In memoriam – Douglas Slocombe

Douglas_Slocombe_39

Anuncios

6 Respuestas a “In memoriam – Douglas Slocombe

  1. Te lo dije una vez, te lo dije: el cine no es solo el director y los actores, ni los guionistas, ni los que ponen luz (pintura) en el cine. Te lo dije, amigo mío. El cine es sobre todo la cámara. El cameraman, Edward Sedgwick, Busker Keaton y el momo que filma para la gloria de todos, allí, a orillas de una playa. Douglas Slocombe, coño, Slocombe; el camarógrafo, el gran tipo que ponía el ojo en el objetivo de la cámara, coño, el tipo que le daba a un botón para que la cámara pudiese grabar todo lo que hemos visto, es decir, la esa gente que no le cuadra demasiado la realidad y va al cine para que le digan las películas que no debes suicidarte porque hay todavía películas para ver. Coño. Que recuerden los cinéfilos quién fue Laszlo Kovacs y todo lo que tuvo que pasar el pobre hombre con las leyes vigentes: un director de fotografía no podía poner el ojo en el visor de una cámara. Slocombe no estaba de acuerdo con todo eso porque Slocombe tenía un ojo que le había dado la naturaleza, no para ver un partido de fútbol o ver a Rajoy o sus esbirros de Valencia desear imponer la pena de muerte. Slocombe puso el ojo en El baile de los vampiros, que es Oro de barras. Él puso el ojo a ese deporte que llegará en breve llamado Rollerball sin esperar El león de invierno, ni tan siquiera esperará a El gran Gatsby. Freud tenía razón y Slocombe puso Viento en las velas y El grito de terror. Nunca digas nunca jamás le dijo a Jesucristo superstar. Slocombre nunca fue El hombre del traje blanco, ni tan siquiera El sirviente; fue el Indiana Jones de la cámara, y punto.

    Abrazos.

    PD: Me dices que imagine una situación con la tuna. ¡Eres un tunante! Una vez te regalé unas crónicas donde apareció la tuna en un restaurante egipcio, además de una proposición indecente. ¡Tunante!

    • !!!Ah, sí!!! ¡¡Horror!! Lo he recordado al mencionar el restaurante egipcio… ¡¡Pardiez!!

      Ay, amigo, qué solos nos quedamos. ¿Tú crees que en algún momento se recordará el nombre de algún usuario de esta fotografía digital que se lleva ahora? ¿Tal vez Lubezki, el que trabaja con Iñárritu?

      Abrazos, amigo tuneado.

  2. Ayer me hizo gracia una cosa; ese tipo que inventó Facebook, Mark Elliot Zuckerberg, y que ahora es multimillonario, quiere hacer llegar internet a la luna, además de patentar nuevas tecnologías sobre la realidad virtual. Pues bien, el otro día llegó como un marajá (no sé a qué país); el tío esperaba un recibimiento con alfombra roja, pétalos de pachulí, incienso y mirra y pasó desapercibido ante un enorme grupo que llevaban puestos unos cascos, que por otro lado, intenta vender el tal Zuckerberg. Un dios menor ignorado por haber estupidizado a sus criaturas. Me pregunto qué estaban viendo esa muchedumbre en el interior de esos cascos, ¿a Zuckerbert en un videojuego donde mata a idiotez a la multitud?

    Abrazos

    • Me parece que ese país al que llegó era este, pero que la gente estaba tan absorta en los juguetitos que no le hicieron ni puñetero el caso. Y es a lo que voy: ayer vi en las noticias a un montón de cincuentones filpando porque gracias a la realidad virtual viajaban en montaña rusa. Lo dicho, la humanidad se anota cada día nuevas plusmarcas en estupidez.

      Abrazos

  3. Vaya. Made in Spain. No podía ser otro. Bukowski lo dijo de esta manera: “No espero que todos sean genios, pero nunca imaginé que tanta gente se arrojaría a la idiotez con tanto aplomo”. Y eso que todavía no se había inventado la pantalla curva, internet, los cascos virtuales, Facebook, Smartphone (mira que llamarlos teléfonos inteligentes), Wassap, y no te lo pierdas, ¡las cafeteras Nespresso! Y lo peor de todo; ¡ver a Jack Black sorbiendo el café en un anuncio!

    Y paro ya, amigo. Venga, un abrazo.

    • Ja,ja,ja,ja… Ay, amigo, no te pierdas Periscope, que es la última mierda de moda. En fin, estamos rodeados. Pero yo cada vez lo estoy más por los libros. Mientras te escribo, me llegan por el hombro. Claro que la visión de mi mesa de trabajo palidece al lado de tu reducto libresco, vive Dios…

      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s