Ese otro cine español: Atolladero (Óscar Aibar, 1995)

atolladero_39

Más apreciado por la crítica que por el público, el debut de Óscar Aibar en la dirección de largometrajes, Atolladero (1995), western apocalíptico-futurista de innegable atrevimiento, merece reconocimiento justamente por su intención audaz y renovadora dentro del cine español contemporáneo. Aunque imperfecta, fallida y raquítica en cuanto a argumento, el diseño de producción y el magnífico trabajo de dirección la colocan como título de referencia, por encima incluso de los más celebrados, publicitados, y presuntamente novedosos e irreverentes filmes de similar jaez salidos de la factoría de Álex de la Iglesia.

La elaboración de la trama queda subordinada a la labor de traducción del cómic original a imágenes cinematográficas: en 2048, tras un holocausto nuclear, Lenny (Pere Ponce), ayudante del sheriff (Joaquín Hinojosa), desea abandonar el ambiente miserable y aburrido de los parajes desérticos de la frontera de Texas con México para marcharse a California e ingresar en la academia de policía. Sin embargo, quien debe darle el permiso es el dueño de facto del lugar, el juez Wedley (Xevi Collellmir). Lenny se ve envuelto accidentalmente en un incidente que lo enfrenta al juez, y desde entonces se convierte en objeto de un juego de “caza del hombre”, en el que el sheriff y los secuaces del juez lo persiguen a muerte por el desierto.

Tomando como punto de partida un universo ecléctico que aúna el rock extremo (no en vano, el músico Iggy Pop interpreta, o algo así, uno de los personajes principales, el de jefe de los matones del juez) y el spaghetti western (predicadores desquiciados, tequila y whisky barato, burdeles de carretera, cantinas, armas y coyotes…), en tono de fábula apocalíptica, la película destaca más por aspectos parciales que por su combinación en el conjunto. Así, resultan estimables tanto la planificación como la lograda atmósfera de frialdad y distanciamiento que marca el desarrollo del filme (en contraste con el agobiante calor que soportan los personajes, en un desierto del suroeste estadounidense que en realidad son las Bardenas Reales navarras). Por el contrario, las interpretaciones son muy desiguales (de pasables a malas, y de ahí a penosas, problema acrecentado con un doblaje lamentable), como también lo es el ritmo discontinuo, entrecortado, maltratado por un montaje deficiente, y con diálogos tan estimables, pese a cierta pomposidad, como extremadamente vulgares. En el lado bueno de la balanza cabe colocar igualmente la ambientación, los decorados y la recreación de un futuro de tintes cutres con ecos de western clásico, así como la música, con una canción titulada Atolladero que remite directamente a los grandes clásicos y melodías del spaghetti western, y que, como es lógico, perpetra Iggy Pop.

Aibar, actual director de la serie televisiva-culebrón de pretensiones sociológicas Cuéntame cómo pasó), se apunta así una de las más interesantes óperas primas de los 90, que posteriormente, no obstante, no ha venido rubricada en la medida de lo esperado en el desarrollo de su carrera posterior. Excesiva y violenta, banal y absurda, siempre lírica, aunque no acertada en el tono, Atolladero se ve lastrada por sus imperfecciones, la renuncia a explotar más imaginativamente el entorno y las características de los personajes, y la incapacidad de narrar con fluidez una historia demasiado exigua para rellenar 90 minutos, alargada artificiosa, gratuitamente. Entre los aspectos más positivos de las interpretaciones, Joaquín Hinojosa y las apariciones puntuales y no acreditadas (hasta el final) de Mercé Pons y una perturbadora Ariadna Gil; en lo negativo, la escasa dimensión a todos los niveles de Pere Ponce para encajar en su papel, el postizo que supone incluir a Iggy Pop, la falta de desarrollo de algunos personajes y situaciones interesantes en paralelo al excesivo tiempo dedicado a momentos y personajes secundarios e irritantes, y la carencia de una mayor elaboración psicológica de los protagonistas y de más ambiciosas implicaciones en la trama.

Con todo, supone un aceptable debut y un estimable producto de género, máxime tratándose del cine español, tan dado a fórmulas de imitación de títulos foráneos de éxito pero que difícilmente da a luz obras con interés y encanto propios.

Anuncios

7 comentarios sobre “Ese otro cine español: Atolladero (Óscar Aibar, 1995)

  1. Ah, que Iggy Pop es actor, también…Y eso de que “perpetra” la canción suena muy mal ¿también la canta mal?
    Una vez hablamos de Platillos Volantes, de este hombre… te decía que a mí me gustaba gran parte de ella, hasta que viene el final, pero a ti me parece que no te gustaba nada de nada.

    1. Bueno, hombre, es una de esas licencias irónicas que me permito. La verdad es que Iggy Pop te puede gustar o no, pero cantar cantar… De Platillos volantes… Pues eso, que tiene cositas sueltas, pero poca chicha.

    1. Je,je,je… Me imagino…
      A mí “Vázquez” me parece que tiene cosas interesantes, pero que desperdicia historia y personaje, que daban pie a mucho más. No sé si es dispersión, que se pasa con el toque costumbrista, no sé si es Segura, que está mejor que de costumbre pero no llega a cautivar… No sé.
      Saludos.

  2. … Solo he visto de este director, El gran Vázquez, y sí tenía cosas interesantes esa película… pero das con la clave… no me cautivó. Por momentos parecía que lo iba a conseguir pero… Y creo que los ingredientes estaban y también el tono y la mirada pero…

    Me apunto Atolladero.

    Besos
    Hildy

    1. Pues con esta ocurre exactamente lo mismo. El comienzo interesa, promete, estimula, sorprende por su apuesta audaz e innovadora. Al poco, en cambio, cuando se establece el argumento y se da uno cuenta de su poco recorrido, hastía sin remisión. Una lástima.
      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s