Mis escenas favoritas: Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine, Jonathan Dayton y Valerie Faris , 2006)

Cuando ves que a esto lo llaman cine independiente te entra la risa floja. La mayor parte del llamado cine independiente con recorrido comercial responde a una etiqueta, asímismo, puramente comercial, que alude más bien únicamente a mecanismos de financiación relativamente diferentes a los de las grandes producciones (a través, normalmente, de filiales de los estudios y distribuidoras que hacen el caldo gordo en esas mismas grandes producciones). Lo más preocupante, en cambio, es que bajo esa etiqueta de supuesta independencia, que publicitariamente quiere ligarse a cierta novedad, libertad o incluso irreverencia en los contenidos, no suele haber otra cosa que un discurso conservador y políticamente correcto disfrazado de humor más o menos atinado y sentimentalismo del barato.

Así ocurre con esta, no obstante, celebrada película de 2006, que tiene este Superfreak de Rick James como momento culminante. La idea de cachondearse de los concursos de belleza (más si son infantiles), con todo, es muy pertinente.

6 Respuestas a “Mis escenas favoritas: Pequeña Miss Sunshine (Little Miss Sunshine, Jonathan Dayton y Valerie Faris , 2006)

  1. El cine independiente, el cine de arte y ensayo, bla bla bla… El cine comercial y bla bla bla… Cuando se dividió en dos partes, con línea divisoria y enfrentamientos vino los aburrimientos (mira un título para otra novela de Javier Marías: Los aburrimientos). El cine comercial dejó de lado la calidad y el arte y ensayo solo se quedó con la pretensión sin llevarla a cabo mostrando lo que se podía hacer pero sin hacerlo. Luego ves, por ejemplo, una película del gran Hitchcock y el gordo hacía estas dos cosas a la vez. El cine se llenaba y los más simples se lo pasaban bien, y los más entendidos se daban cuenta del engranaje interior para mayor gozo. ¡Chapó para el gordinflas! Y Fritz Lang, y Buñuel, Fellini, Resnais, Antonioni, Wilder, el film noir B, etc. Todos experimentaban en sus películas pero sin hacerse notar y sin aburrir más a los aburridos de la vida, que son, precisamente, a los que les gusta el cine. Uno no va al cine porque es feliz, coño, sino porque le asquea la vida de cuyo guion es muy, pero que muy inferior al de cualquier película. Y luego está el cine independiente. Qué quieres que te diga, amigo mío, ¿independiente de qué? Aquellos directores siempre aspiraban a que fueran producidos por una gran productora para realizar una “buena” película taquillera. A mi la gente no me gusta mucho, y si no me crees ya están aquí las navidades (un guiño), pero cuando entras en un cine y solo estás tú y un par de discapacitados, es francamente muy triste. El cine tiene que estar lleno para compartir risas, miedos, emociones (sin palomitas, a poder ser). Imagina cuando se estrenó Lo que el viento se llevó, o Casablanca, o Con faldas y a lo loco. ¿Cómo estaban las salas? (Ni pienses en el Dúo Sacapuntas). A mí que me repongan (en celuloide) La gran evasión, Los profesionales, Grupo salvaje, Cowboys de medianoche, Ciudadano Kane, Retorno al pasado, El apartamento, Con la muerte en los talones o Vértigo, La hija de Ryan, Marty, Marcado por el odio y The Set-Up, West Side Story y El maquinista de la General, La dolce vita… el arte y ensayo que se lo quede otro. El independiente que haga una revolución en Sundance.

    Joder hoy estoy insoportable.

    Abrazos

    • Jajajaja… Insoportable-mente lúcido.

      Sí, estamos de acuerdo. Aquí ha habido tres grandes independientes en el periodo clásico: Keaton, Chaplin y Orson Welles. Y luego gente que ha hecho lo que ha podido cuando ha podido, como John Cassavetes. Y en Europa el cine casi te ha obligado a ser independiente desde siempre (ahora empieza a no serlo con eso de que las cadenas televisivas produzcan cine por obligación legal). Eso en cuanto a independencia de verdad. Lo independiente ahora es otra etiqueta más, pero tienes toda la razón en cuanto a que como contenido y como forma, de ir más allá, poquito. A mí particularmente me joroba que llamen cintas independientes a cosas como esta, Juno o las películas de Wes Anderson, que son puramente comerciales, hechas para vender entradas (y en cuanto hechas, salvo Anderson, por lo general son poca cosa, por no decir casi nada).

      Abrazos

  2. John Cassavetes estaba mejor como actor. Se le recordará más por algunas de sus interpretaciones (cine comercial pero del bueno): La semilla del diablo, Doce del patíbulo… En Europa porque no tenían más remedio. Fíjate lo que tuvo que pasar Rossellini cuando filmaba Roma, ciudad abierta. Se cuenta que iba a la parte trasera de los laboratorios de revelado para recoger restos de negativos y empalmarlos como podía para seguir rodando. Luego vino Lars von Trier en pantalón corto y se inventa el Dogma (horror de palabra). El Dogma como niños pijos, la Europa gris porque no les quedaba otra. Rossellini, De Sica… Trier haciendo bailar a la Catherine Deneuve en una película con todos los recursos habidos y por haber, y le salió aquella cosa rara, más bien ridícula, diría yo. Es algo muy personal lo que te voy a decir, pero la Deneuve bailando en esa película es para mí la metáfora del flipado realizador que va de subido.

    No, si ya te digo; hoy no me soporta ni la chica del súper.

    Más abrazos

    • Sí, claro, el 90% de la gente no ha visto sus películas como director. Que, desde luego, son otro planeta respecto a sus películas como actor. Pero en cuanto a independencia, lo era de la buena. Por eso hacía lo que hacía.

      De ese rodaje de Rossellini acabo de leerle algunas cosas a Truffaut. Qué tiempos aquellos… Hacer de la necesidad virtud, ese era su secreto.

      A mí Von Trier no me gusta; esa película en particular me parece una mamarrachada integral.

      Dale recuerdos a la chica del súper, que parece maja.

      Abrazos

    • Bueno, la primera vez que la vi, tarde, como casi todo el cine de estreno, me hizo gracia. Lo que pasa es que la moralina me tira para atrás. La segunda vez ya pasé la mayor parte del metraje y fui solo a los momentos que me gustaron de verdad en el visionado anterior. La tercera vez ya no la acabé.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s