me pareció una bonita historia y no me disgustó cómo me la contaban.

    Beso
    Hildy

    1. Yo, a medias. El primer visionado me valió. El segundo no lo terminé. No he intentado un tercero. No sé en cuál de ellos influyó mi estado de ánimo o mi predisposición, si en el momento de apreciarla o en el de descartarla. Necesito un tercer test para salir de dudas. Pero con un poquito de tiempo de por medio.
      Besos

  2. Creo que esta película hay que verla como un cuento de hadas moderno. Basta fijarse en la fotografía y la situación de sus personajes. Si es así, todo funciona bien. La adolescente tardía (pelo, ropa, zapatos y expresión). El chico que no vive del todo en este mundo. Tiene dos trabajos que no se complementan en nada: uno en una tienda de Sex Shop y, el otro, en un parque de atracciones (volvió a salir), y todos los demás personajes secundarios, incluido el tonto, bueno, aquí hay más de uno; el padre de Amelie, por ejemplo, que está totalmente ido y es seducido a viajar gracias a esas fotos que manipula su hija (que ahora están de moda en Facebook) del Gnomo viajando por el mundo. Lo que me gusta es la pasión que tiene esta película por mostrar las cosas pequeñas, las satisfacciones cotidianas más simples. Algunas de ellas son alteradas y enloquecen a ese mal tipo que deja cada noche las zapatillas bien alineadas. O el encuentro casual de una vieja caja de lata que hará llorar a aquel hombre que le gusta comer ciertas partes del pollo al ast. Pero lo que realmente me gusta de esta película es la historia del fotomatón, que como bien sabes, me tocó de lleno, por los extraños vericuetos de mi vida vista y recordada de otra manera. Y nada más. Me voy. Tengo listo mi dirigible para navegar a través de las nubes, que por cierto, hoy aquí están la mar de negras.

    Un abrazo y buen finde, amigo.

    1. Sin duda la clave está en lo que apuntas. En mi primer visionado jugué a todo eso. En el segundo no entré para nada. Me autoexijo un desempate. Con todo, es la que prefiero de Jeunet con diferencia.
      Abrazos, y cuidado con esos dirigibles, que los pincha el diablo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s