Hollywood, entre la paranoia y la ciencia ficción

2 Respuestas a “Hollywood, entre la paranoia y la ciencia ficción

  1. Nadie ha expuesto mejor la paranoia que los americanos. Un autor: Richard Matheson, considerado el maestro de la paranoia. Hay que leer toda su obra para darnos cuenta a qué se refiere todo este asunto, incluso los cangrejos y Javier Bardem con peluca. Kafka y lo kafkiano es otra cosa. Estados Unidos y su “paranoia colectiva”, a partir de los 50. La invasión de los ladrones de cuerpos y el síndrome de Capgras que es un delirio muy original. Es cuando alguien cree que las personas importantes de su vida – la familia, compañeros de trabajo, los padres, los seres amados, lo que sea – han sido substituidos por dobles exactos. ¿Quién no ha tenido alguna vez una sensación semejante? Aunque seas de Albacete o del punto más remoto de la meseta castellana. Los americanos venden a todo el mundo su cine y su literatura de lo paranoico, y nos gusta porque hace que nos identifiquemos con ellos sin recordar nuestra vida y entorno, que es mucho peor. Ellos siempre tienen miedo de ser invadidos por lo que sea: extraterrestres, nomos y bichos de cualquier forma. El americano tiene miedo porque nunca ha sido invadido por nadie y ellos no han parado nunca de invadir a los demás. Sin embargo, ese país no para de tener inundaciones, ciclones, huracanes. Según se dice, es el país donde se recogen más incendio de casa del mundo. Dijo Doris Lessing sobre el trágico 11 de septiembre: “Los americanos sienten que han perdido el Paraíso. Nunca se preguntaron, para empezar, por que pensaban que tenían derecho a él.” Esto sintetiza muy bien lo que intento decir, amigo mío. Y para terminar, que no quiero paranoiar a nadie que ya sabes que soy el más paranoico del mundo; desde el punto de vista de la psiquiatría, la paranoia es un trastorno mental que se caracteriza por delirios sistemáticos y por la proyección de conflictos internos en una supuesta hostilidad por parte de los demás. Yo creo que todo lo que nos rodea puede convertirse en una amenaza y que nosotros también podemos ser los monstruos. El fin del mundo es un concepto extraño. El mundo siempre se está acabando y el final siempre se evita, por medio del amor o de la estupidez o simplemente por pura suerte.

    Fundido a negro.

    Títulos de crédito.

    Un abrazo y buen finde.

    • Querido Paco, qué me vas a contar de monstruos… La respuesta a la afirmación de Doris es esta: Dios. El Destino Manifiesto. Tan peligroso es un mohamed que se sube a un camión y acaba en un abrir y cerrar de ojos con decenas de semejantes que un político que jura su cargo por Dios y le dan un maletín nuclear. Estamos apañados, amigo. De Matheson he leído bien poco, tan solo el ejemplar que me regalaste (de los otros aún tengo deberes pendientes: Ribeyro, Schulz, Bukowski y Céline; los demás ya los he leído todos). y efectivamente capta a la perfección eso de la irrupción del o irracional, de lo inesperado, en un entorno cotidiano próspero, tranquilo y aparentemente feliz. En el fondo creo que no es más que el reflejo tenebroso de un falsario sentimiento de autosatisfacción.

      En fin, como bien dices, en estos contextos solo sobrevive gente como nuestra querida Carmen (que seguro que nos lee).

      Abrazos, y mucho ánimo para lo que queda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s