50 años de 2001: una odisea del espacio (2001: A space odyssey, Stanley Kubrick, 1968)

Resultado de imagen de 2001 odisea en el espacio

El pasado día 2 de abril se cumplieron 50 años del estreno de esta obra maestra de Stanley Kubrick.

Resultado de imagen de 2001 odisea en el espacio

El amanecer del Hombre

Hay algo en la personalidad humana que se resiste a las cosas claras, e inversamente algo que atrae a los rompecabezas, a los enigmas y a las alegorías.

(Stanley Kubrick)

Así reza el título del primer acto de esa inclasificable y fascinante película que es 2001: una odisea del espacio (2001: a Space Odyssey, Stanley Kubrick, 1968).

En un pasado desolado en el que aislados grupos de primates, pequeñas manadas de tapires y algún que otro leopardo se mueven por entre la reseca y escasa maleza y buscan refugiarse del ardiente sol en los estrechos salientes de las rocas de arenisca, la inexplicable aparición de un elemento extraño de origen incierto viene a quebrar el frágil equilibrio vital de los albores del planeta: un monolito de color negro, estilizadas líneas rectangulares y superficie suave y lisa, un objeto misterioso que va a actuar como catalizador de la evolución de los primates y de su futura conversión en una criatura más perfecta y a priori consciente, al menos hasta cierto punto, de su dimensión en la naturaleza y de su papel protagonista en un universo que a la vez empieza a ensancharse.

Como si el monolito se erigiese en imprevisible detonante de una tormenta biológica algunos individuos dentro del grupo empiezan a experimentar cambios que les sorprenden y atemorizan tanto a ellos como a sus congéneres, y que van extendiéndose al resto de la comunidad. La simple existencia en clave de supervivencia, la búsqueda de carroña o de matorrales con que alimentarse, la protección frente a los felinos y la lucha con otros grupos por asegurarse el sustento se ve súbitamente sacudida por un descubrimiento tan sencillo como capital, un diminuto gesto que encierra miles de años de salto evolutivo hacia un futuro inabarcable y remoto. Uno de los monos, expulsado junto con su grupo lejos del agua de lluvia estancada que les garantizaba la ingestión de algo de líquido en el desierto de arena, piedras y ralos matojos en el que malviven, encuentra por fin utilidad al que quizá es, junto con el cerebro, el mayor rasgo distintivo que existe entre su especie y el resto de los seres que caprichosamente parecen poblar ese mundo en obras: el dedo pulgar. Así, cerrando la mano en torno al fémur que toma de un cadáver disuelto no se sabe cuándo, se entretiene en golpear a su vez el resto de huesos, fragmentándolos, astillándolos, dejándose poseer por una euforia destructiva que simboliza su conversión en cazador y el nacimiento del instinto depredador. Ya no habrán de esperar al hallazgo del cadáver a medio engullir de un tapir o una cebra para variar su dieta de hojas secas arrancadas de la tierra; bastará con buscar una víctima asequible y asestarle un buen garrotazo para llenarse el buche a voluntad.

Pero en el momento de ese despertar a la violencia consciente, junto a la certidumbre de tener asegurada la obtención futura de alimento, algo más se ha encendido en el tosco cerebro del primate con cada mandoble de fémur. Un sentimiento nuevo, poderoso e irresistible cobijado bajo el ala del instinto de supervivencia, subsidiario pero no obstante poseedor de una honda y seductora autonomía propia que ha surgido de la nada para proporcionar a nuestro mono un grado de bienestar mayor que la mera satisfacción de una necesidad física. El grupo de primates descubre el adictivo poder que encierra el ejercicio de la violencia, la capacidad de decisión sobre la vida de otro individuo por razones ajenas al hambre. El ejercicio de su voluntad ligado a ese poder les reconforta, les hace crecerse frente al mundo que lo rodea.

Una vez llena la panza de carne fresca de tapir, el grupo de monos apunta hacia su siguiente objetivo. Regresados al lugar de su anterior derrota, armados con huesos empuñados a modo de garrote, recuperan sus antiguos dominios gracias al descubrimiento de una herramienta que ya no ha dejado de usarse desde entonces para la consecución egoísta de los propios deseos: el asesinato. El primer crimen de la historia (resulta quizá prematuro denominarlo homicidio), la muerte a golpes del cabecilla del grupo rival, además de resumir en unos pocos fotogramas la última esencia de todos y cada uno de los conflictos bélicos humanos, consagra la violencia como instrumento de control de los propios intereses miles de años antes de que Clausewitz escupiera su famosa cita.

En plena exaltación violenta, tras erigir el primer imperio de la historia en torno a un charco de agua embarrada, el jefe de los asesinos lanza al cielo el arma del crimen y, con un asombroso y magistral corte de plano, ésta se transforma en un transbordador espacial en marcha hacia la Luna para investigar el insólito hallazgo realizado por un equipo geológico allí estacionado: un monolito negro de formas rectilíneas y superficie lisa y suave que además parece ser emisor o receptor de unas extrañas señales de onda corta hacia Júpiter. Y desde ahí, el viaje, la investigación, la búsqueda, de nuevo la violencia y la muerte como vehículo de conservación del propio espacio, el ordenador construido a imagen y semejanza de un ser humano que juega a ser Dios… Stanley Kubrick realiza una costosa y azarosa adaptación de El centinela, el cuento de Arthur C. Clarke, tan formidable y pretenciosa como desconcertante e ininteligible. Con gran dominio de lo visual, sintetiza en ese único objeto, el monolito, acompañado de unos perturbadores cánticos de música coral experimental, el secreto de la vida, por qué estamos aquí, por qué somos. ¿Qué encierra el monolito dentro de sí? ¿Qué ha activado el interruptor? ¿Dios? ¿Qué conexión lo une al cerebro humano? ¿La conciencia? ¿La inteligencia? ¿La violencia y la crueldad humanas? ¿Son éstas quizá las notas distintivas del ser humano, las características definitorias de su especie? ¿Por ello el hombre ha inventado dioses vengativos, crueles y asesinos a su imagen y semejanza? ¿Posee quizá por eso HAL9000 el recurso de la violencia o no es más que un ser vivo con instinto de conservación escapado del control de su creador, como los hombres han escapado a la voluntad de Dios? La máquina hecha a imagen y semejanza del hombre, con buena parte de sus virtudes y todos sus defectos, el orgullo, la malicia, sus deseos de jugar a ser Dios, de creerse inmortal intentando perpetuarse a través del tiempo y del espacio. Un instinto que nace en HAL provocado por unas extrañas señales que provienen de Júpiter. El monolito. El misterio del origen de la vida encerrado en el por qué de su final. El Hombre como venganza de la naturaleza contra sí misma.

(de mi libro 39estaciones. De viaje entre el cine y la vida. Zaragoza, Eclipsados, 2011)

Anuncios

8 comentarios sobre “50 años de 2001: una odisea del espacio (2001: A space odyssey, Stanley Kubrick, 1968)

  1. … Ay, ese libro, mi querido Alfredo, ya cumple siete años… ¡Cuántas preguntas esconde 2001 odisea en el espacio! Cuántas imágenes para recordar, cuántas incógnitas encierran sus fotogramas… La obra de Kubrick sigue lanzándonos a espacios siderales…

    Beso
    Hild

    1. Siete años, sí… Uf… Por la peli sí que no pasan los años. Al contrario, su interpretación del futuro (y del pasado, del eterno retorno) es, probablemente, la interpretación definitiva del cine de ciencia ficción. Primero está 2001, luego sus emulaciones y derivadas. Sin ella no habría futuro.

      Besos

  2. Hola Alfredo!
    Me ha encantado el texto. No habia visto nunca ese poster. Esa elipsis del hueso posiblemente sea de lo mejor de la historia del cine. El momento de HAL y la puerta.. La pelicula me sigue fascinando.
    Un saludo!

  3. Consciente de su victoria, el mono se pone de pie. En la mano derecha sostiene un hueso con el que acaba de matar a golpes a otro mono. Parece adivinar el poder que ha ganado al descubrir el arma. Levanta su brazo peludo y piojoso y arroja el hueso al aire. Por no repetir lo ya tan manido de que 2001 posee la elipsis más audaz de la historia del cine tratándose de un gigantesco salto en la Historia, que abarca cuatro millones de años, sí diré que ese corte salva millones de años y kilómetros, y une el pasado prehistórico con el futuro lejano; es un intervalo en el que está comprometida toda la historia de la humanidad. En donde me gusta repetirme es en decir que la pelea por el pozo de agua tiene su equivalente moderno en el Orbiter Hilton, cuando Floyd y unos científicos soviéticos se desafían por medio de la bebida. Los simios acarician el monolito y, millones de años después, Floyd repite la acción en la Luna. Los gruñidos y chillidos de los monos se transforman en la ininteligible jerga y los vacíos discursos de los exploradores del espacio. Esta simetría narrativa se mantiene rigurosamente a todo lo largo de esta obra maestra, pero siempre en términos visuales. Las formas oblongas (puertas, monolitos, terminales de ordenador) y las circulares (planetas, naves espaciales) se repiten insistentemente, y siempre en aparente contraposición, preparando el momento en el que el oblongo monolito crea un círculo en forma de embrión de ser humano. Los seres físicos de la película experimentan un proceso similar; los simios tienen los rostros, como los viejos, y el joven astronauta, Browman, envejece al final hasta adquirir una perturbadora apariencia de simio, viéndose finalmente transformado por el monolito hasta un feto todavía en el seno materno. Por el contrario, el super inteligente ordenador HAL 9000 sufre una regresión a la infancia en el momento de su muerte.

    En fin, no sabía dónde decir estas cosas para festejar ese medio siglo, amigo, y mira, lo he dejado aquí.

    Abrazos mi.

    PD: A los que todavía no hayan entendido algunas cosas de la película, recomiendo la lectura de la novela de Arthur C. Clarke.

  4. La novela es espléndida. La leí entre visionados de la película y me resultó fascinante, incrementó las posibilidades de disfrute exponencialmente.

    Al final, Kubrick decía lo mismo que nosotros llevamos diciéndonos desde que nos conocemos: volvemos al mono, amigo.

    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.