Diálogos de celuloide – De entre los muertos (Vertigo, Alfred Hitchcock, 1958)

Stewart Vertigo Hitchcock_39-¿Cenará usted conmigo?

-¿Cenar y qué más?

-Solamente cenar (…). Podemos simplemente mirarnos mucho el uno al otro.

-¿Por qué? ¿Porque le recuerdo a ella? Eso no es muy halagador. ¿Y nada más?

-No.

-Eso no es muy halagador tampoco.

-Lo único que deseo es estar con usted tanto tiempo como me sea posible.

=======================================

-¿Por qué está usted haciendo esto? ¿Qué piensa conseguir con ello?

-No lo sé. Nada, supongo. No lo sé… Hay algo en usted…

-Ni siquiera desea usted tocarme.

-Sí… Lo deseo.

-¿Puede que no le guste… de la forma como soy ahora? Cuando empezamos todo esto fue tan divertido… Nos lo pasamos bien. Y luego empezó usted con eso de los vestidos. De acuerdo, me pondré ropas zurcidas si usted lo quiere… Si así le gusto un poco más.

-¡El color de su pelo!

-¡Oh, no!

-¡Por favor, a usted no puede importarle!

-Si dejo que usted me cambie, ¿servirá de algo? Si hago lo que usted me pide, ¿me querrá?

-Sí… Sí.

-De acuerdo entonces. Lo haré. No se preocupe más por mí.

Vertigo (Alfred Hitchcock, 1958).

Anuncios

9 Respuestas a “Diálogos de celuloide – De entre los muertos (Vertigo, Alfred Hitchcock, 1958)

  1. Sí, Vértigo es una película inagotable y el personaje de James Stewart es complejo y fascinante. Enamorado de alguien fallecido, trata de reconstruir a su amor en otra mujer parecida. Y luego descubrimos que siempre ha estado enamorado de una mujer inexistente. Es una de las historias de amor más retorcidas pero a la vez hermosa…

    Besos
    Hildy

    • Luego, Alaska retomó la misma temática con eso de “Mi novio es un zombi…”. Efectivamente, una historia enfermiza, de lo más buñueliana, hermosa e inquietantemente trasladada a imágenes, y con un colofón brutal. Maravillosa.
      Besos

  2. Buñuel solía decir de Fellini: “Nos seguimos como sombras”. Pero yo añadiría en el trío a Hitchcock. Buñuel y el deseo nunca satisfecho. Hitch: una mujer real (Con la muerte en los talones), que protege a un hombre imaginario (justo al contrario que en Vértigo). El cine fue una vez muy grande mi querido amigo.

    Abrazos

    • Pues mira, una de mis próximas visitas a la tele será, seguramente, “Vértigo”. Da para mucho. Precisamente, aquí Hitch sigue a Buñuel como una sombra. Bueno, como dos o más sombras, porque el tío lo que se dice de sombra iba “sobrao”…
      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s