Diálogos de celuloide: Chantaje en Broadway (Sweet smell of success, Alexander MacKendrick, 1957)

Resultado de imagen de sweet smell of success 1957

HUNSECKER (LANCASTER) SOBRE FALCO (CURTIS): El señor Falco, por decirlo así, es el hombre de cuarenta caras, no una. Ninguna es agradable y todas son engañosas. ¿Ven esa sonrisa? Es la de un “golfo de la calle encantador”. Es parte de su número de “desamparado”… que necesita tu compasión. Obvio el deje nervioso suplicante que a veces se convierte en bravucón. El ojo húmedo agradecido es otro de sus favoritos… con frecuencia mezclado con algún acto de candor infantil: te está hablando desde el fondo de su corazón, ¿entiendes? Tiene media docena de caras para las damas, pero la que más le gusta es la de “hombre rápido y de fiar…” que haría cualquier cosa por un amigo en apuros. Al menos eso dice él. Esta noche el señor Falco, a quien no he invitado a mi mesa, va a hacer el papel más lastimoso: la cara lívida con la lengua fuera. Resumiendo, van a contemplar ustedes, caballeros y el Lirio de Jersey, al agente hambriento, al cabo de todos los trucos sucios de la profesión.

Guion de Ernest Lehman y Clifford Odets.

Anuncios

8 comentarios sobre “Diálogos de celuloide: Chantaje en Broadway (Sweet smell of success, Alexander MacKendrick, 1957)

  1. ¡Mi querido Alfredo, esta película es impresionantemente buena! Brutal no solo por los diálogos, sino por lo que cuenta y cómo lo cuenta. Para mí además no solo fue ver a un Burt Lancaster estupendo (como es habitual), sino descubrir una faceta de un Tony Curtis que se sale. ALEXANDER MACKENDRICK tiene una filmografía breve pero brillante, e ir descubriendo su filmografía es una sorpresa constante.

    Beso
    Hildy

    1. Pues fíjate tú que a Alexander MacKendrick no le convencía especialmente esta película. Cuando habla de ella, da una de cal y dos de arena. No obstante, yo estoy de acuerdo contigo, y creo que el director es uno de esos que, con poquísima producción (nueve películas, creo, acreditado en la dirección, aunque algunas otras no acreditadas y montones de guiones escritos o supervisados), han dejado una huella profunda. Especialmente, cuando cambió los platós por las aulas (el cine, contaba, se había convertido, más que en una disciplina artística, en una cancha dedicada al negociado de contratos; él confesaba que no tenía talento para negociar ni ningún respeto por los negociantes, así que lo dejó). Estuvo dando clases un montón de años en el CalArts. Sus lecciones están editadas en forma de libro, por si te interesa.

      Besos

    1. Es un peliculón… hoy. En su día pasó sin pena ni gloria y para MacKendrick, además, no es una gran película, demasiado melodramática, artificiosa y forzada, en su opinión. Espero que en unos meses se publique una cosa más larga que he escrito sobre ella.

  2. Que tal Alfredo!
    Magnifica la pelicula, lo mismo que las actuaciones de Lancaster y Curtis. El personaje de Hunsecker, despiadado y terrible, anda que no tenia peligro sentado a esa mesa con el telefono a mano. Su lacayo Falco, imposible caer mas bajo.
    Saludos!

    1. Lo más lamentable es que parece estar basado, casi todo, en una situación real, que afectó a Walter Winchell, el famoso cronista viperino, y que Ernest Lehman, el autor del relato y del primer guion (le sustituyó Clifford Odets), conocía de primera mano. Una historia apasionante, pese a lo que diga MacKendrick, que parecía no gustarle demasiado.
      Saludos

  3. Tío, esta película es una maravilla en todos los sentidos. Un prodigio de inteligencia. ¡Inteligencia! Sí. Búscala ahora en el cine actual y ya verás cómo me darás la razón, amigo mío. No sé, por ejemplo, ahí tenemos Bart Lancaster saliendo de madrugada del Stork Club, aspira el aire neoyorquino y susurra: “Adoro esta ciudad de mierda”. Sorprendentemente, Chantaje en Broadway dirigida por el británico Alexander Mackendrick, conocido sobretodo por sus admirables comedias rodadas en los Estudios Earling. (Ay, tenía preparado en mi blog un artículo completo sobre estos estudios, además de una fotografía donde salgo yo cuando hice un viaje a Londres delante de esa pequeña mansión donde viven ahora unos tipos muy raros). En fin, no nos pongamos ahora nostálgicos. Pocos extranjeros se han mostrado tan familiarizados con los usos y costumbres norteamericanos como Mackendrick, quien logró captarlos mejor de John Schlesinger en Cowboy de medianoche (1969) o que Alan Parker en Fama (1980), que ya es decir, precisamente porque supo comprender los aspectos más sórdidos del mundillo de Broadway y mostrarlos al desnudo.
    Chantaje en Broadway representa, junto a las películas de Mankiewicz, la culminación de una tradición que se remonta hasta los orígenes del sonoro, cuando autores de obras teatrales de la categoría de un Hetcht o un MacArthur fueron llamados a Hollywood para enseñar al cine a hablar. Odets pertenecía a esa tradición, como autor teatral, y Lehman, en uno de cuyos relatos se basa la película, era un discípulo aventajado.

    ¡Qué grande era el cine, coño!

    Un fuerte abrazo, amigo.

    1. A mí esta película me apasiona. Y me uno a ese grito pelado final, cómo no… Pero MacKendrick no era británico, sino americano. Ciertamente, de ascendencia escocesa, lo cual hizo que, llegada cierta edad, su familia lo enviara a estudiar a Escocia y luego empezara a trabajar en el cine británico. Pero era americano, amigo mío, y él mismo cuenta en su libro de lecciones sobre cine lo que esa manera de ver como extranjero la sociedad británica le ayudó en sus guiones y películas en la etapa Ealing. De modo que, cuando volvió a América, hizo películas sobre su país, y no al contrario. En cualquier caso, su opinión de la película, inconcebiblemente para mí, no era muy favorable, y no entendía muy bien que, en tiempos de escribir su famoso libro, fuera ya considerada pieza de culto. Habla de ella con una distancia y una frialdad, relativizándolo todo, que alucino. Menos mal que se equivoca… 😀

      Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.