Diálogos de celuloide – Muerte en Venecia (Morte a Venezia, Luchino Visconti, 1971)

Muerte en Venecia_39

GUSTAV: Sabes, a veces pienso que los artistas son como cazadores apuntando en la oscuridad. Ellos no saben cuál es su objetivo, y no saben si han acertado. Pero no puedes esperar que la vida ilumine tu objetivo y lo estabilice. La creación de la belleza y la pureza es un acto espiritual.

ALFRED: No Gustav, no. La belleza pertenece a los sentidos. Solo a los sentidos.

GUSTAV: No puedes llegar al espíritu con los sentidos. No puedes. Es solo por el dominio completo de los sentidos que puedes alguna vez alcanzar la sabiduría, la verdad y la dignidad humana.

ALFRED: ¿Verdad? ¿Justicia? ¿Dignidad humana? ¿Para qué sirven?

Morte a Venezia (Luchino Visconti, 1971).

Anuncios

14 comentarios sobre “Diálogos de celuloide – Muerte en Venecia (Morte a Venezia, Luchino Visconti, 1971)

  1. Sigo leyendo de vez en cuando la novela corta de Mann porque cada vez me gusta más esta historia muy superior a la película de Visconti porque se pierde esos pequeños matices tan esenciales para la historia, pero el filme,aún y así
    sigue siendo estupendo. Visconti para mí es Marcel Proust y Lampedusa: memoria y decadencia; dos conceptos a los que soy muy sensible. En la novela de Mann hay una descripción del personaje que me parece, sencillamente magistral, donde se sienta en un banco público y el pobre hombre ya no puede más. La descripción es exacta a la de un títere que le han cortado las cuerdas y se derrumba, así, sin más.

    Hay un libro, que no recuerdo muy bien su título, de un escritor español, que tampoco recuerdo su nombre (a veces he leído libros enteros en las librerías simplemente porque no me decido comprarlo, pero cada vez que voy acabo cogiéndolo y leyéndolo por la página que dejé la vez anterior); pues bien hablaba sobre la decadencia de los actores que fueron guapos y a la vez fugaces. Allí vi a Björn Andrésen, el niño ángel que aparece en la película de Visconti.

    Y para terminar, son sé si sabes que en los tiempos del felipismo Alfonso Guerra le dio por decir que su película favorita era Muerte en Venecia. Por aquellos tiempos del recién vhs se vendieron un montón de copias. El mundo es ansí, como diría don Pío Baroja.

    Abrazos desde El Lido.

    1. Caramba. También ocurrió con un ministro alemán, el responsable de que tanta gente haya leído “La sombra del viento” de Ruiz Zafón. Un pequeño bodrio. El signo de nuestro tiempo: puede más la publicidad que la calidad.
      Coincido con tu punto de vista sobre Visconti, la memoria y la decadencia. Quizá por eso Roma me sienta tan bien.
      Abrazos

  2. Una vez dijo James Joyce que los italianos exhiben Roma como el cadáver de su abuela. Y Zafón exhibe Barcelona como una ciudad culta. En lo único que tiene razón es que aquí siempre hace viento, en la sombra o en el sol. Hace unos tres años pusieron una caseta con Zafón en su interior para firmar ejemplares y la cola daba la vuelta al mundo. En ese mismo día, me fui a dar una vuelta por el barrio del Carmel y allí vi a Juan Marsé que se estaba atracando de gambas al ajillo junto a una jarra de cerveza de a litro. Me llamó la atención una cosa: cómo se chupaba los dedos y succionaba las cabezas de las gambas. Marsé: el mejor escritor vivo.

    Más abrazos.

  3. … todavía me llega al alma esa bella y dolorosa imagen final (belleza y sentidos), con la sinfonía 5 de Mahler de fondo y ese Gustav moribundo y sudoroso… al que le resbala el tinte negro de su pelo por la cara… mirando al mar y a la belleza efímera de Tadzio… Desde luego la película puede gustarte más o menos pero por esa secuencia final, creo que merece la pena verla una vez en la vida (me acabo de poner muy melodramática, ¿no?). Es que escucho a Mahler y me quedo hecha polvo…

    Besos
    Hildy

    1. ¿Te acuerdas de “Manhattan”, cuando ese cuarteto de esnobs va paseando mientras enumeran sus particulares listas de tipos sobrevalorados de la historia y dicen “número 1, Gustav Mahler”? Evidentemente, es una autoironía. El viejo Woody -entonces no tan viejo- amaba esa secuencia que describes tan bien. ¿Cómo no puedes amar el cine en un momento así?
      Besos

  4. ¡Hostia! A este lo vi por primera vez en Moonraker una película cutre, pero cutre de verdad. No hace mucho la echaron por la tele mientras cenaba. No es que haya envejecido mal, es que nació vieja y hortera. Ese Bond con ese traje espacial ceñido, parecía a uno de los cantantes de ABBA. El malvado de los dientes de acero es de lo peor que he visto nunca. El cine cuando quiere cagarla es el mejor medio para estropear algo. Fleming ideó malvados muy interesantes como Goldfinger o el Dr. No (hablo literariamente).

    A este tipo lo vi también en El jinete pálido, recurso fácil para una película estupenda. El bruto que después es bueno, tipo bicho de Los Goonies.
    Y hablando o escribiendo de feos, cosas horteras y cutres ayer vi El jovencito Frankesntein. La vi de niño y solo me acordaba de los ojos de Marty Feldman. La película me resultó insoportable. Diálogos que pretenden hacer gracia y maldita la gracia. Gene Wilder es siempre inadmisible. Mel Brooks siempre me pareció un palurdo. ¿Viste lo que hizo con esa película sobre La guerra de las galaxias? ¿Por dónde iba? Ah, sí, estaría bien escribir un texto sobre los secundarios más feos de la historia de la humanidad, tipo Richard Kiel, Marty Feldman…

    Abrazos

    1. Bond de ABBA… Este tipo sale también en “El expreso de Chicago”, echando del tren un par de veces a Gene Wilder. Por cierto, a mí esa película sí me gusta. No en los diálogos, quizá (creo que tienes razón), sino en algunas situaciones.
      Me había olvidado de “El jinete pálido”, el tío que destroza el pedrusco, y tal…
      Abrazos

    1. ¿Buena entrada? ¿Es que ya estamos en Año Nuevo? Pues menudo calor para diciembre… Rayos, sí que me he despistado este año…

      Gracias por el enlace; era justamente lo que le faltaba a esta aproximación a Visconti, a Venecia y a la Parca.

      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s