Un “ocho y medio” ibérico: Todas las mujeres (Mariano Barroso, 2013)

Resultado de imagen de todas las mujeres 2013

Todos tenemos un amigo o conocemos a alguien como Nacho (Eduard Fernández), una de esas personas (en su mayoría hombres) que viven la vida como un carrusel que camina vertiginosamente cuesta abajo, o como un coche que circula a toda velocidad por un callejón sin salida, al final del que únicamente aguarda un muro con el que chocar. Intentan sustraerse a su destino a base de verborrea, mentiras, medias verdades, compadreo, falsa camaradería, abuso de confianza e innatas dotes de seducción. Y no son pocos los que consiguen sortear las dificultades, los que logran arrojarse en marcha de ese vehículo que va camino del desastre antes del estropicio final y consiguen caer de pie, con el ánimo y al aprecio de mucha de su gente intactos. Nacho es un veterinario, casado con la hija del propietario de la ganadería de toros de lidia en la que trabaja. Rodeado en ambos extremos, el familiar y el laboral, por las mismas personas, cobijado bajo su ala económica y profesional, se siente encerrado, sometido, prisionero de una estabilidad asfixiante, falsa, hipócrita. Una vida agotada. Cegado por la frustración, se deja convencer por su amante (Michelle Jenner), becaria en su explotación, para sustraer cinco toros y venderlos ilegalmente al otro lado de la frontera portuguesa. Por supuesto, la buena suerte no es un todo absoluto, y la aventura acaba mal: Nacho pierde los toros y el dinero que iba a cobrar por ellos, con el que pensaba cubrir algunas deudas cuantiosas, acuciantes, y bastante serias. El ecosistema habitual de Nacho es la hipocresía, la mentira, la falsedad, el gran teatro del mundo, y a él recurre para salir del atolladero. Comienza una carrera loca por la supervivencia en la que tienen un papel primordial las mujeres de su vida, su esposa y su amante, las que lo han abocado a la ruina personal, moral y económica, y también su madre, su cuñada, su exnovia y su psicóloga.

La película se construye por encuentros. Nacho se cita una a una con todas esas mujeres, en una variedad de escenarios no demasiado amplia: todo termina reconduciéndose a su precario hogar, que él mismo no duda en manipular, alterar e incluso maltratar para que sirva a sus fines, a las distintas máscaras que desea exhibir ante sus visitantes. El desarrollo de la trama es un festival para los actores, con tomas largas que permiten tanto la improvisación como el regodeo en un texto a menudo excesivo en cantidad (en particular para una película tan breve, de apenas 90 minutos), pero sobre todo que los personajes crezcan, que los intérpretes interaccionen y desarrollen una química que funciona admirablemente, en particular en cuanto a los polos de atracción y odio que Nacho despierta en todas ellas y a los picos de tensión en su relación, el acopio de momentos en los que Nacho ha mentido, traicionado, defraudado o hartado a todas ellas en el pasado. Eduard Fernández realiza una interpretación superlativa como el mentiroso compulsivo y manipulador obsesivo que intenta desmontar de forma igualmente deshonesta las trampas que él mismo ha ido cerrando en torno a su vida, pero eso no eclipsa en ningún caso a sus compañeras de reparto, todas magníficas (Michelle Jenner, Nathalie Poza, Petra Martínez, María Morales,Marta Larralde y Lucía Quintana).

El laberinto personal de Nacho transita entre la comedia patética y el drama desesperado. La sonrisa, la tensión y el drama conviven en cada secuencia, en cada uno de los eslabones de la complicada cadena que intenta construir para salvar la piel. Este mundo de ambigüedades y silencios, de secretos y frustraciones, de mundos ocultos en estado de ebullición, tan querido al director, deriva, como en tantas películas, en la ruta (más procelosa que de costumbre) hacia la redención personal. La secuencia final, la catarsis del personaje de Nacho, es un recital de Fernández, una crónica del derrumbamiento de un personaje y de la colocación de los cimientos para su reconstrucción… O no, tal vez tan solo la última de sus maniobras para conservar las apariencias, la simpatía de su interlocutor, la piedad, la compasión, ese sentimentalismo al que no duda en recurrir para lograr sus fines. Y es que Nacho es un experto en aprovecharse de los buenos sentimientos de las personas para su propio beneficio, de ahí que muchas de las mujeres de su pasado (su pareja, su ex, su madre) reaccionen ante él marcando distancias, recelosas, desdeñosas, sabedoras de la farsa que representa ante él. Solo su cuñada cae en la trampa emocional de Nacho (a través del cebo sexual), mientras que su psicóloga logra levantar la tapa de la caja de los truenos.

A pesar de la escasa variedad de escenarios, del texto profuso y del descanso de la narración en las interpretaciones de los actores, en el ritmo de sus fraseos y en la cadencia de sus interlocuciones, la película es más que simple teatro filmado. Todas las mujeres se eleva como testimonio de su tiempo, de una cultura, llamada no hace mucho “del pelotazo” y hoy incrustada en lo más profundo de la sociedad, que convierte a seres anodinos y vulgares, incluso chabacanos y ridículos, en centro de complejas tramas de corrupción y latrocinio. Nacho funciona como traslación a la pantalla de una forma de pensar, de vivir y de actuar de una parte de la sociedad española, un corte transversal más allá de clases, de estatus y de saldos bancarios. La película es el anverso de las parábolas cinematográficas sobre el ascenso social, muestra su lado oscuro, la porquería bajo la alfombra. Barroso acerca la cámara al rostro de sus intérpretes, no hace apenas tomas generales del escenario (la charla entre Nacho y su madre transcurre mayoritariamente con este de espaldas, mostrándola casi siempre a ella), de manera que no es la acción ni sus movimientos lo que debe atraer la atención del público, sino sus ojos, sus voces, sus palabras, sus muecas, sus gestos… La búsqueda de la mentira salvadora, de la coartada moral, del argumento tramposo que salve la situación, o bien del escepticismo, el sarcasmo, la ironía, la incredulidad, el reconocimiento del patetismo y del cinismo, desde una actitud tal vez no menos patética y cínica. Los sucesivos giros y líneas temáticas que el guion va acumulando, y la solución narrativa a cada secuencia (sobre todo la eclosión emocional de la conclusión), hacen de la película una pequeña joya inusual en el cine español, alejada de la “autenticidad” forzada y de los problemas de dicción de tantos intérpretes, plena de intensidad y ambivalencia, en la que el espectador no siempre toca suelo con sus pies. Todas las mujeres es como su protagonista, Nacho: una embaucadora deliciosa.

 

11 comentarios sobre “Un “ocho y medio” ibérico: Todas las mujeres (Mariano Barroso, 2013)

  1. Me apetece verla otra vez. Es otra de esas películas que no vi en mis mejores condiciones… Estaba agotada, casi dormida. Y no pude valorarla bien y justamente. Digamos, que la dejé pasar ante mis ojos. Te leo y me gusta lo que leo, que tan solo intuí… porque cerraba los ojos, me pasaban desapercibidas algunas conversaciones… Vamos, que no hay nada peor que ver una película con los ojos semicerrados… y con la cabeza en otro lado. Eso sí, disfruté de toda la galería de actores y, en especial, de Eduard Fernández, un actor que me gusta mucho, pero mucho.

    Beso
    Hildy

    1. Ayayay… Qué harías antes… 🙂

      A Eduard Fernández hay que atarlo un poquito en corto, pero es soberbio. Recuerdo la primera vez que lo vi, en Los lobos de Washington, y me quedé tonto, preguntándome de dónde habían sacado a ese tío…

      Hale, a darle una segunda oportunidad. No te la pongas a la hora de la siesta… 🙂

      Besos

  2. Que tal Alfredo!
    Pues no la he visto pero tomo nota. A mi Eduard Fernández me gusto mucho en El hombre de las mil caras, creo que es un estupendo actor. Gracias por la recomendación.
    Saludos!

  3. Una película que comienza de forma un tanto anodina (su fotografía no ayuda y el director, a veces, abusa de los primeros planos y la profusión de diálogos, algunos – pocos – no demasiado creíbles) pero que, conforme avanza, va subiendo posiciones. Me gusta mucho lo que cuentas en la parte final de tu texto, el rascar bajo esa superficie sobre la que versa, en primera instancia, este film. Esa España cañi y la cultura del “pelotazo”, la burbuja económica y demás, de lo que hoy en día seguimos sufriendo sus consecuencias.

    Nacho no deja de ser uno de esos personajes que, no por ficción, es menos real y, por tanto, fiel reflejo de aquellos de los que se subieron al carro en momentos de supuesto auge económico. Y como todo lo que sube ha de bajar, esta película muestra el descenso de un personaje maravillosamente interpretado por ese todoterreno que es Eduard Fernández, al que dan brillante réplica casi todo el elenco femenino – exceptuando una Michelle Jenner a la que le faltan tablas (opino que su episodio es el más flojo debido a su deficiente interpretación) -. Las demás están genial, con mención para la siempre fantástica y veterana Petra Martínez y una actriz a tener mucho en cuenta (y que la descubrí en “La flaqueza del bolchevique”), que es Nathalie Poza.

    Discrepo contigo en una sola cosa: no me parece que la amante y la mujer de Nacho lo hayan abocado a la ruina personal y económica. Más bien es él, por su manera de ser, el que ha cavado su propia trampa. Nacho viene a ser la plasmación de un auténtico caradura, un crápula que siempre espera que sean los demás los que le resuelvan la papeleta. Por tanto, al menos para mí, la única responsabilidad de sus problemas es él mismo.

    ¡Besos!

    1. En ese comienzo que señalas se filtra el origen televisivo de la cuestión, concebida como serie por entregas que terminó llegando a las salas.

      Todo el reparto (excepto la Jenner, tal vez, más bisoña, que venía de dónde venía) está a gran altura. Es una historia de personajes, para que los intérpretes se luzcan, con escenas largas y pocos cortes.

      Entiendo lo que dices, y sin duda el personaje es así, pero muy raramente en las cosas de la vida, del ámbito que sea, las culpas pueden atribuirse solo a un lado.

      Beso

  4. Por supuesto. En la vida nunca existe un único factor causal: a menudo se trata de la suma de varios elementos. Yo, en este caso concreto, me refiero, precisamente, por cómo está presentado el personaje y la historia. Es muy posible que ambas (mujer y amante) tengan mucho que ver en la situación personal del protagonista pero, yo creo, que ellas no son las responsables últimas de su derrumbe sino que su cataclismo final viene refrendado por su manera de ser y el modo de encauzar los problemas, aunque ellas hayan sembrado su parte de responsabilidad.

    Besos.

    1. Bueno, el tío tiene una jeta que se la pisa… Obviamente, ellas no causan las situaciones, pero también es cierto que hacen poco por ayudar a resolverlas. Pienso especialmente en la madre, aunque, como es natural, tiene ya el culo pelado de aguantar las mierdas de su hijo…

      Besos

  5. Me parece interesantísimo lo que apuntas sobre la madre. Yo también lo pensé. Creo que la película habría sido mucho más rica y compleja de haber incidido en la relación madre-hijo y en el retrato y la personalidad de la madre, que queda difuminada en pro del personaje masculino.
    Uno no es sólo por cómo es sino por su entorno, circunstancias y relaciones personales. Evidentemente, de haber tomado partido por describir y retratar a cada personaje femenino estaríamos hablando de otra cosa, de algo con mayor tejido y peso argumental. Aún así, la película es loable y madura.
    Y en cuanto a la madre, ya te puedes figurar el riesgo que supondría, en estos dichosos tiempos de corrección política (odio esta expresión), ahondar en su psicología y su grado de participación y educación para con su hijo. Hubiera dado muchísimo juego para explicar mucho mejor la manera de ser del personaje de Eduard Fernández.

    Besos.

  6. Me acabo de acordar de lo decepcionante que me resultó, en su día, la película de Irving Rapper, “La extraña pasajera”, a resultas de cómo finiquita, de un plumazo, la interesantísima relación madre-hija, cuando la primera muere. Me interesaba muchísimo más que la archisobada historia de amor, más que nada por cómo presenta al personaje materno: posesivo, represor y controlador (y vuelvo a Hitchcock de nuevo, ya que éste hubiese creado una película de lo más sustanciosa).

    Besos.

    1. La madre es un personajazo. Entiendo que en la primera concepción del asunto, como serie, disponían de más espacio para definir también estos personajes, o si no, debería. A mí me parece un cañón de individua. Efectivamente, la peli de Rapper se descafeina en ese aspecto, aunque también puede deberse a nuestras expectativas y al cliché, que empezaba a abundar entonces, en esa especie de novela gótico-romántica que se empezó a poner de moda (generalmente escrita por y para mujeres) con el auge de la psiquiatría tras la II GM, de la madre represora cuya hija busca liberarse y cae en manos de un sinvergüenza. Tipo Sospecha o, en otro orden, Luz que agoniza.

      Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .