Música para una banda sonora vital – Los profesionales (The professionals, Richard Brooks, 1966)

Burt Lancaster, Claudia Cardinale, Lee Marvin, Robert Ryan, Woody Strode… Algunos, pero no todos, de los grandes intérpretes (ahí están también Jack Palance o Ralph Bellamy) que aparecen en este grandioso western de Richard Brooks, de cuyo estreno se cumplen cincuenta años.

El mítico tema musical de Maurice Jarre subraya adecuadamente un amargo western sumergido en la nostalgia, lleno de ideales derrotados, una magistral reivindicación de las causas perdidas. La desilusión, el desencanto, la poesía, la alegría de sentirse vivo, tiñen de alegres melodías mexicanas un metraje repleto de momentos memorables y diálogos imprescindibles.

Cine del que enamorarse, y recaer.

4 Respuestas a “Música para una banda sonora vital – Los profesionales (The professionals, Richard Brooks, 1966)

  1. Este peliculón es un festín para la vista, para todos los sentidos, también para el alma. Esta película es otra de esas que te hace exclamar: “¡Joder, qué grande es el cine!”. Espectacular, con unos actores soberbios. ¿Y qué me dices del cinemasCope y el color? Hoy con el digital las películas se oscurecen y no hay posibilidad de profundidad de campo. Bueno, tampoco quedan actores de ese calibre. Desde Conspiración de silencio, pasando por La gran evasión, Los profesionales y terminando con Grupo salvaje, por poner simplemente un ejemplo, uno se queda con la boca abierta. ¿Te imaginas proyectar estas películas en el cine en su formato original durante un día? ¿Te imaginas entre peli y peli una pausa para tomar una copa en el bar del cine y charlar sobre todo esto? Ahora ponte a recordar todos los actores de las películas mencionadas y sus directores y guionistas y operadores y compositores de las bandas sonoras. ¿Lo tienes? Ahora echa un vistazo a la cartelera actual.

    Un fuerte abrazo y buen finde, amigo.

    • Ay, si yo fuera rico, dubidubidubidubi-dubidubidubiduuuuu… Si fuera asquerosamente rico me haría un cine a la carta. No como ahora, con mi equipo y en mi tele, viendo lo que me apetece (aunque solo, sin posibilidad de comentar…) sino en un cine como es debido, con su bar, claro. Ay, amigo, qué nombres, qué gente, qué imágenes. Y qué mierdas tenemos hoy. Es la dictadura de la imagen, sin duda. De la imagen pública. Todo es superficial, por eso la profundidad de campo se la trae al fresco. ¿Profundidad? ¿Para qué? La gente sólo tiene que divertirse, aunque en realidad usan “divertirse” cuando quieren decir “distraerse”, lo cual en realidad quiere decir “narcotizarse”. Y así andamos.

      Abrazos, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s