Música para una banda sonora vital – La isla mínima (Alberto Rodríguez, 2014)

la isla mínima_39

Musicalmente hablando, La isla mínima, el estimable thriller de Alberto Rodríguez, una especie de True detective andaluza de la transición española, candidata y premiada en todos los premios habidos y por haber en el cine patrio correspondientes al pasado curso, prácticamente se cierra con este ¿clásico? del dúo Baccara, Yes sir, I can boogie, que solo la televisión española de entonces sabía dotar del inherente patetismo. Se da la circunstancia de que, más o menos por entonces, las Baccara, dúo de notable éxito de ventas, además de en España, en lugares tan dispares como Alemania y Japón, representaron en Eurovisión a… ¡¡¡Luxemburgo!!!

Un guiño simpático al final de esta estupenda intriga, sutil, sugerente, tensa y apasionante, en la que solo algún pequeño matiz de diálogos y argumento la separa de consideraciones mayores.

Anuncios

6 Respuestas a “Música para una banda sonora vital – La isla mínima (Alberto Rodríguez, 2014)

  1. Estupendo filme, amigo, y como bien dices es True detective a la andaluza. Ya sabes lo que me gustó esa mini serie de ocho capítulos creada por Pizzolato. La isla mínima carece, quizá, de los grandes referentes, o guiños, literarios de la historia de Pizzolato: Ambrose Bierce (Carcosa, escalofriante relato), Bolaño, Hammett, Chambers y su El rey de amarillo, y Nietzsche y Schopenhauer, y sobre todo a Lovecraft. En La isla mínima existe esa carencia de los grandes referentes literarios españoles que ya tocaron los temas del eterno español. En fin, que el tema da para mucho.

    Y Baccara. Otra banda sonora para una vida. Ay, si te contara las historias que me vienen a la memoria cuando escucho esta canción… daría, por lo menos, para una isla máxima.

    Abrazos.

    • Ay, ladrón, cómo te callas en lo más interesante…

      En efecto, aunque los promotores del filme se desmarcan de “True detective” aduciendo que el guión es anterior a la llegada de la serie a España y tal y cual, no es menos cierto que en el rodaje sí hay coincidencia, y que una cosa es cómo las cosas se escriben y otra cómo se filman, y fijándose en quién. Esto, por si lo parece, no quiere decir que le quite mérito a la película, que creo que también tiene su propio universo autóctono, aunque emparentado, sobre todo geográficamente, con todas sus consecuencias, con el de la serie. Pero es verdad, no hay trasfondo más allá de la trama, estupendamente contada y tal, pero que se queda ahí. No obstante, te digo que quizá en “True detective” ese poso pesa demasiado, y descuida algo la resolución, que no me terminó de convencer.

      Por cierto, tengo “Galveston”, de Pizzolato, sobre la mesa desde septiembre esperando turno para su lectura. Como me ocurre a menudo, por tu “culpa”.

      Abrazos

  2. “Yes sir, I can boogie”… y a partir de dicha canción el recuerdo de La isla mínima… una película de atmósfera y de ambiente. Como escribí en su momento, la vida y los habitantes de las marismas son una metáfora de la inmutabilidad del tiempo y de ciertos comportamientos sociales. La película toca un momento inestable política y socialmente, por eso le va tan bien ese tinte de cine negro y fatalidad donde campa la ambigüedad moral de cada uno de los personajes, sobre todo de esa pareja de policías.

    Por cierto, no he visto True detective pero me espera… Es que en el mundo de las series de televisión ando yo muy alejada.

    Besos
    Hildy

    • Bueno, yo creo que te gustará “True detective”, aunque no seas de series (yo tampoco lo soy); eso sí, el final, para mí, un poquito descafeinado. “La isla mínima”, sin embargo, me gustó sin entusiasmos. Me parece buena película, sin más. Atmósfera, ambiente, texturas… Pero el engranaje del contexto sociopolítico no lo veo logrado (ni encadenado a la trama principal), y creo que le falta “punch” en algunos diálogos, en algunas situaciones que podrían llevarse más lejos… Pero tiene momentos muy buenos.
      Besos

  3. La película se me escapó cuando la proyectaron no hace mucho por aquí y me temo que habrá que esperar a verla en la tele pronto, supongo, pasada la fiebre de los goya, así que nada que decir.
    Del dúo aseverar que en su momento dieron la tabarra de forma considerable, ocupando lugares preeminentes en las discos: fui pocas veces, pero no hubo momento en que no oyera la canción, poco antes o después de la que todos llamaban “vous voulez coucher avec moi” que en realidad era Lady Marmalade, una pareja imbatible, anzuelos de pista confirmados…
    ¡Ay! Los años…. 🙂
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s