Mis escenas favoritas: Drácula (George Melford, 1931)

Siguiendo la política de filmar talkies, las versiones en otros idiomas de las películas de Hollywood, previa a la instauración del doblaje, George Melford rodó, en paralelo con la famosa adaptación de Tod Browning protagonizada por Bela Lugosi, la versión española de Drácula, basada en las obras de teatro que en Inglaterra y Estados Unidos contribuyeron a popularizar extraordinariamente la ya de por sí célebre novela de Bram Stoker. Más dinámica y completa, mejor interpretada y más capaz de sacar partido a pasajes de la novela y a escenarios y decorados que en la película de Browning quedaron suprimidos o relegados, la obra de Melford, protagonizada por el cordobés Carlos Villarías y la mexicana Lupita Tovar, acompañados por otros actores españoles y mexicanos como Pablo Álvarez Rubio, Eduardo Arozamena o Barry Norton (de nombre real Alfredo C. Birabén, de origen argentino), va adquiriendo con el tiempo mayor reconocimiento que su coetánea en inglés. Rodada en el mismo estudio en las horas libres que dejaba el rodaje de Browning (especialmente por las noches, en un irónico guiño a la condición vampírica de su protagonista), el rodaje resultó mucho más breve y económico, y proporcionó a la Universal de Carl Laemmle Jr. un buen pellizco de los beneficios que a la postre evitaron su desaparición como estudio.

Anuncios

6 comentarios sobre “Mis escenas favoritas: Drácula (George Melford, 1931)

  1. Como ahora no recuerdo bien la de Browning, estas escenas no aparecen en ella e incluso tampoco sale nada de lo acaecido en Transilvania ¿verdad? Pues mira que es lo más interesante de la novela… Entonces, aunque los “latinos” aprovecharan decorados y material de la versión inglesa, también tuvieron que crear nueva escenografía para rodar estos pasajes… Pues seguramente es mucho más interesante.

    1. Lo que ocurría es que el equipo “español” tenía acceso al material ya filmado por Browning, y por tanto podía aplicar mejoras sobre él, tanto en lo referente a la iluminación como a los decorados, y finalmente también a la construcción de la historia. Universal impuso una serie de restricciones a la versión inglesa que, sin embargo, en la española no se aplicaron. Eso incluyó la posibilidad de montar escenas que Browning no empleó, filmar partes de la novela que Browning había descartado. Por eso es más completa y está mejor acabada la versión española que la inglesa, a pesar de que Lugosi sea mucho Lugosi.

  2. Hola, 39 escalones.

    Lo cierto es que vi hace poco la película de Tod Browning y no me gustó demasiado, puede que sea problema mío como espectador pero, aunque el Drácula de Lugosi me pareció genial, el resto de personajes me resultaron excesivamente planos. La actriz que encarnaba a Mina me resultó algo histriónica. Tampoco me gustó demasiado como se planteó la historia: el asunto de Lucy Westenra se resolvió en un plis plas y no vuelve a aparecer cuando en la novela es una importante encarnación de la ‘New woman’ y podría haber dado juego y nunca se aclara muy bien por qué Mina no se convertirá en vampiro una vez muerto Drácula. Ya le digo que probablemente es problema mío como espectador, puesto que veo la película desde un contexto muy diferente a 1931 y es posible que no tenga herramientas críticas para apreciarla.

    Me apunto la versión española. Un saludo.

    1. Efectivamente, tiene usted razón. Abusa demasiado de los modos y maneras teatrales, es muy estática, incluso lenta, y desaprovecha atmósfera y uso de la música. Abandona líneas de la trama de la novela como la que usted señala, la de Lucy, que queda colgada sin desenlace (tal vez; al parecer, buscando una nueva película explotando esa línea argumental, aunque la versión española sí cierra ese fleco narrativo). No creo que sea problema suyo como espectador; la película de Browning presenta múltiples carencias, que tanto el estudio como la crítica del momento ya se ocuparon de señalar, y que me parecen vigentes, si no acrecentadas, hoy en día. Saludos.

  3. Pues vi dos trozos del Drácula de Jesús Franco…el comienzo no estaba demasiado mal: la conversación con Drácula tras la cena de Harker estaba bastante bien por el empaque de Lee (a pesar de su asimétrico bigote), y por el decorado (a pesar también de tanta luz por todas partes las arañas gordas de pega y el murciélago de papel)…pero es que el final es de risa, de risa pero de carcajeo, vamos.

    1. Buenas intenciones, pero mal acabado por culpa de lo limitado del presupuesto. Es un versión reputada por su intención de respetar la novela de Stoker, a diferencia de otras versiones clásicas, que siguen las obras de teatro que se inspiraron en la novela, y no la novela misma. Pero a medida que avanza el metraje la cosa se hunde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s