Mis escenas favoritas: Bodas reales (Royal wedding, Stanley Donen, 1951)

Esto, y no otra cosa, es un musical digno y decente. Además de una secuencia magistral.

Anuncios